lunes, 29 de marzo de 2010

1811, la presentación del libro de Robin Wood y Roberto Goiriz.

"Eres un loco, pero tu locura es más hermosa que todas las corduras. 
Quizás vivas en el error pero tu error es dulce para mis oídos...."
Robin Wood, Nippur de Lagash.
Cuántos años hacía que no me encontraba con este verdadero monstruo sagrado de la historieta? Ya perdí la cuenta... ¿20 años? ¿30...? ¡Demasiados, sin duda!

Es que luego de mis comienzos en Columba, seguí otros caminos que me llevaron cada vez más lejos de aquellos personajes que dibujé casi sin poder creerlo, con tantas ganas y tanta alegría: Dennis Martin, Grace Henrichsen...

La cita ineludible era entonces el jueves 25 de marzo, cuando se presentó el libro 1811 en la Embajada de Paraguay. Se trata de una versión en historieta de la historia de la  Independencia del país hermano, dibujada por un importante artista de aquellos lares, Roberto Goiriz, y con guión del mítico irlando-paraguayo, el inimitable Robin Wood.
 
De modo que allí estuve, en una sala que resultó chica para tantos ávidos admiradores.
Páginas de la novela gráfica 1811, donde puede apreciarse la calidad de los dibujos y el color.


Con Roberto Goiriz, dibujante de 1811.
 No faltó a la cita el Maestro, el creador, junto con Héctor Oesterheld,  de El Eternauta, Francisco Solano López. Se sentía allí en su casa, al ser descendiente directo de un hermano del mariscal Solano López, muertos ambos heroicamente en la lamentable Guerra de la Triple Alianza. Contó que en su familia existía la alarmante tradición de que todos los hombres morían jóvenes...  ¡No pudimos menos que respirar aliviados, alegrarnos y felicitarnos de que este maravilloso dibujante haya decidido ignorar la tradición y llegar a esta altura de su vida con una creatividad y lucidez envidiables!

Por fin, después de aguardar pacientemente a que desfilaran ante Robin incontables fanáticos enarbolando libros y posters para que se los firmara, pude llegar hasta él y saludarlo. Tardó un poco en reconocer a aquel jovencito que lo visitaba en el estudio Nippur 4 para mostrarle las páginas de Dennis Martin que tenía el privilegio de dibujar para ser publicadas en la revista... ¿d'Artagnan?... allá por... ¿1975...'76..?



Finalmente, cuando le pregunté si se acordaba de "Jesucristo Super Star"... sonrió y y nos estrechamos en un abrazo. Así me llamaba Robin, canturreando la música de la ópera en aquellos tiempos de la Bienal de Córdoba, vaya uno a saber por qué...

Tiempos en que se era "muy joven, muy pobre y muy feliz", como decía, parafraseando a Hemingway en uno de sus memorables guiones dibujado por Vogt... Bueno, lo de "pobre" va exclusivamente por mí, claro: Robin ya gozaba por ese entonces de un éxito tan contundente como merecido.
  
No podía irme sin mi propio ejemplar autografiado, por supuesto...
Algunos miembros del grupo Woodiana, Rubén Ribeiro, Dr. Preci, Rolkiem, Ariel Avilez, Felipe Ávila y el joven colega Diego Aballay, estrechando el cerco en torno del ídolo.

Luego, la multitud que asolaba el austero recinto lo devoró nuevamente. El ambiente era cálido y la cordialidad de la gente de la embajada, junto al excelente vino tinto y los amigos que fueron apareciendo, completaron una noche muy especial, inolvidable seguramente.
Allí estaban Manuel Morini, Alberto Caliva, Alfredo Faluggi, Ramón Columba III, Sergio Ibáñez...
Foto tomada "prestada" del álbum de FaceBook del amigo Avilez (le debo un café),  junto a Caliva y Aballay.

Ribeiro, Natalio Zirulnik, Massaroli. Felipe Real, Rolkiem, Diego Ferruchelli, Avilez.
Como no podía ser de otra manera, terminamos la noche en la pizzería más cercana, comentando los gratos momentos vividos y brindando por la obra de un Creador único en su género, por Nippur de Lagash, por Dennis Martin y por la Historieta, una pasión que nos une; siempre.


viernes, 26 de marzo de 2010

La Segunda Convención Nacional de Dibujantes Independientes de Santa Fe

Conocí a Ramiro Rossi y y otros integrantes de la ADI (Asociación de Dibujantes Independientes de Santa Fe) en Dibujantes, el sensacional evento que convocó en noviembre del año pasado a historietistas, ilustradores, guionistas y animadores de todo el país en Rosario.


A partir de allí quedamos en contacto y es así como me encontré el domingo 21 de marzo, llegando al Teatro Municipal 1° de Mayo, una joya arquitectónica, invitado a compartir la jornada con colegas y amigos.
Cálido y cordial, el recibimiento fue sólo el anticipo de lo que sería la Convención. Tuve un panel para exponer mis dibujos y descubrí gratamente sorprendido, que la barra del ADL de Rosario, con Carlos Barocelli a la cabeza,  también había llevado algunas páginas mías para exponer, precisamente los que había presentado anteriormente en Dibujantes. Al mismo tiempo, se estaban colgando muchos y muy buenos trabajos.

Hubo una larga ronda de presentaciones, donde formamos una vasta "media mesa redonda" y fuimos enterándonos de quién era y que hacía cada uno de los asistentes, llegados de lugares como Buenos Aires, Quilmes, Ituzaingó, Rosario, Santo Tomé, Barrancas, Paraná, Tucumán y, por supuesto, Santa Fe.
Allí estaba también la cámara de Juan C. Buhajeruk, registrando todo lo que pasaba para su programa de televisión por cable De un Trazo

No faltaron las sabrosas empanadas para hacer un alto,  reponer fuerzas y tener la ocasión de abrazarnos con don Osvaldo Laino, figura central del día, Keki Un Puntito y Javier Suppa, de Buenos Aires, César Carrizo, el caudillo de UNHIL y Dibutopía, emprendimientos tucumanos pioneros en este tipo de actividades, el rosarino Kiro, que venía de inaugurar la Cooperativa Cultural Rosario el día anterior,  Fioramonti, Osmi, y muchos artistas más.


Hubo una charla sobre marketing, tema importantísimo para los artistas que viven de casa al tablero y del tablero a casa, sin mucha experiencia en eso de vender y negociar. A todo esto, la lluvia que impidió sacar los paneles a la Peatonal San Martín como estaba planeado, amainaba y el teatro empezaba a llenarse de gente ávida, no sólo de ver los trabajos expuestos, sino de comprar algunas de las artesanías en venta o un dibujo autografiado de los dibujantes presentes.


A las 17.30 me correspondió desarrollar un taller sobre cómo "contar" una página de historietas en "estilo Disney" en compañía de Osmi y Gonzalo Geller, que dictaban sus propios talleres en el mismo lugar, lo que resuló ser una experiencia muy interesante.

Mis "alumnos", niños todos,  me sorprendieron gratamente al tomarse muy en serio la consigna del taller y ponerse a dibujar con una concentración y creativcidad envidiables.


 

Siguieron exposiciones de las distintas agrupaciones de dibujantes, que contaron sus experiencias de autoempleo y microemprendimientos, de trabajo comunitario, en cooperativa, de cara a la gente, todas iniciativas muy valiosas y que van pavimentando el camino hacia el fortalecimiento de la historieta nacional, una que cuente nuestras historias, nuestra problemática y nos brinde nuestras propias soluciones.



Oímos con interés a los integrantes del Círculo de Dibujantes Santafesinos, a Javier Suppa y Keki compartiendo sus experiencias en la organización del Festival Internacional "Viñetas Sueltas" y las actividades del Movimiento "Banda Dibujada" de Difusión de la Historieta para Niños, del que forman parte, así como del grupo patagónico La Duendes, que desde hace un tiempo me ha hecho el honor de contarme entre sus colaboradores.



 Descolló la charla de Carrizo, quien demostró ser un verdadero showman, caminando el escenario con seguridad y humor, nos habló de cómo socializar la historieta y preparar a los docentes para que utilicen la técnica de la historieta en la escuela; también nos puso al tanto de emprendimientos como el Tintanakuy y Tucumanga, que fueron abriendo el camino al abanico de asociaciones que crecen actualmente por todo el país.

Mientras tanto, En el hall del teatro se realizaban "Dibujos por la Vida" a beneficio de la Fundación Mateo Esquivo de Ayuda al Niño con Cáncer...

Al salir, fue el momento de admirar los trabajos de los dibujantes santafesinos integrantes del original Paseo de los Dibujantes, único en el país; , entre ellos, el excelente fileteado porteño de Carlos Pecorari, los libros artesanales de Ariana Beilis y las microediciones de Gonzalo Geller. No daba el tiempo para más, aunque había mucho y muy bueno para ver.


Era el momento de las fotos con los amigos, los abrazos y las consignas para la próxima vez que, sin duda, llegará más lejos aún, merced al trabajo admirable de Rossi, quien puso todo de sí para que esto funcionara de la mejor manera y lo consiguió, y la gente de Santa Fe, que lo acompañó esforzadamente.


Finalmente, compartimos una frugal cena entre los pocos que quedábamos (ya habían partido rosarinos y tucumanos), comentamos los notorios avances de los grupos regionales de dibujantes (algo nunca visto en mis tiempos de Columba), y brindamos por los felices momentos vividos y por un pronto reencuentro Poco después nos marchábamos, un poco tristes, quizá, por lo corto que se nos hizo ese largo domingo con amigos, pero llenos de ideas e inquietudes a desarrollar en nuestros respectivos ámbitos.
¡Gracias por todo, Santa Fe!

miércoles, 17 de marzo de 2010

Frente a frente, Batman y el guapo se trenzaron en el Animate '09


Invitado por uno de los organizadores, mi viejo amigo, el creador de Crazy Jack, Rubén Meriggi, dibujé especialmente para este festival, Animate '09, un Batman encontrándose con mi personaje Orquídeo Maidana en las calles de San Telmo, donde el Encapotado era un turista más, tal vez parando en un hostel a la moda y todo.

Hacía tiempo que no dibujaba fuera del estilo Disney, así que me costó un poco pero fue un placer revivir al viejo y querido malevo y caricaturizar un poco al célebre Dark Knight.
Ahí estaba, entre los muy buenos dibujos de talentosos dibujantes, rindiéndole homenaje al Patriarca de los Enmascarados.

Este dibujo debía integrar una mega-muestra en homenaje a los 70 años que cumplía el Hombre Murciélago, el personaje que, inspirado en El Zorro, comenzó allá por 1939, la inacabable dinastía de los súper héroes enmascarados en la historieta; el que descubrí de chiquito en una revista en blanco y negro con dibujos que ahora sé que eran de Bob Kane y que me fascinaron de entrada nomás con su misterio...




70 años... ¡Quién diría
que ya estás hecho un jovato!
Perdonáme si te bato
en mi jerga fulería,
que, yo que vos, ¡me venía
de Ciudad Gótica ya!
Veníte, Batman, que acá, 
entre tangos y milongas
y tantas minas mistongas...
¡ni te acordás de la edad!



De modo que el viernes me animé y me fui al Animate , en el Centro Municipal de Exposiciones, a echar un vistazo. Como siempre, lo más lindo de concurrir a estos eventos es encontrarse inesperadamente con amigos como el escritor Germán Cáceres, autor de varios ensayos sobre la Historieta, el primero de ellos: Charlando con Superman...
...el flamante editor y guionista Carlos Scherpa, quien me obsequió un ejemplar de Khar y su Periplo Insondable, su nueva revista que trae una historieta épica dibujada nada menos que por ¡20 artistas!, el "Grutyno" Ramón Gil, el atareado Meriggi, a cargo de la parte artística del evento...
el polifacético Ariel Avilez (quien nos sacó la foto de abajo), firme ante el stand de Deux, uno de sus máximos responsables: Pablo Muñoz, Andrés Accorsi, Fabio Blanco...
 
En los 8000 metrros cuadrados de exposiciones, presentaciones de libros y shows, se destacaba el stand de Batmania, rebosante de trajes auténticos de la serie, muñecos articulados, infinidad de revistas y toda la gama de merchandising hecho alguna vez sobre el Dúo Dinámico.


Estuvo bueno: multitud de cultores de todo lo que venga de Japón, libros y más libros, artesanías inspiradas en temas afines, pintorescas réplicas vivientes de los principales personajes en boga, en fin, ...todo era comics, animé, manga, cosplay y fantasía, con gran éxito de público.

Me fui contento de ver cómo se mantiene y crece el interés por el Noveno Arte; con la ayuda de otras ramas de la industria del entretenimiento, claro, pero crecimiento al fin. ¡Mis felicitaciones a los organizadores! Sólo les pediría para la próxima, si es posible, que se animen a darle más espacio a la historieta nacional.

lunes, 8 de marzo de 2010

Así viví la Convención de "DIBUJANTES" en Rosario, en noviembre de 2009.

Todo empezó cuando Carlos Barocelli, presidente de la ADL (Asociación de Dibujantes del litoral) y excelente dibujante, me invitó a participar del encuentro. ¿Cómo negarme, si Rosario ha sido la segunda patria de mi infancia y siempre estoy volviendo, como Pichuco a su barrio, cada vez que puedo, a recorrer sus calles, cargadas de recuerdos y añoranzas!

Además, hacía tiempo que no me reunía con mis colegas y amigos dibujantes y extrañaba la época en que solía concurrir a este tipo de eventos, así que no lo pensé dos veces y allá fui, junto a Sergio Mulko, gran artista y amigo de toda la vida.
Al llegar al Centro Cultural del Sur, el sábado 14, de entrada nomás, tuve el gusto de encontrarme con Alejandro Aguado: escritor, dibujante y líder del popular sitio web y editorial La Duendes, me condujo a su stand, donde estaban también Keki Un Puntito y Javier Suppa, jóvenes y entusiastas valores de la nueva generación. En seguida nos hicieron sentir como en casa, a fuerza de calidez y amistad.
 
Mulko descubre el libro con sus guioness de Gilgamesh el Inmortal, dibujados por Lucho Olivera
Luego, todo fue un vértigo de encuentros, apretones de manos, presentaciones... Viejos conocidos como el maestro Horacio Lalia, y el gran Osvaldo Laino, que, junto con Eduardo Risso jugaba de local; Andrés Accorsi, firme ante su stand de Comiqueando, nuevos y grandes valores a los que no conocía, gente que hace video-juegos, animación... en todo momento, el incansable Barocelli resolviendo situaciones, atendiendo a la gente, desplegando una simpatía y una actividad inagotables.
 
Con Lalia, Barocelli, Laino y señora en amable charla.
Seguramente me olvido de mencionar a mucha gente valiosa (sepan disculpar), pero eran tantos los artistas, el público y la cordialísima gente de ADL, que no alcanzaba a verlo todo ni a charlar con todos. En algún momento, Mulko me presenta a César Carrizo y Néstor Martín, tucumanos de ley; el catamarqueño Diego Yapur,  mis vecinos nicoleños, mendocinos, salteños, santafesinos, entrerrianos... hasta el célebre Gaucho Beas, caricaturista de fuste de La Capital de Rosario!
Mis publicaciones del Pato Donald y Orquídeo Maidana, , acompañados por los muy buenos dibujos de Gabriel Ippóliti
La cantidad y cantidad de dibujos en exposición daban para pasarse el día simplemente admirándolos; no sólo se veían los trabajos de muy buenos historietistas, muchos de ellos al comienzo de su carrera, pero ya mostrando una garra impresionante, sino ilustraciones como las de Mónica Ojeda, de gran nivel. Se recordó también con una muestra de sus dibujos al prematuramente desaparecido Oso Rossello, de Tucumán, a quien no conocí personalmente pero pude apreciar que era muy querido por todos.

OsvaldoLaino, rodeado por la simpatía de la entusiasta gente de ADL.
Hubo cantidad de actividades, como la charla-panel en el Auditorio, por parte de gente de la revista Fierro: Salvador Sánz, Lucas Varela y Max Aguirre, coordinada por Accorsi; otra charla-panel de los pujantes talentos del interior: José Serrudo, Felipe Mendoza, César Carrizo, Damián Pérez Santos, Ramiro Rossi, y Diego Yapur, coordinada por Leandro Arteaga, talleres,  proyección de películas y al fin la esperada presentación de la  revista Dibujantes, esta vez aggiornada y en versión digital, por Osvaldo Laino.
 
Filmación de Leonardo Albornoz, donde se ve claramente que tuve que trabajar bajo el incesante ataque de los aguerridos mosquitos rosarinos.
De pronto, me encontré dibujando un Pato Donald, y luego otro y otro, a pedido del público y lo mismo le pasaba a Mulko, al que fervorosos admiradores  le requerían sus inimitables Nippur de Lagash.
No sé cómo terminó todo; uno se sentía a merced de un oleaje humano que lo llevaba de aquí para allá, de emoción en emoción y, de pronto, estábamos comiendo unas respetables hamburguesas regadas por  un generoso vino tinto, en un clima de camaradería como pocas veces he visto.

 Comenzamos el domingo "madrugando" para no perdernos el "Trencito de la  Alegría", en el que, cantando y bailando, nos llevaron a una inolvidable excursión por Villa Hortensia, el río, la estatua de Olmedo, el Monumento a la Bandera, todo bajo un viento y una lluvia bastante fuertes, pero que sólo lograban hacer más divertido el paseo. Previamente, claro, un copioso desayuno en  La Vendetta.
Abajo: Con Agrimbau, Carrizo, Mulko, Suppa y Keki ante "La Merenguita", el "Trencito de la Alegría"
A la tarde, de vuelta en el Centro Cultural del Sur, todo fue como el día anterior: ajetreo, charlas, encuentros, emociones a granel, como cuando de pronto, Aguado nos presenta a Hector Reinna, un rosarino que, además de haber trabajado con Quinterno y Torino, tuvo el privilegio de haber sido ayudante del mítico Joao Mottini, ídolo indiscutido de Mulko. No hubo forma de separarlos: ¡fue un interrogatorio a fondo sobre la vida y milagros del gran dibujante brasileño!
Arriba: siguiendo atentamente la charla de los artistas del interior.
Siguieron las charlas-paneles, como el de caricaturas a cargo de Ramiro Rossi, Jose Serrudo, y Néstor Cóceres.y, cuando parecía todo dicho, nos convocan para un gran panel final en el que tuve el privilegio de compartir la mesa y el micrófono con grandes artistas, colegas y amigos; Fueron momentos imborrables, en los que se habló, se debatió y hasta pude contarle a la gente cómo fue que Rosario tuvo mucho que ver con el nacimiento de mi vocación de historietista, allá en la infancia.

Abajo: Accorsi, Mulko al micrófono, Mallea, Lalia, Massaroli, Manco, Risso, Frusín, Laino, Ippóliti, Agrimbau, Leonardo Fernández y Arteaga. ¡Nunca el N° 13 fue tan positivo!

 
 Hubo un final realmente apoteótico, donde parecía haber más gente sobre el escenario que abajo, en el que se entregaron medallas y distinciones a granel y nos sentimos todos parte de una gran familia.

Al día siguiente por la mañana, partía de regreso hacia Buenos Aires, llevándome una remera y una medalla del ADL, y gratísimos recuerdos, muy contento de haber participado y haber conocido tanta gente realmente "macanuda". ¡Gracias, Rosario, una vez más te llevo en mi corazón!