martes, 16 de agosto de 2011

Adiós a un Grande: Solano López

Conmueve, golpea la noticia repentina, definitiva: se nos fue Solano. El dibujante que creó El Eternauta, junto a Héctor Oesterheld, cuando era muy joven, cuando no sospechaba que era para siempre, que inauguraba un ícono de la Argentina del siglo XX, un símbolo de la lucha eterna por la libertad.


Mi primer recuerdo es el de aquel aviso que salía en Hora Cero promocionando El Eternauta. Me llamaba la atención el casco "alemán" del protagonista, el extraño apellido del guionista y el apellido con "sabor" a historia del dibujante, que lo hacía parecer muy serio a pesar de la foto juvenil. Yo no leía Hora Cero en esa época; era muy chico, pero me quedó grabada aquella imagen sombría, misteriosa, aquel nombre atractivo como pocos, El Eternauta.


Cuando empecé a estudiar dibujo en IDA con Pablo Pereyra, empecé a oir hablar mucho de todo lo que tenía que ver con Hora Cero: Pereyra había sido el director de arte de la editorial Frontera y le encantaba contar las anécdotas de Pratt, Oesterheld, Solano... una de ellas se refería a cuando Pereyra le boceta una tapa para Hora Cero donde tenían que estar los tanques norteamericanos avanzando hacia Monte Cassino, y Solano, en el apuro por entregar le dibujó tanques alemanes; cuando Pereyra le encarga que lo arregle, no le llevó mucho tiempo al joven maestro: les borró las svastikas a cada tanque y les cambió los cascos a los soldados y listo; sólo que, se reía Pereyra, ¡seguían siendo unos inconfundibles panzer alemanes!

 
A veces pasaba por IDA Julio Schiaffino, quien había sido ayudante de Solano y contaba cómo el maestro lo mandaba a tomar apuntes de la cancha de River y otros lugares para dibujar luego en El Eternauta. Todas estas historias que yo oía con devoción, fueron orientándome hacia el dibujo realista, lo que no había sido mi intención cuando soñé con dedicarme a la historieta. Por esa época leí El Eternauta, en una sola tarde, de un tirón, sin poder soltar el viejo libro hasta llegar a la terrible pregunta final: "Será posible?" El dibujo estremecía tanto como el texto en esa obra única, que el tiempo ha convertido en inmortal, para mí, el Martín Fierro del siglo XX.


Lo conocí en persona mucho después, cuando se convirtió en vicepresidente de la ADA, la Asociación de Dibujantes,en tiempos del Proceso, cuando la presidía Eugenio Zoppi. Juntos hicieron una gran tares de apoyo al dibujo nacional y convocaron a gran cantidad de dibujantes que buscábamos la manera de mantenernos unidos en aquella época nefasta. Ahí pude ver a un ser humano cálido, sencillo, amistoso, dispuesto a colaborar con los jóvenes sin vanidades ni orgullos a que hubiera tenido legítimo derecho, pero que no estaban en su esencia. 


Lo recuerdo en la Bienal de Córdoba (1979), dibujándome un Bull Rockett con un ojo, mientras con el otro no le perdía detalle a las bellas cordobesas que merodeaban entre tantos artistas de primerísimo nivel mundial: Pratt, Breccia, Moebius, Kubert, Salinas, De la Fuente, Del Castillo, Solano López...


Pasa el tiempo, algunas veces nuestros caminos se cruzan. En diciembre de 2008 me entero que lo declaran Ciudadano Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires y allá voy. Lo saludo y me sorprende que se acuerde de mí. ¡Gran observador y memorioso, como es natural en un dibujante de su talla!

 En la Feria del Libro, 2010

2010. En la presentación de "1811", de Wood-Goiriz, en la Embajada de Paraguay

En 2010 me dio la gran alegría de asistir a la presentación de mi libro ¡¡Juan Moreira!! en la Biblioteca Nacional. El espaldarazo de un creador que a esa altura era ya un mito viviente de la historieta argentina fue un honor  enorme para mi, no sé si merecido del todo, pero que habla de la generosidad  con que Solano respondía al afecto de los que lo admirábamos y queríamos.

 
En la Biblioteca nacional, con Keki, Maicas y Zirulnik

Biblioteca Nacional, con Matías Martín Saucedo, conductor del UFA (Union de Fantásticos Argentinos)

Lo vi por última vez en una charla en una librería, donde le llevé y le dediqué uno de mis Moreiras, y a cambio me llevé "El Perro Llamador" dedicado y autografiado, que guardo como un tesoro junto a aquel Bull Rockett del '79. Fue un momento muy grato, donde Solano demostró que mantenía su buen humor intacto, su memoria... y su gusto por el bello sexo: ¡me felicitó por la belleza de las chicas que habían estado vendiendo mis libros en la Biblioteca Nacional!


Alguna charla telefónica fue la última vez que oí su voz serena, lúcida, consciente de que su creación lo sobreviviría: un ícono de la Argentina más valiosa, de la Argentina de los que resisten, los que luchan por su gente, por la libertad y la justicia. Descanse en paz, Solano, hay Eternauta para rato.



miércoles, 3 de agosto de 2011

Fusilen a... ¡¡DORREGO!! en la Biblioteca Nacional, 30 de agosto, 19 horas

Presentación del libro...
Fusilen a... ¡¡DORREGO!!

La Historieta

en la Biblioteca Nacional 
La vida heroica del que fuera llamado El Coronel del Pueblo y su trágica muerte a manos de la barbarie "ilustrada".
El libro, que trae la novela gráfica completa escrita y dibujada por José Massaroli y editada por La Duendes, será presentado al público en la sala Juan L. Ortiz de la Biblioteca Nacional, el día martes 30 de agosto a las 19 horas, con entrada libre y gratuita.

Habrá una charla a cargo del autor, acompañado por el escritor y periodista  Hernán Brienza , autor de El Loco Dorrego, Valientes y Los Buscadores del Santo Grial en la Argentina, el escritor Germán Cáceres, que cuenta entre sus ensayos, libros como Así se Lee la Historieta y El Dibujo de Aventuras, y el dibujante y humorista Miguel REP, autor de 200 Años de Peronismo, La Grandeza y la Chiqueza y la versión ilustrada de El Quijote. Luego de la misma se firmarán ejemplares.



La Vida de Manuel Dorrego fue  llevada a la historieta por el dibujante argentino José Massaroli para ser publicada por el diario La Voz en 1984. El autor tuvo como principal fuente de información al libro Vida y Muerte de Manuel Dorrego, de Enrique Pavón Pereyra, Difundida la historieta en internet desde comienzos de 2011 por el grupo editor La Duendes en su blog Historieta Patagónica, y en vista del interés suscitado en los numerosos visitantes de dicho blog, se decidió imprimir y publicar el libro en agosto de 2011.


La obra, con un total de 120 páginas, incluye un prólogo escrito por Hernán Brienza, en el que se despliega el panorama histórico en que se desarrolla la vida del prócer,  y otro prólogo de Germán Cáceres, centrado en la historieta como obra artística. El diseño gráfico ha estado a cargo de Alejandro Aguado, líder de La Duendes, y Santiago K.

Dice Hernán Brienza en su prólogo:

 "Ahora José les va a demostrar cómo se puede hacer una historia que nos sirva para aprender, para divertirnos, para entretenernos, para hacer ese rescate monumental del que habla Friedrich Nietzche, y hacernos vivir a través de sus ilustraciones una vez más la historia del primer líder nacional y popular de nuestra Historia."

Y remarca Germán Cáceres:

"...es ante todo, un valioso y artístico testimonio de un hecho sangriento y criminal de nuestra Historia."

Nota en este blog:
La Vida de Manuel Dorrego en Historieta Patagónica

Historieta publicándose en el blog:
Historieta Patagónica

Video promocional:



Esperamos que todos nuestros amigos, compañeros, argentinos y latinoamericanos interesados en conocer y difundir nuestra historia, nos acompañen en esta ocasión en que brindaremos por la historieta nacional, la que se ocupa de nuestras tradiciones y nuestros héroes. Héroes ejemplares como Manuel Dorrego. Para que no los olvidemos, para que su lucha en el pasado, que continúa, nos guíe en el presente. Para que sepamos quiénes somos, de dónde venimos y, por lo tanto, hacia donde vamos.