lunes, 1 de noviembre de 2021

Adiós a la magia: murió Robin Wood

 Muy triste día para la historieta y para los que lo conocimos. Se fue Robin Wood, el guionista que fue leyenda. Uno de los pocos, como Pratt, que amalgamó la historieta y su propia vida en un conjunto único e indivisible.

Final de una historieta que dibujé a lápiz para el magnífico pincel de Lito Fernández, allá lejos y hace tiempo. Sé que en este día, a Robin le hubiera gustado escuchar las sentidas palabras que dice su personaje ante la tumba del amigo

Sin embargo ahora nos toca despedir tu cuerpo físico, Robin, sin que por eso nos despidamos nunca de tus personajes ni de tu obra gigantesca. Si hay un Valhalla de los historietistas, allá estarás, encantando con tu magia a tantos guerreros de la pluma y el pincel que te precedieron, junto a Lucho, a Vogt, a Mulko, a Leopardi, a Salinas...
Descansa en paz, mago, poeta, aventurero, creador infinito; tu obra es inmortal y queda custodiada por la legión innumerable de tus admiradores.


De la mítica Bienal de Códoba del '79, recuerdo un altercado con Hugo Pratt en un almuerzo, donde Rep y yo entablamos una charla con la chica que acompañaba al Tano desde Italia (seguramente el modelo de Pandora, dado su parecido con ella), cosa que no pareció agradarle al Tano, que se acercó a nuestra mesa y hablándole bruscamente en italiano se la llevó "como a chicharra de un ala". Al rato, sin embargo, me dibujaba un Corto MaltésPresa presentándome a Joe Kubert en el lugar donde cenábamos, Cascioli declarando que yo, con la melena y barba que lucía por ese entonces, "debería dibujar como Moebius, por lo menos", a lo que contesté que prefería al Giraud de Blueberry, para desconcierto del director de la revista Humor; o a Robin Wood canturreando "Jesus Christ, Jesus Christ" cada vez une nos cruzábamos.


Arriba: Verón, A. Fernández, Alarcón, Ibáñez, Szilagyi, L. Fernández, Cativa, Salafranque y Morhaín. Abajo: Dalfiume, Vitacca, T. Murray, Saichann, Ascanio, María Teresa, Ana María Lameiro, Caliva, Columba, M. Barnes, Massaroli, Villagrán, Robin Wood y Paradiso. Agachados: R. Ribeiro, Ferullo y Torre Repiso

Adiós no te digo; te digo: hasta cada vez que vuelva a abrir una Nippur Magnum, una d'Artagnan, y vuelva a luchar junto al Sumerio Errante, a galopar junto al Cosaco, a jugarme con Savarese, a reir con Pepe Sánchez, a sentir la mirada inquietante de Grace Henrichsen, llevado siempre por el manantial fascinante de tus palabras hacia el mítico reino de la Aventura.

Cuando el grupo Woodiana, le dedicó un grande y merecido homenaje, después de aguardar pacientemente a que desfilaran ante Robin incontables fanáticos enarbolando libros y posters para que se los firmara, pude llegar hasta él y saludarlo. Tardó un poco en reconocer a aquel jovencito que lo visitaba en el estudio Nippur 4 para mostrarle las páginas de Dennis Martin que tenía el privilegio de dibujar para ser publicadas en la revista... ¿d'Artagnan?... allá por... ¿1975...'76..?




Finalmente, cuando le pregunté si se acordaba de "Jesucristo Super Star"... sonrió y y nos estrechamos en un abrazo. Así me llamaba Robin, canturreando la música de la ópera rock en aquellos tiempos de la Bienal de Córdoba, vaya uno a saber por qué...

Tiempos en que se era "muy joven, muy pobre y muy feliz", como decía, parafraseando a Hemingway en uno de sus memorables guiones dibujado por Vogt... Bueno, lo de "pobre" va exclusivamente por mí, claro: Robin ya gozaba por ese entonces de un éxito tan contundente como merecido.





El sábado 17 de marzo se realizó la Primera Reunión Woodiana en un elegante salón del centro cultural La Prove, en pleno centro de Buenos Aires. ¿El motivo? Fundamentalmente, las ganas de verse entre la gente que cultiva un mismo amor incondicional por la historieta nacional, en especial la escrita por este mago de la acción y la aventura, el genial guionista (y creo que la palabra "guionista" le queda chica) Robin Wood



  La firma del mago

Todos los que alguna vez trabajamos para Columba, junto al legendario creador de infinitos mundos, de vibrantes aventuras... y de amistades incondicionales


lunes, 18 de octubre de 2021

El Llamado de la Selva, en la revista Larguirucho, allá por los '80

Un buen amigo, el talentosísimo Diego Parés, me alcanza esta página donde me llevo la grata sorpresa de encontrarme la historieta que dibujé en 1981, con guión de Leonardo Wadel, adaptando la clásica novela de Jack London para la editorial García Ferré.

1981 fue el año en que regresé a Buenos Aires. Me había qudado sin trabajo y prácticamente tuve que empezar de nuevo. La diferencia era que ahora tenía amigos en el ambiente del dibujo y conocimiento de muchos de sus secretos. Con esos elementos a mi favor, establecí mi campamento en el Estudio Géminis, gracias a la generosa hospitalidad de Gaspar González y Horacio Merel, quienes eran los socios activos en aquel momento. Fui tanteando varias posibilidades, entre ellas, hice una visita al estudio de los hermanos Villagrán, de donde salí con un guión de su personaje Mark para dibujar a lápiz. Ese trabajo no prosperó, y luego de otros intentos se me ocurrió pasar por García Ferré, de donde me había despedido hacía algunos años. 

Llevé una tira humorística, Rosita, pensando que podría encontrar un lugar en la revista Anteojito. Para mi sorpresa, don Manuel guardó aquellas tiras y me dijo "Usted estaba haciendo dibujo serio; ¿tiene algo de eso para ver?". Por suerte algo llevaba, y poco después me encontraba con un guión de Leonardo Wadel para dibujar. Se trataba de la adaptación de la novela de Oscar Wilde El Fantasma de Canterville. Luego siguieron otras, entre ellas la que veremos aquí, todas destinadas a un futuro proyecto en marcha, la revista Larguirucho.

Link al sitio desde donde se puede bajar la revista Larguirucho de diciembre del '81, completa:

https://comicsclasicos.blogspot.com/2020/09/larguirucho-revista-10.html

¡Agradecemos al blog Comics Clásicos y a Diego, por esta zambullida en el túnel del tiempo y por tantos recuerdos atados a cada página!

martes, 5 de octubre de 2021

argenDINOS, los dinosaurios argentinos

 Una especie en serio riesgo de extinción... bueno, bah, al menos eso planteamos, en tono humorístico, con estos nuevos chistes que venimos pergeñando en los extraños tiempos de Plandemia que nos tocó vivir. 

Agradecemos al blog amigo Historieta Patagónica, que una vez más nos ofrece generosamente su espacio para que nuestros dinosaurios salgan a la luz por vez primera todos los martes, mientras nos dure la inspiración.

¡Y a reir, que se acaba el mundo!:



domingo, 26 de septiembre de 2021

Domingo 26 de Septiembre de 1971. Diario de la Aventura

 "Las cosas parecen estabilizarse en Buenos Aires. Mami está más tranquila; yo, en el trabajo, voy bien; me falta poco para los 19. Mami ya cumplió años. Hoy los festejamos los dos. Vinieron los parientes. Ayer fue el traslado de los restos de Papi. Incendio en la Academia. Compré la flauta. Posibilidad en La Gaceta de La Boca. ¡Adelante! ¡Hacia el futuro!"

    
    Mi padre había muerto en 1965, cuando yo tenía apenas doce años. Todo fue muy difícil desde entonces, y tal vez el dibujo de historietas fue el refugio que encontré ante un mundo que se me había vuelto extraño de repente. Tal vez el traslado de su ataúd desde la bóveda de los Silva, donde nos habían prestado un espacio, a un nicho propio, fue una señal de que las cosas empezarían a encaminarse... o no, pero de pronto se me ocurre que nada es casual.
 
    Así fue que, luego del pesimismo casi absoluto de mi anotación anterior, vino este período de armonía, de aceptación, por parte de mi madre, de la posición que yo había "conquistado" en Buenos Aires, y cierta calma empezó a regir mis días. Se acercaba la primavera, por lo tanto, todo renacía.


    En algún momento volvía visitar a Quino. Tenía que devolverle sus revistas Mad, a las que había escudriñado a fondo. Eran todos grandes dibujantes y el que más me gustó (y lo copié, tratando de imitarlo) fue Mort Drucker, gran historietista y caricaturista, una de las estrellas de la famosa revista.

     Quino me recibió con la mima cordialidad, atención y paciencia de la vez pasada. El tiempo se llevó lo que hablamos , pero recuerdo que al irme me señaló el saco de corderoy marrón clarito que yo llevaba y me dijo con una sonrisa algo así como "Lindo saquito, eh!". Con ese saco me había venido de Ramallo, había vendido Curitas casa por casa, lo tenía puesto cuando me presenté en Alfa Hogar para pedir trabajo y con él asistía al IDA. ¨¡Cómo no recordar con cariño y para siempre aquel simpático comentario del maestro! 

domingo, 12 de septiembre de 2021

Domingo 12 de Septiembre. Diario de la Aventura

     "Nada. Nada. Nada. Llanto. Mami. Nervios. María Luján. Indecisión. Yo. ¡Al demonio!


    ¿A qué recordar aquellos dias tan difíciles para un pibe de 18 años que tenía que soportar un baño de angustia cada vez que regresaba a su hogar, cada quince días, y además enfrentar una dura vida en Buenos Aires, viviendo en un hotel, trabajando en algo que no le interesaba, sin amigos ni ayuda, salvo la hospitalidad de mis tías Flora y Chinda, que cada tanto me recibían un domingo en sus casa del Conurbano? Sólo el espacio que había encontrado en la clase de Borisoff en el IDA, donde me sentia en mi lugar y aprendía cada día el nombre de un músculo nuevo, una nueva forma de usar el pincel  la pluma o de interpretar una figura viva con un lápiz, un papel y un tablero, me reconfortaba y me daba ánimo para seguir resistiendo con la esperanza de que el tiempo me a la larga daría una mano.


    Mi primer visita al departamento de Quino fue con el objeto de agradecerle sus consejos por carta, mostrarle mis dibujos y pedirle consejo. Ya tomar el subte A y bajarme en la estación Castro Barros y caminar hasta el 400 ó 600 de esa calle era toda una aventura, dado mi desconocimiento de la gran ciudad. 

    Era un departamento cálido, amplio. Quino me recibió en una elegante sala de estar y no tardó en solicitarme que le mostrara los dibujos que yo llevaba en mi carpeta: algunas de las historietas que yo dibujaba en Ramallo y dibujos de las clases de Borisoff. Logró encontrar algo que elogiar en aquellos trabajos de principiante y no dejó de aconsejarme que siguiera en la brecha, que no aflojara. Más allá de mi vista, se oía la voz de quien adiviné sería su esposa, conversando con otra mujer.


    En algún momento le comenté que escuchaba a Julio Sosa en la radio y eso nos llevó a hablar un pc de tango. Encontramos que teníamos en común el desarraigo del provinciano en la gran urbe, y que el tango nos daba un eco reconfortante de aquella tristeza hecha de ausencias y lejanías.

    Finalmente tuvo la generosidad de prestarme varias revistas Mad, norteamericanas, ya que había visto mi decidida preferencia por el dibujo humorístico. Me serían muy útiles como modelo de trabajo profesional, y me sentí muy contento por su buena voluntad. Estas cosas eran las que me daban fuerza para seguir adelante pese a todo lo demás.

jueves, 9 de septiembre de 2021

HGO, la revista, llega a su tercer número

Después de una larga pausa, aparece nuevamente la revista virtual de historietas  HGO, llevada adelante contra viento y marea por César Antonio Vidal. Trae una amplia y variada selección de trabajos de muchos de los artistas que continúan produciendo a pesar de los complicados tiempos pandémicos que vivimos.


Habiendo colaborado ya en el N° 1, agradecemos al director que nuevamente haya incluído una historieta nuestra en este número. Se trata de Sin Piedad, que aparece en las páginas 56 y 57. Notemos que la revista trae nada menos que ¡162 páginas!



Link
al PDF para bajar o ver en línea: 

https://adobeindd.com/view/publications/878f3044-8ff6-4d3d-842d-3a7c4a206ad5/1/publication-web-resources/pdf/hgo_3.pdf

lunes, 6 de septiembre de 2021

Los Intrépidos, episodio 4: El Final de la Odisea

 Gracias a los amigos de Columberos, aquí tenemos el cuarto y último episodio de Los Intrépidos, para descargar. Tal cual la nota original: 

Los Intrépidos - Episodio 4 - El final de la odisea (FINAL)


 

 
 
 
 
Ficha técnica:
Género: Aventuras
Guión: Armando Fernández
Dibujos: José Massaroli
Páginas: 12
Publicación: Fantasía Anuario 39
Fecha: 01/1993
Extras: Adelanto próximo número, índice y portadas
 
 
 
 
 
 
Sinopsis del capítulo: 
 
Jim, Mara y Kapit regresan a la aldea del jefe Sibú luego de su peligrosa incursión en el territorio dayak y con la certeza de que el padre de la joven fue traicionado por su socio y abandonado a su suerte. Sin embargo, al llegar al lugar se encuentran con una desagradable sorpresa: madame Tay y sus hombres están esperándolos y Wang, el amo de la Tríada en Singapur, está con ellos.
Wang se dispone a torturar lentamente a Jim y cobrarse que lo haya engañado haciéndole creer que iba a transportar su cargamento de armas y que luego destruyera el junco donde iba ese armamento. Mara decide intervenir antes de que sea demasiado tarde y le revela a Wang que encontraron un cofre lleno de riquezas en el río Rajing y lo llevará hasta el si deja vivir a Stimson. Aunque tiene sus dudas, el criminal decide darles la chance de que lo lleven hasta el tesoro. Por su parte, madame Tay tiene sus propios planes. 

 

Enlace de descarga:
 
 
Para descargar todos los episodios de la serie ir a la pestaña "Series Completas" y luego cliquear en la letra "L". 

miércoles, 25 de agosto de 2021

Patodemia en cuarentena... por ahora

 Comunicado publicado en el blog Historieta Patagónica, donde se venía publicando nuestra historieta Patodemia:

Hola, amigos. Después de un año de desarrollar esta Patodemia, donde Orquídeo Maidana se ve envuelto en una extraña situación que aqueja a todo el planeta; llego como autor, a un punto en que necesito un descanso. Con el permiso de ustedes, dejo a nuestro querido guapo en la cima del Uritorco, junto a personajes tan disímiles como el magnate Bull Graves y el mítico Parsifal.  

La historia está para seguirla, no tengo duda, y es posible que lo haga más adelante. Agradezco a todos los que me han acompañado a lo largo de esta saga, y especialmente a Alejandro Aguado y al grupo La Duendes, que han brindado como siempre su generosa hospitalidad para éste y tantos otros proyectos. 

No les decimos adiós sino ¡Hasta pronto!

José Massaroli

miércoles, 18 de agosto de 2021

Los Intrépidos. Episodio 3: En Territorio Dayak

 Agradecemos nuevamente al grupo Columberos, la publicación completa de la historieta que dibujamos, con guión de Armando Fernández, en 1989 y fue publicada por la revista Fantasía en 1992. Aquí va el tercero de los cuatro episodios, tal como es la nota del grupo.

Link a la nota original: https://columberos.blogspot.com/2021/07/los-intrepidos-episodio-3-en-territorio.html

Los Intrépidos - Episodio 3 - En territorio dayak


 

 
 
 
Ficha técnica:
Género: Aventuras
Guión: Armando Fernández
Dibujos: José Massaroli
Páginas: 12
Publicación: Fantasía Súper Color 142
Fecha: 12/1992
Extras: Publicidad El Siciliano, adelanto próximo número, índice y portada
 
 
 
 
 
 
 
Sinopsis del capítulo:
 
 
Jim, Mara y Kapit han navegado varios días en las amarillentas aguas del rio Rajing bajo el sol ardiente e internándose en la peligrosa selva de Borneo. Los aventureros finalmente llegan al territorio de los dayaks y desembarcan para poder explorar la zona cuidándose de no ser descubiertos. Muy pronto se topan con una aldea de los cazadores de cabezas y Mara descubre que el jefe de la aldea lleva consigo unos binoculares que ella misma le regaló a su padre, por lo que todo hace suponer que los salvajes lo mataron.
Ante las evidencias, Jim decide que lo mejor es huir antes de ser descubiertos. Sin embargo, los dayaks los sorprenden e intentan acabar con ellos. El grupo logra escapar bajo una lluvia de flechas y se interna de nuevo en el río para poco después hacer un nuevo descubrimiento: Burt Benson, el socio del padre de Mara, está vivo.
 
 

 
 Próximo episodio:
El final de la odisea

domingo, 1 de agosto de 2021

Domingo 1 de Agosto. Diario de la Aventura

    "Todo sigue sin decidirse. Indefinido. Mami hace gestiones para que yo entre en el banco. Ayer hubo balance en Alfa; y asado... ¿Qué pasará? Dios lo sabrá..." 


    La brevedad de la anotación habla de lo angustiosa situación en que me encontraba, que ni siquiera me permitía escribir. La presión para que dejara todo y volviera a Ramallo era muy grande. ¿Cómo me sostenía...? Bueno, me aferraba a los logros, pequeños pero significativos, que iba consiguiendo: un trabajo estable, las dos clases semanales en el IDA, la vida en el hotel no era lo que se dice placentera pero me iba acostumbrando. Mi compañero de pieza, el tucumano Arias era tranquilo y amistoso; trabajaba de sereno cerca del hotel, de manera que no nos superponíamos mucho: cuando él andaba en la pieza, yo estaba trabajando o estudiando, y cuando estaba yo, a la noche, él se iba a su trabajo. Todo esto jugaba a favor, pero al mismo tiempo cada viaje a Ramallo me reflotaba la tensión  y la incertidumbre al ver el estado de mi madre, cada vez más ansiosa y preocupada, y yo volvía a Buenos Aires aliviado por un lado pero cargando  con una angustia cada vez más grande.


De aquellos días tengo que recordar especialmente las dos o tres visitas que hjce al domicilio de Quino, el genial humorista que tuvo el gesto de aconsejarme por carta el año anterior, y que no vaciló en recibirme en su departamento de la calle Medrano cuando sentí la necesidad de ir a agradecerle su atención  y a pedirle consejo, que buena falta me hacía.  En la próxima nota contaré en detalle cómo fueron aquellos encuentros tan importantes para mí.

lunes, 26 de julio de 2021

Los Intrépidos - Episodio 2 - Borneo

 El sitio Columberos continúa subiendo esta historieta completa para bajar y guardar. Aquí el segundo de ls cuatro episodios realizados con el guionista Armando Fernández en 1989 y publicada por ed. Columba en 1992.

Publicación original en Columberos: https://columberos.blogspot.com/2021/07/los-intrepidos-episodio-2-borneo.html

Los Intrépidos - Episodio 2 - Borneo


 

 
 
 
Ficha técnica:
Género: Aventuras
Guión: Armando Fernández
Dibujos: José Massaroli
Páginas: 12
Publicación: Fantasía Todo Color 72
Fecha: 12/1992
Extras: Publicidad Saxo, adelanto próximo número, índice y portada
 
 
 
 
 
 
 
Sinopsis del capítulo:
 
 
Jim Stimson y Mara Corday finalmente llegan a Borneo luego de haber dejado Singapur bajo las balas de la Tríada, la peligrosa organización criminal asiática. El piloto lleva a la muchacha a la aldea del jebe Sibú quien les confirma que dos exploradores pasaron por allí tiempo atrás y pretendían internarse en el corazón del país de los dayaks, los cazadores de cabezas.
Mara está decidida a seguir la búsqueda de su padre de inmediato, aunque Jim le dice que deberán pasar un par de días en la aldea antes de seguir su camino para no ofender a sus anfitriones. Mientras esperan para retomar la marcha, Tay, la socia de Wang, descubre el hidroavión en la costa y con sus piratas irrumpe en la aldea demandando a los nativos que le entreguen a Stimson. El piloto consigue escapar junto a Mara y al pequeño Kapit y debe poner en marcha de inmediato un plan para enfrentar a la Tríada.
 
 
 
 
Enlace de descarga:
 
 Próximo episodio:
En territorio dayak

domingo, 18 de julio de 2021

Domingo 18 de julio de 1971. Diario de la Aventura

     "Sin embargo, aún no dijo nada.  Mami aún no obtuvo buenos resultados de su campaña. Hoy tuvo una crisis de nervios. Ella es una constante preocupación, Yo no soporto más. Le dije que vendría cuando ella quisiera; pero ahora no se decide a hacerme venir porque teme que no consiga trabajo. Es un ejemplo viviente de indecisión, ¡Pobre mami! Traje un retrato de Favio, bastante parecido, y cuatro canciones suyas. María Luján va más seguido a los bailes. Esperemos que en quince días haya novedades."


    El retrato de Favio era uno de los trabajos que hacíamos en la clase de Borisoff, en el IDA. Para mí, llegar a el bellísimo e imponente edificio de la Galería Güemes, en plena calle Florida, era acceder a otra dimensión. Allí, en el primer piso, encontraba gente joven que amaba el dibujo, que quería aprender al igual que yo, y un maestro que realmente disfrutaba de todo lo que hacía. Sobre todo cuando se trataba de explicarle algo a alguna de sus alumnas ("Mire, pequeña...", les decía mientras no dejaba de palmearles alguna rodilla, sentado a su lado, y a veces tomándole la manito para mostrarle cómo se daba el trazo). De todas maneras, él siempre encontraba un momento libre para dedicarle a cada uno.

Ver manejar el pincel a Borisoff era un verdadero placer. Artista consumado, hacía hablar a la tinta china que depositaba sobre el papel, retocando o más bien redibujando el dibujo de algún alumno. No por ello dejaba de contar cuentos y hacer chistes, la segunda de sus "debilidades". Sus "chistes malos" eran famosos entre los que asistíamos a sus clase, de las que no nos íbamos sin haber aprendido el nombre y la ubicación de algún músculo nuevo. 


Por unas dos horas, en aquel ambiente cálido, inspirador y didáctico, me olvidaba del frío de la calle, de mi cuarto de hotel y de la dura lucha por sobrevivir a cada día de trabajo en algo que si bien me permitía solventar mis gastos, no em interesaba para nada. Eso me llevaba a causar y tener, problemas en lo que hacía, como no dejaron de notarlo mis superiores. Pero esa es otra historia

martes, 13 de julio de 2021

Los Intrépidos, una historieta para bajar del sitio Columberos

 Agradezco a los amigos de este magnifico sitio, muy caro para los cultores de la mítica editorial Columba, que han comenzado a subir a la Red los 4 episodios de esta serie que dibujé en 1989 y se publicó en la revista Fantasía en 1992

Copio aquí la primera nota, correspondiente al primer episodio. Luego podrán hallar ustedes los siguientes en Columberos a medida que vayan apareciendo (ya subieron el N°2)

Columberos se halla en: https://columberos.blogspot.com/2021/06/los-intrepidos-episodio-1-rumbo-borneo.html

Los Intrépidos - Episodio 1 - Rumbo a Borneo


 

 
 
 
Ficha técnica:
Género: Aventuras
Guión: Armando Fernández
Dibujos: José Massaroli
Páginas: 10
Publicación: Fantasía Súper Anual 38
Fecha: 11/1992
Extras: Adelanto próximo número, índice y portadas
 
 
 
 
 
 
 
Sinopsis del capítulo:
 
 
Singapur, 1937. El australiano Jim Stimson está quebrado por las deudas y tiene un hidroavión anclado en la bahía sobre el que pesa una hipoteca que no ha podido levantar. La bella Mara Corday se presenta ante él para informarle que es la nueva propietaria legal del aparato y que necesita un piloto experimentado para volar a Borneo en búsqueda de su padre y su socio, de los cuales no ha tenido noticias en dos meses.
A pesar de que deben volar a una zona peligrosa en lo profundo de la selva, Jim analiza seriamente aceptar la propuesta dado que le significará ganar buen dinero y volver a pilotear su hidroavión. Sin embargo, hace su aparición Wang quien forma parte de la Tríada, una milenaria organización criminal, que le propone recuperar su aeronave y quiere contratarlo para llevar armas y opio al sultanato de Sarawak. El piloto sabe que Wang no va a cejar en sus propósitos y trata de ganar tiempo para buscar la forma de evitar que le haga daño a Mara para hacerse con el hidroavión.
 
 

 
 Próximo episodio:
Borneo

domingo, 4 de julio de 2021

Domingo 4 de Julio de 1971. Diario de la Aventura

    "He tomado una decisión: regresar. Soy joven y habrá tiempo para el triunfo, más adelante; pero mami no puede esperar. Ahora me voy, sí; pero probablemente después de cobrar a principios de Agosto en Alfa. vuelva, si es que consigo, por medio de Mami, entrar en Fiplasto. El mañana dirá; ahora todo está muy incierto. Mi decisión era firme, pero antes que nada están mi mamá y mi hermana. Dios dirá..."


    Yo había conseguido trabajo en una empresa de artículos para el hogar que se encontraba en Sarmiento al 1200. No fue casualidad, sino que dos primas de mi madre, la Poroncha y la Chin (así las llamaban en la familia), tenían un dinero invertido en Alfa Hogar, y al ir a cobrar sus intereses se les ocurrió preguntar si necesitaban un empleado. La buena fortuna hizo el resto y a comienzos de junio me encontré usufructuando mi título de Perito Mercantil en las  oficinas de aquella empresa. 

    Paradójicamente, cuando mi situación pareció estabilizarse, mi madre se puso peor. Claro, ella en el fondo esperaba que luego de intentar todo lo posible, yo me desanimara y regresara a Ramallo. Al ver que mi posición en la capital se consolidaba, su psiquis acusó el golpe y comenzó a mostrarse cada vez más desolada por mi ausencia, lo que tanto a mi hermana como a mi nos afectaba bastante, de modo que cada regreso mío se convertía en un valle de lágrimas. 

domingo, 20 de junio de 2021

20 de junio de 1971. Diario de la Aventura

Domingo 20 de junio. 

Ayer lloré. Volví contento por haber hallado un trabajo decente y pensando que ahora Mami iba a estar más tranquila; y fue todo lo contrario! En fin, todo parece haberse  calmado y parece estar conforme con la situación; parece... ¡Yo no sé qué hacer! Pero supongo que debo seguir adelante. Hay mucha soledad aquí y es tan lindo esto, que cuesta irse; pero también cuesta dejar tantos sueños. Veremos qué pasa...


    Cada vez que regresaba a mi casa en Villa Ramallo, fin de semana por medio, se repetía una serie de escenas que me iban desgastando psicológica y sentimentalmente: es que mi madre empezaba a sentir el golpe de mi ausencia y lo demostraba cada vez más abiertamente. Con el paso del tiempo ella iba comprobando que no había sido un simple capricho, un simple "darme una vuelta por la capital a ver qué pasa". Y entonces, a la fugaz alegría del reencuentro, a mi llegada, le sucedía la creciente tristeza de mi próxima partida. María Luján, mi hermana, hacía lo posible por apoyarme, pero también sentía que toda la atención de mi madre se centraba en mí y sufría por verse postergada
    Todo esto me iba pesando cada vez más. Sumémosle la llegada del invierno, cuando los dedos empezaban a congelárseme a la intemperie y la aparente falta de un futuro en lo que yo estaba haciendo: vender curitas en los pasos a niveles o casa por casa. Yo me aferraba a mis estudios, porque sabía que la única posibilidad de no tener que abandonar todo y regresar a mi pueblo con las manos vacías era aprender, aprender y aprender. Por las noches, luego de una frugal cena, tomaba el libro de Loomis, Ilustración Creadora, y lo estudiaba a fondo, con pasión, cuando no me ponía a hacer las tareas que encomendaba Borissof. ¡Toda la anatomía que sé la aprendí aquel año!

lunes, 7 de junio de 2021

7 de junio de 1971. Diario de la Aventura

Lunes 7 de junio. 

Siempre la misma rutina: no pasa nada en el ministerio. El miércoles fue mi día más glorioso: ¡28 cajitas! A la noche fui a ver el partido a lo de Beto: perdió Estudiantes, pero no importa: el miércoles que viene ganamos. Aunque no sé si lo podré ver. El jueves, no, el lunes pasado presenté varias viejas historietas en la academia. ¡Un éxito total! Todos se asombraban de que no hubiera tenido éxito en las editoriales. estoy practicando el estilo de García Ferré: puede haber posibilidades.


    Hoy en día parece mentira que yo haya podido pagar el hotel, la cuota del instituto y comer, con la sola venta de Curitas casa por casa. Eran otros tiempos, claro; hoy, resultaría imposible. 
    Se acercaba el invierno y ya no era tan gracioso deambular por las calles de Palermo o pararme en el paso a nivel de Agronomía para venderles curitas a los automóviles que allí se detenían cuando pasaba el tren.  Sin embargo, no veía otro camino por el momento y lo transitaba con fe en que todo se solucionaría.
    El tío Beto, esposo de la hermana de mi padre, la tía Elena, vivía en el barrio de Caballito, en la casa de un funcionario del gobierno. Allí oficiaba Elena como cocinera  y Beto como chofer, ambos con cama adentro. Años antes la generosidad del patrón había permitido una reunión familiar de la que guardaba lindos recuerdos. 
    Ya había andado por García Ferré. Al abrirse la puerta, la primera vez, en un edificio de la calle Viamonte al 700, me recibió Goyo Mazzeo, quien, luego de un rápido vistazo, me aconsejó seguir estudiando dibujo. Razón no le faltaba, como pude ir comprobando a medida que rebotaba en las editoriales y avanzaba en mis estudios con Borissof en el IDA. Con el tiempo, seríamos compañeros de trabajo y siempre mantuve con él una relación cordial. No podía ser menos, ya que yo guardaba en mi corazón la grata vivencia que me deparó en mi adolescencia la lectura de un ejemplar de la revista que él dirigió: Historias Tangueras. Dos letras de tango memoricé para siempre, tras haberlas leído en sendas historietas escritas y dibujadas por Mazzeo: Noche de Reyes y Con Pena y Amor (un vals, creo). Un tanguero de ley, Mazzeo empilchaba siempre de manera impecable; ya peinaba canas, aunque no creo que pasara de los 40 años.

lunes, 24 de mayo de 2021

24 de mayo de 1971. Diario de la Aventura

Lunes 24 de mayo.

Y aguanté. En este escaso tiempo, vendiendo Curitas nuevamente, logré pagar los $6.000 de la academia y parte de lo de la pensión. El panorama parece mejorar, pero no para Mami: es terrible su pesimismo. Dentro de un rato me voy. Esta tarde trataré de entrar en Dante Quinterno por medio del argumento que les entregué hace casi 15 días; ya me llevo escrito otro. Del empleo en el ministerio, ni noticias. ¡A darle a las Curitas, nomás!


Desde los primeros días en Buenos Aires transité las editoriales en busca de aprobación para mis trabajos de aficionado y de trabajo. No venía consiguiendo ninguna de las dos cosas pero iba adquiriendo experiencia en el trato con los editores, que es lo que más necesita un principiante. 


Así fue como conocí al legendario Tulio Lovato, el dibujante estrella de la editorial Dante Quinterno; es decir, ¡de la revista Patoruzú! Un edificio enorme, lujoso, en mitad de Maipú al 900 me recibió fríamente. Lovato, en cambio, me trató con la cordialidad de un maestro que recibe a un joven e inexperto aspirante a colega. Comentó con piedad mis dibujos, me mostró originales de la historieta que estaban haciendo de Patoruzú, las que devoré con los ojos. ¡Al fin veía un original de historieta! Eran páginas bastante más grandes que las de la revista, y se dibujaban de un solo lado. Una prolijidad inconcebible relucía en esos trazos límpidos, precisos, muy distantes de lo que yo había llevado.


Finalmente, me propuso escribir guiones. No salía de mi asombro, pero me dijo que le habían gustado los guiones de mis historietas y que por ahí podía andar más fácil la cosa, al menos para empezar. Me envió a ver a otra ,leyenda de la editorial, Mariano Juliá, supervisor de los guionistas, quien luego de una amable charla me entregó una especie de manual con todos los requisitos que debía incluir un buen guión de Patoruzú. Ese día salí de allí sintiendo que llevaba un tesoro en mis manos. 

No tardé en concebir ideas y escribir borradores, que esperaba tuvieran mejor suerte que mis dibujos.

martes, 4 de mayo de 2021

4 de Mayo de 1971. Diario de la Aventura

 Domingo 4 de mayo de 1971.

¡Pero ojalá ya tuviera el trabajo en el ministerio! Porque con el Geniol me fue malísimamente y quedé en bancarrota. Mami, conmocionada, trata de que me quede y abandone todo; no sé qué hacer, si me voy puede pasarle algo...   ¡Oh, destino! ¿Qué hago?... En la escuela, todo va bien; el problema es pagarla. En la pensión me traicionaron: cuando volví me habían cambiado de habitación y mandado a un altillo, donde estoy solo, y Mami, desesperada. Todo parece venirse abajo; Éste es el momento de aguantar...


La idea de  "ampliar el negocio" vendiendo Geniol además de las Curitas, no funcionó para nada. Por algún extraño motivo, a la gente no le interesaban las aspirinas. ¡Tuve que volver rápidamente a la venta de los apósitos "color piel muy resistentes"! Pasé varios días casi sin recaudar nada de dinero, hasta que recuperé el nivel de venta anterior, transitando siempre las calles de Palermo, una por cada jornada. 



¡Encima, el disgusto de llegar un domingo a la noche, cargando la tristeza de dejar en la estación de Ramallo a mi madre y sus lágrimas y mi hermana soportando pacientemente lo que le esperaba, y encontrarme q mi habitación ya no era la mía! 

La llave no abría y yo no entendía por qué; hasta que, alertado por el ruido que hacía luchando con la cerradura, apareció el Gallego Alonso. Prontamente me advirtió que ahora mi habitación estaba al fondo, junto al lavadero, subiendo unos pocos escalones. Que allí estaría mejor, solo, más tranquilo, etc. etc. Eso me convenció un pco, ya que la convivencia forzada no era algo que soportara con alegría, por más que Marciano Arias fuera un compañero de pieza realmente macanudo. 

Empezaba a comprender que en la vida nada es definitivo, que todo cambia constantemente, y uno también cambia con las cosas que cambian. 

domingo, 25 de abril de 2021

25 de abril de 1971. Diario de la Aventura

Domingo 25 de abril.

Está colaborando; pero despacio. Tuve que pagar $9.500 de la academia y 4.000 de la pensión... porque me trasladé a una pensión; ya era hora. Sigo siempre con las Curitas, aunque pienso dedicarme al Geniol también. Empleo tengo casi seguro, en el Ministerio de Hacienda, gracias a Charles Fortín, pariente de la Poroncha; pero hay que esperar como un mes más. Aquí están siempre igual: aburriéndose y extrañándome; menos Panchulino, que sólo se preocupa por comer. Hace poco tuvo un trágico accidente, pero se repuso. Mañana vuelvo a respirar aire contaminado; total, no tengo trabajo fijo, soy libre y dueño de mis actos. ¡Tomá!

La venta de Curitas casa por casa ya se me había hecho costumbre; empezaba a tomarle el gusto al recorrer calles desconocidas, ver abrirse puertas, recibir muchas veces la generosa ayuda de la gente que cambiaba mis Curitas "color piel muy resistentes", por unos pesos y la snsación de ayudar a un joven estudiante con saquito de corderoy y anteojos de estudioso. A veces la puerta no se abría o la respuesta n era tan amable, claro. 

En algún momento elegí Palermo como coto de caza, y todas las mañanas me tomaba el subte, hacía la combinación en Diagonal Norte y me bajaba en Pacífico. De allí arrancaba, siguiendo una calle cada día. La recorría por una vereda desde Sanya Fe hasta Córdoba y regresaba por la otra vereda. Generalmente ya era el mediodía, y, si había vendido lo suficiente, me premiaba con unos tallarines al tuco en un bolichón que estaba cerca del puente, por Santa Fe. Cuando volvía a la pieza del hotel, no había satisfacción más grande que desparramar los billetes y monedas que había recaudado sobre la cama, sumar y anotar todo, y luego repartir en partes: una parte para IDA, la academia, una parte para el pago del hotel, una parte para comer y otra para gastos generales. Cuando lograba cubrir la cuota mínima o superarla, me senía muy feliz. No siempre lo conseguía.

Cuando no vendía lo suficiente, mi almuerzo, al regresar al hotel, era un sandwich compuesto por un gigantesco pan Rondín y fiambre; mortadela, que era el más barato, las más veces. Comía sentado en la cama, leyendo algún libro o revista.

A la tarde, practicaba dibujo, y si era día de clases me bañaba y cambiaba y me iba a la academia. Era como ingresar al mundo real. Mi mundo. La personalidad cálida y chistosa de Borisoff me ayudaba a sentirme bien recibido, a pesar de que mi vocación para el diálogo  y la confraternidad no había nacido todavía y me costaba mucho relacionarme con los compañeros. La secretaria, Isabel y el señor García, quien supongo administraba o algo así, también eran figuras simpáticas y afectuosas. Sólo Pereyra, a quien veía entrando y saliendo de su clase de ilustración, me intimidaba un poco. Tenía una sonrisa pícara, de soslayo, que atraía y alejaba al mismo tiempo. Había un profesor Constanzo, tambien, que enseñaba Decoración de interiores, si no me equivoco. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...