Buscar en este blog

Cargando...
Share |
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Translate it! (Traducílo)

martes, 15 de julio de 2014

Sergio Mulko, hermano del alma

Hoy hace justo un mes, el 15 de junio, pocos días después de cumplir 68 años, el historietista Sergio Mulko falleció en la ciudad de Río Cuarto, provincia de Córdoba, donde residía con su familia desde hace mucho tiempo.




Habiendo sido el dibujante que más episodios ilustró de la legendaria saga Nippur de Lagash (y muchos de los mejores), el guionista de una de las más enigmáticas y fascinantes etapas de la serie Gilgamesh el Inmortal, el dibujante de infinidad de guiones de Ricardo Ferrari y muchos otros guionistas, el artista que diera forma a la versión en historieta de El Planeta de los Simios escrita por Jorge Morhain para una editorial ignota y hoy objeto de culto, el creador en guión y dibujos de la serie Rod para la editorial Record, el que se dio el gusto de juntar a Gilgamesh y al Eternauta en una historieta singular, escrita por Toni Torres, el que hasta hace pocos días venía dibujando nuevamente los guiones de Robin Wood para Italia,  en fin, uno de los más talentosos, dinámicos y originales dibujantes de su generación, no es de extrañar que la triste noticia, acompañada de sus dibujos y datos sobre la larga trayectoria  que describió durante más de 40 años, haya aparecido en muchos sitios de la red.

Encuentro Dibujantes, Rosario, 2009, donde Sergio dijo unas palabras memorables en donde puso todo su amor por el dibujo y dio a los jóvenes que lo oían una entrañable lección de apego desinteresado al estudio y a la vocación

Reunión Columba, 2011 con Alberto Caliva, Cacho Mandrafina y Gianni Dalfiume

Con Ramón Columba hijo, quien condujera la editorial por muchos años

Por eso, no repetiré tanta buena información que se puede hallar fácilmente, tantas páginas... Mi punto de vista es otro. El de un amigo.

  La suerte nos favoreció aquella noche de 2011, cuando nos ganamos las célebres "palomitas" de Columba

Lo conocí en algún momento de 1975, esperando ser atendido en la ventanilla de Columba. Un tipo  algo mayor que yo (un joven, diría ahora), de anteojos, mirada irónica, sonrisa que invitaba al diálogo: "¿Tienen algún guión del muchacho de Lagash?...", preguntó y tuve la sospecha de quién era. Poco después, ya que estaba cerca, me doy una vuelta por el estudio Géminis, donde seguramente hallaría a Frank Szilagyi y otros dibujantes amigos, y ahí me lo vuelvo a encontrar. Las presentacionaes de rigor, y compruebo que estoy frente al autor de una de las páginas que yo había copiado allá por 1972, cuando quería presentarme en Columba y sabía que la consigna era imitar a uno de los que ya se lucían. Yo había elegido una página de Nippur de Lagash ilustrada por este tipo que llegaría a ser uno de mis más grandes amigos. Mulko.

Estudio Géminis, 1984, con Pancho Camet, Ángel Fernández, Ramón Gil, Gaspar González, Caliva y Horacio Merel

 Estudio de Jaime Díaz, 1986, con Jesús Balbi y Caliva, después de una noche de arduo trabajo

Pero siento que no es momento para seguir recordando las tantas etapas en que se desarrolló esta amistad. Tal vez más adelante, cuando el dolor de esta pérdida irreparable haya ido dejando paso a la nostalgia  agradecida por tantos momentos compartidos, a los gratos recuerdos, a la mansa aceptación de un designio supremo, inapelable...

 Festival Frontera, Morón, 2005, con Szilagyi

   Buenos Aires, 2008, con Caliva, Frank Szilagyi, Gil, Jorge Gemelli y Gaspar

Digamos por ahora, simplemente, que compartimos muchos días de trabajo en Géminis, donde Sergio llegaba una vez al mes desde Mar del Plata, donde vivía, y luego Río Cuarto, donde se mudó después de casarse, para efectuar los últimos retoques antes de las periódicas entregas de material para la editorial Columba; que compartimos más de un año de trabajo como compañeros en los estudios de Jaime Díaz, que no nos cansábamos de las largas caminatas por Mar del Plata, Las Grutas, Merlo (San Luis), Capilla del Monte, Rosario, y siempre Buenos Aires, donde seguimos los pasos de Adán Buenosayres, cuya existencia él me reveló; que revolvíamos incansablemente los viejos ejemplares de la librería Mercurio cada vez que pasábamos por la calle Corrientes; que frecuentamos las mesas de Pippo, donde sazonábamos los eternos vermicellis con vino tinto, Mika WaltariRaymond Chandler, Madame Blavatsky, filosofando sobre dibujo, historia, ocultismo; muchas veces junto con Frank Szilagyi, el querido tercer miembro de aquel "trío más mentao" que conformamos cuando nos acostumbramos a ir a comer pizza al salir de las sesiones de modelo vivo de MEEBA aquellos sábados de los '70 y que se prolongó en los largos años que nos trajeron hasta este presente desolador.

 Las Grutas, 2005 con Raúl Barbero

 Encuentro Dibujantes, Rosario, 2009, con Alejandro Aguado y Keki

Cuando Leo Gioser (Mulko) se encontró con el libro que recopilaba sus guiones de Gilgamesh, en Rosario

Rosario, 2009
  
Los recuerdos se agolpan y será mejor que este breve homenaje quede aquí, por ahora. No le gustaban las despedidas largas. Ya habrá tiempo más adelante de recordar otras cosas, con más calma.



Las Grutas, 2005


Sergio, cuando colgué el teléfono, luego de la escuchar lo que nunca hubiera querido oir, estuve un rato sin poder comprender lo que había ocurrido. Sólo encontré una manera: salir a caminar, por calles del barrio que alguna vez habíamos recorrido, haciendo de cuenta que estabas ahí, al lado, llamándome la atención sobre algún objeto cualquiera, deteniéndote a recoger una revista caída, comentando una nueva paradoja... y así, poco a poco,  me fui dando cuenta que, como decía aquella canción, "La soledad es un amigo que no está..." sí, pero que también "Ves que sus sueños son luces en torno a vos y te das cuenta que ya nunca ha de morir". 

¡Y es así, nomás, hermano!

lunes, 7 de julio de 2014

Nota sobre la historieta ¡¡FACUNDO!! en la sección Cultura del diario Tiempo Argentino

El sábado 5 de julio, el diario Tiempo Argentino, en su sección Cultura, publicó esta nota, realizada por el periodista Juan Pablo Cirelli, sobre nuestro último libro publicado con La Duendes, sobre la vida del caudillo riojano y prócer federal Juan Facundo Quiroga, el "#Tigre de los llanos". Aquí se puede leer completa:

Un antihéroe de la Historia oficial convertido en héroe de historieta

 
 
 

Como suele ocurrir, algunos párrafos de mis respuestas a las preguntas de Cirelli quedaron afuera por falta de espacio, por lo que me parece oportuno presentar aquí la versión completa del cuestionario que acompaña a la muy buena nota del periodista, quien ya nos había dedicado una nota en el mismo diario con motivo de la aparición de La Vuelta de Obligado:   

  1. ¿Cómo surgió el proyecto de abordar la figura de Facundo Quiroga desde la historieta? ¿Por qué elegiste trabajar sobre él?
Tengo que hacer memoria, porque se trata de una historieta que se publicaba diariamente en el diario la Voz, en el año 1984. Anteriormente había escrito y dibujado la vida de Manuel Dorrego, y eso me llevó a investigar mucho sobre su época, las luchas entre federales y unitarios, las razones de su fusilamiento a manos de Lavalle, etc. y cuanto más leía, más nítida surgía la figura de Facundo Quiroga, el caudillo riojano que le puso freno a las ambiciones de Rivadavia, que le impidió entregar las minas de Famatina a los capitales ingleses, que se levantó contra los unitarios cuando cayó Dorrego, que siempre tuvo una fama que le dio dimensiones de leyenda, y que seguramente ha sido el más odiado de los líderes del interior, y el más venerado por sus seguidores. Todo eso, más el hecho de tener el espacio para contar la historia que yo propusiera a la gente del diario, que me daba mucha libertad, me dio la pauta de que era el camino a seguir: los caudillos, empezando por el más grande, al cual seguiría El Chacho Peñaloza, que se publicó a continuación.

  1. Supongo que tabajar con un personaje real de tanto peso dentro de la historia argentina debe haber sido una carga extra a la hora de hacerlo. ¿De qué manera te documentaste para que el trabajo tuviera cierto rigor histórico? ¿Te sentiste condicionado de alguna manera?

No, no me sentí condicionado para nada. Se puede decir que hice lo que quise y lo que pude, dadas las limitaciones que mi conocimiento de la historia nacional habrá tenido en ese entonces. Me documenté bastante, releyendo incluso el Facundo de Sarmiento, aunque preferí atenerme más a lo que contaban autores como Félix Luna en “Los Caudillos”, a Carlos Newton, a Pedro De Paoli, y una cantidad de notas de la revista Todo es Historia, que venía coleccionando desde siempre. Lo más arduo fue sintetizar tanta información en un guión que, además, tenía la obligación de ser entretenido y dinámico; pero tuve la ventaja de ir escribiendo a medida que dibujaba, de manera que iba resolviendo un problema por vez. En la parte gráfica, me fue muy útil la Vida de Don Juan Manuel de Rosas de Manuel Gálvez, que venía en fascículos profusamente ilustrados con gran cantidad de reproducciones de cuadros y dibujos de la época.

  1. Todos los personajes históricos, en mayor o menor medida, tienen sus contradicciones. En algunas esas diferencias son más notorias, y figuras antagónicas de la relevancia histórica de Sarmiento o Perón las tienen y son muy evidentes. Y puede decirse que esas contradicciones los enriquecen en tanto personajes. En el caso de tu retrato de Quiroga, ¿tuviste que elegir alguna faceta específica del personaje o te permitiste exponer sus contradicciones?

A la hora de elegir situaciones y anécdotas, intervenía el historietista, es decir, si la leyenda era interesante, la contaba, por más que tal vez no haya sido verdadera o fuera claramente una exageración, como las cosas que se contaban del Moro, el caballo de Facundo, que le avisaba si iba a ganar o perder una batalla Si tenía que mostrar al Lamadrid como un valiente, lo hacía, aunque fuera del otro bando, porque era así nomás. Incluso tomé algunas cosas de Sarmiento, aunque como dije antes, mi visión del personaje era totalmente opuesta. Pero el sanjuanino las contaba tan bien...! Supongo que hoy en día trataría de basarme más en una óptica 100% revisionista, pero en aquellos tiempos me faltaba más conocimiento de la historia. De todas formas, pienso que así resultó una visión más completa del personaje, que por tener muchas facetas contradictorias, se presenta más humano, como bien decís.



4.- A partir del trabajo de adaptación de ese relato a un género en particular como la historieta, que tiene sus reglas y convenciones, ¿elegiste o necesitaste tomar alguna libertad creativa que te apartara de lo estrictamente histórico, pero que representara una ventaja a la hora de ir contando la historia en cuadritos?



Salvo inventar muchos diáloos, ya que era imposible saber exactamente lo que se habló en las situaciones reales, traté de ajustarme lo más posible a lo que contaban las fuentes que consulté. Por supuesto, mi instinto de historietista me llevaba indefectiblemente a desmenuzar las situaciones en secuencias o cuadritos que tratan de dar agilidad y emoción a la acción, y, al tratarse de una publicación diaria, que siempre quedara algo de suspenso en el último cuadrito. Este recurso, como en los folletines del pasado, cuando el material se recopila en un libro, suele darle una gran dinámica a la historia, a pesar de algunas inevitables repeticiones. A diferencia de lo que hice después, en la Vida de El Chacho, no creé ningún personaje ficticio.



5.- De cuándo data el proyecto? ¿Se publicó antes? ¿Cuándo y por qué se decidió volver a publicarlo ahora?



Como te decia antes, el diario La Voz lo publicó durante más de seis meses, a razón de una página por día, en el año 1984, a poco de haberse restaurado la democracia. Todos estos trabajos históricos, al cerrar el diario en 1985, pasaron a dormir el “sueño de los justos”. En el ambiente de la historieta, dominado por las editoriales Columba y Record, habían pasado prácticamente desapercibidos y a partir de ahí yo no había encontrado ninguna oportunidad de republicarlos. Por suerte, los originales quedaron en mi poder. Cuando, en el año 2009, el conductor de la editora patagónica La Duendes, Alejandro Aguado, me contactó por internet y me realizó una larga nota sobre mi carrera, al mencionar esta parte poco conocida de mi actividad, le resultó muy interesante, ya que este grupo está abocado a rescatar buena parte de la historieta nacional, y me ofrecieron subir estas historietas a su blog Historieta Patagónica. Así fue como empezamos con Juan Moreira, seguimos con Dorrego, Facundo, y actualmente estamos subiendo El Chacho, la última de la serie. A medida que estos trabajos se iban conociendo a través de la web, el eco favorable que recibimos nos hizo concebir la idea de recopilar cada historieta en un libro. Así aparecieron Juan Moreira en 2010, Dorrego en 2011, y Facundo en 2014. Dada la gran cantidad de páginas (205), que encarecería mucho el costo, jugamos más conveniente re-diagramar la historieta y de esa manera, sin eliminar ni un solo cuadrito, conseguimos dar a la luz un libro de sólo 94 páginas, con espacio incluso para un prólogo del escritor Pablo Hernández y una nota de presentación del historietista Silvestre Szilagyi. Naturalmente, hemos tenido en cuenta que estamos en una época en que se ha revalorado mucho al Revisionismo Histórico, y por lo tanto, hay un público cada vez más grande que espera conocer más a fondo nuestra verdadera historia. La historieta en este caso, actúa como un puente hacia los libros de historia, enteteniendo al lector, dándole pistas, pero dejándolo con ganas de saber más sobre el tema, como me pasó a mí cuando leía de chico historietas como El Huinca, Patria Vieja o El Cabo Savino.



6.- El libro tiene una nota del editor que se disculpa por la imposibilidad de publicar dos páginas específicas en mejores condiciones debido al mal estado de los originales. ¿Qué fue lo que pasó con esas páginas? ¿No era posible restaurarlas?



Si bien el diario me devolvía los originales, algunos de ellos se perdieron. Excepto una página, que re-dibujé especialmente, el resto, no muchas, las fotocopié de los diarios que conservan en la hemeroteca de la Biblioteca del Congreso. Lamentablemente, el estado de estos diarios no era muy bueno, y además la impresión dejaba bastante que desear, así que hubo que acudir al retoque digital y se logró que las páginas fueran legibles, aunque no pudimos evitar una menor calidad. Por supuesto, hubiera podido re-dibujarlas todas, pero creo que se hubiera perdido la visión con que escribí y dibujé las originales y me pareció más importante rescatar eso. Y mantener la armonía con la gran mayoría de las páginas.

miércoles, 18 de junio de 2014

El Oficio de la Tinta, una publicación para coleccionar

El Oficio de la Tinta ha llegado a su cuarto número, en junio de 2014. Toda una hazaña para una pubicación independiente. Mes a mes, viene remando bajo el timón de David Veloso, más conocido como Tinta Cruel, historietista, dibujante y docente que no para de generar hechos artísticos. Sólo le faltaba convertirse en editor. Y lo ha hecho a su manera:  respetando a los dibujantes, convirtiéndolos en parte de su proyecto, caracterizado por estar abieerto a todos los que hacen un culto del plumín y la tinta china.


Un gran amigo, además, David, desde los tiempos de la vieja ADA. 

 Con David y uno de sus innumerables dibujos que ya forma parte de mi colección

El hecho es que en este cuarto número, un dibujo que realicé no hace mucho para la presentación de mi libro ¡¡Facundo!!, cuando quise experimentar con las biromes de varios colores, fue elegido por el mítico Tinta Cruel para ocupar una de las páginas de la revista tamaño tabloide. Un honor para mí, que veo mi retrato de Facundo Quiroga junto a dibujos de ilustradores de la talla de Fati, Mirian Luchetto, Marcelo Mosqueira, el mismo David y otros valiosos representantes de distintas corrientes del dibujo enfrentados en un diálogo tan interesante como sugerente.


Hace unos días tuve la alegría de recibir la revista, recién salida a la luz. La emoción sólo me permite desearle una larga existencia, tan fecunda como hasta ahora, ¡y agradecer al amigo y a la vida, que nos dan momentos tan felices como éste!

lunes, 9 de junio de 2014

Dibujando a Carlitos, el héroe suburbano

Durante el año pasado se publicó esta magnífica compilación de historietas nacionales inéditas sobre héroes "de acá". Habiendo sido invitado a participar por los amigos de Universo Retro, tuve la gran satisfacción de poder ilustrar un guión del eximio guionista y muy buen amigo Jorge Claudio Morhain, del cual poco y nada había podido dibujar hasta la fecha, a pesar de haber estado trabajando ambos en Columba durante años.
  
 Con Morhain en Rosario,  2010


El resultado se llama: "No es el Manchester", y consiste en una aventura de un super héroe argentino que ya viene dando que hablar desde hace un tiempo:  Carlitos. Más bien un antihéroe al que se le da por vestire de Batman y salir a hacer justicia por lugares tan "seguros" como Fuerte Apache.


 Adrián Paglini y Toni Torres figuran a la cabeza de un excelente equipo de creadores, entre los cuales me alegró descubrir a Fernando Calvi, antiguo compañero de trabajo en Jaime Díaz Producciones.


Ha sido un gran gusto haber integrado este tercer volumen de una serie que promete prolongarse en el tiempo y ser de excelente calidad, a juzgar por lo que se ha hecho hasta ahora. ¡Muchas gracias a todos los responsables de este excelente emprendimiento... argentinísimo!

martes, 3 de junio de 2014

En la Feria del Libro de La Plata

El 25 de Mayo me tocó estar en la ciudad de La Plata, coincidiendo con la Feria del Libro, que se realizaba en el Pasaje Dardo Rocha, un  bello edificio testigo de épocas de opulencia y buen gusto. Una generosa invitación de la cantante Ana Ruiz hizo posible este viaje, destinado a exponer algunos de mis dibujos en un atractivo local ubicado en el conocido barrio "de los bares"


 

Aprovechando la circunstancia de que habíamos presentado una muestra con dibujos tangueros de Orquídeo Maidana en el Resto-Bar Don Goyo la noche anterior, me quedé esa noche, recorrí los lugares típícos de La Plata que hace años no veía por la mañana, y, antes de regresar a Buenos Aires, pasé a firmar ejemplares en dos puestos amigos.


Primero, de 14 a 16, estuve en PETRO BOOK, donde me había invitado el historietista y editor Gustavo Lucero. Allí dibujé para chicos y grandes y dialogué con la gente cada vez más numerosa, que visitaba el puesto.


Más tarde, de 16 a 18, estuve en el puesto de Ediciones Fabro, donde se hallaban a disposición de los visitantes, no sólo los dos tomos de La Guerra del Paraná, publicados por esta editorial,  sino mis otros libros publicados por La Duendes.


En resumen; fue una linda manera de combinar el turismo, el trabajo y el placer. ¡Hasta pronto, La Plata, gracias por todo!