lunes, 16 de marzo de 2020

Rubén Galusso, ARTISTA

Conozco a Rubén Galusso desde hace más de 40 años. Si no me equivoco, nos habremos cruzado por primera vez en los pasillos de IDA, el instituto que conducia Pablo Pereyra. Por un tiempo, más o menos por 1980, Pereyra prestó una parte de sus instalaciones a la Asociación de Dibujantes (ADA). Y creo recordar que Rubén frecuentaba también aquel espacio, lo mismo que yo.

En Lobos, con Sendra, Suar, Tabaré, Rep, Ibáñez, Juaro y otros. 1980

Luego, compartimos infinitas reuniones de la ADA (fuimos miembros de la comisión directiva), y eventos como los memorables Encuentros de Lobos. Del encuentro de 1980, Rubén, aficionado tenaz a la fotografía, tomó fotos que hoy resultan de un gran valor histórico, lo mismo que las que sacaba en las reuniones de la ADA y otros eventos de la época. Muchas de ellas se pueden ver en su blog:


Coincidimos un tiempo en el diario La Voz, donde salían sus chistes junto con mis historietas. Luego, el tiempo y los distintos trabajos fueron espaciando nuestros encuentros. Recién en el siglo XXI empezamos a cruzarnos nuevamente. Los años no pasaron en vano para Rubén, ya que de pronto me encontré con un excelente ilustrador, que adelantaba paso a paso cada vez que veía sus nuevos trabajos. Cada vez adquirían un mayor valor plástico, hasta que actualmente puedo expresar sinceramente mi admiración por la gran calidad y sugestión que evidencian sus pinturas.



Un valor agregado, y no menor, es el amor que le pone Rubén a sus temas recurrentes. Temas que, uno percibe, surgen de lo más profundo de su ser. Un uruguayo irrenunciablemente fiel a sus raíces, como lo demuestran las figuras candomberas, afroamericanas, históricas, gauchescas, y últimamente, de animales del campo oriental y argentino, tierna y bellamente representados en una mezcla de arte aparentemente ingenuo pero lleno de expresividad y sutiles matices en los que brilla un talento larga y pacientemente desarrollado. 


Ver más de sus obras en: 
http://muestravirtual-y-viajera.blogspot.com

Todos los que lo conocemos estamos esperando la gran muestra que haga conocer al gran público su obra. Aunque este reconocimiento ya ha comenzado, por medio de la colectividad uruguaya, y la publicación de un hermoso libro con sus ilustraciones de animalitos y textos de un compatriota oriental. Esperamos mucho más. Porque un artista tenaz, enamorado de su arte como Rubén Galusso, y su largo camino recorrido lo merecen. Llegará ese momento, y a no dudarlo, lo encontrará realizando obras de arte cada vez más bellas. Lo sabemos.




Formas de comunicarse con Rubén Galusso:

lunes, 2 de marzo de 2020

40 años del Festival de Lobos de 1980, cuando culminó un trienio irrepetible

Este año se cumplirán 40 años del tercer y último Encuentro de Dibujantes en Lobos, del siglo XX. Fueron tres encuentros inolvidables, y éste, el último de la trilogía, no fue el menor en cuanto a alegria, emotividad, calidad y cantidad de asistentes.  No faltaron jocosos episodios, como cuando un inconsciente arrojó un matafuegos por la ventana del convento en que parábamos, desde una  amplia habitación n la que habíamos dormido unos veinte artistas, más o menos.


 Allí siempre se hacían nuevos amigos


Foto de Rubén Galusso (como la mayoría de esta niota), con algunos de los artistas invitados: Sendra, Suar, Tabaré, Rep, Ibáñez, Juaro y el mismo Galusso

 1980. A la mesa, con muy buenos amigos: el caricaturista Juaro, Eduardo Lago, y Enrique Meier


Dibujo que me hizo llegar muchos años después Silvana Delfino, quien habitaba en Lobos por aquellos tiempos


El convento de los Padres Palotinos, donde pernoctamos

Éramos tantos que muchos de nosotros fuimos invitados a disfrutar de la hospitalidad de los Padres Palotinos, en cuyo convento pernoctamos. Esto dio lugar a una noche muy movida, donde no faltó un concierto de flauta dulce ni el trasnochado que no tuvo mejor idea que abrir un matafuegos y, al no poder cerrarlo, tirarlo por la ventana, lo que casi nos cuesta la expulsión en masa. 

1980. Desayunando con los Padres Palotinos: Tabaré, Sendra, Suar, un compañerito de IDA: Polanco, un joven Marinero Turco, Rep, Sasturain, Massaroli, Juaro, Navarro, Falugi, Caliva y Suárez

 Abandonando el convento, rumbo al segundo día del Encuentro

Saliendo del convento rumbo a los raviolones. Los mismos, más Rubén Galusso 

 1980. Con tres queridos amigos: Lago, Rep, y Frank Szilagyi en la vereda de la Municipalidad, donde se realizaba la exposición de originales.

Finalmente, el Tercer Encuentro, similar a los anteriores, marcó el final de la serie, cuando ya todos los dibujantes considerábamos a Lobos como la Capital de la Historieta Argentina. Se realizó en 1980 y fue una pena que esa tradición no se haya continuadom al menos hasta el siglo XXI, donde se retomó un par de veces...

lunes, 17 de febrero de 2020

A 40 años de "Tanguito"

1980 - Marcha Hacia la Muerte de Tanguito - Revista Riachuelo

Vivía y trabajaba en Villa Ramallo, pero viajaba constantemente a Buenos Aires, donde seguí una especie de curso que daba Alberto Salinas a los dibujantes que trabajábamos para Gran Bretaña por medio del  dibujante César Spadari,. Éste  actuaba como agente de numerosos colegas para Europa por aquellos tiempos. Lamentablemente, nunca recibí revistas de la editorial D. C. Thomson con mis historietas publicadas, a pesar de haber colaborado con tres páginas semanales durante dos años aproximadamente, por lo que no dispongo de ninguna de ellas para subir aquí.


En esos viajes no dejaba de visitar a los amigos que había dejado en la capital. Y más de una vez, caminando por Corrientes, me cruzaba casualmente con David Veloso, habitual visitante de la Asociación de Dibujantes, quien siempre me hablaba del legendario Tanguito. Llegó hasta proporcionarme fotos, grabaciones y notas (no eran fáciles de conseguir en esa época) sobre el misteriosamente desaparecido creador del rock nacional.  

 Con David en plena calle Corrientes, año 2011

David, quien ahora se hace llamar Tinta Cruel y deslumbra con sus constantes explosiones de talento y tinta china, logró interesarme vivamente en este mito  urbano, hasta convencerme de dibujar su desdichada historia. No tardé en encontrar un momento libre y escribí y dibujé esta historieta, que sería publicada en el N° 1 de la revista Riachuelo en el año siguiente, y luego en un número especial de humor e historieta de la revista Todos Juntos, editada por el hoy consagrado humorista Pati (Adrián Franco) y Jorge Falcone. Desde entonces, es la primera vez que la saco a relucir. Uno de mis primeros trabajos publicados con guión propio, del que siempre estuve muy orgulloso.






Había inaugurado mi estudio en septiembre del '79, con el gusto de que muchos de mis amigos se tomaran el tren y me acompañaran en un fin de semana inolvidable. Entre ellos: Silvestre Szilagyi, Miguel Rep, Raúl Barbero,  Juaro Romero, Víctor Toppi, José Colamussi, Omar Iarlori y , no podía faltar, ¡el mismísimo David Veloso!, el responsable de que Tanguito exista.

Amaneciendo en Ramallo con Juaro Romero y su novia, Frank (Szilagyi), y abajo: David , Miguel Rep y Omar Iarlori


1989. Con los originales de Tanguito en una muestra en San Fernando, provincia de Buenos Aires


La nota completa en su publicación original: 


lunes, 3 de febrero de 2020

Charlando en el Museo del Humor


Si bien esta nota ya tiene más de dos años, fue muy agradable hacerla y creo que el excelente trabajo de edición desarrollado por el entrevistador, nuestro amigo Javier Rago, conductor del grupo Woodiana y a la sazón avanzado estudiante de cine, merece ser apreciado nuevamente:




El escenario fue nada menos que el querido Museo del Humor, cuando estaba brillantemente conducido por Hugo Maradei antes de que la arbitrariedad del gobierno de Rodríguez Larreta lo desplazara. 


Rago con parte de su equipo, preparando la puesta en escena


Al salir del Museo, nos encontramos nada menos que con... ¡El Eternauta!

Aprovecho para agradecer nuevamente a Javier y el entusiasta equipo que lo acompañó en esta tarea. lo mismo que a la generosidad de Hugo que nos permitió contar con un más que apropiado marco.

¡Esperamos ver pronto nuevos productos de tu vena artística cinematográfica, querido amigo!

lunes, 20 de enero de 2020

1990, Columba, Marvel y después...

Copio la nota de mi blog "Confieso que he Dibujado", en la que relato cómo viví aquel año del que apenas han pasado... ¡tres décadas!:


1990 - Encuentros Cercanos - Columba - Una vuelta por los Estados Unidos

Este fue un año de grandes cambios y contrastes. Una invitación familiar me llevó a mediados de año a los Estados Unidos, la ciudad de Washington, precisamente, donde durante un mes y medio no hice más que pasear, conocer y almacenar experiencias muy felices, visitando museos, ciudades como Baltimore, Harpers Ferry, Rehobot y... ¡Nueva York, claro!







Al saber que viajaba, Antonio Presa, jefe de arte de Columba, me dio una mano extendiéndome un certificado de trabajo con la editorial, que me permitió pasar los filtros de la embajada yanky y cnseguir la visa. También Presa me insistió en que no dejara de visitar a las grandes editoriales neoyorquinas. Al final,  a pesar de que yo sólo pensaba pasear, me convenció.

 La estatua de la Libertad, allá abajo, vista desde las Torres Gemelas

El río Hudson, cruzado por el célebre puente de Brooklyn, desde la terraza del World Trade Center

Como resultado, me encontré en Nueva York con Luis Ángel Dominguez, veterano artista argerntino radicado allá, quien ya había ayudado a colegas como García López y Barreto. Él me condujo a la DC, donde me presentó a Dick Giordano y tuvimos una larga charla de la que salí cargado de libros y revistas (entre ellos el Ronin de Frank Miller) y promesas de trabajo. Ya que estábamos, me di luego una vuelta por la Marvel, donde el editor Don Daley me encargó una serie de ilustraciones de El Punisher. Sólo tardé seis o siete meses en hacerlas, ya que al regresar a Buenos Aires me esperaba muchísimo trabajo en el estudio de Jaime Díaz, pero acia fin de año cumplí y las envié.


 La casa en que vivió Edgar Allan Poe, en Baltimore

Realmente, conocer el trabajo de Miller, sobre todo el Dark Knight, me inspiró algunos cambios en mi trabajo, sobre todo en la diagramación, que se notaron en los siguientes Encuentros Cercanos que continué dibujando para Columba después del viaje.










Este episodio se publicó como historieta unitaria en la revista D'Artagnan Todo Color N° 117 de diciembre de 1990, cuando había terminado la avalancha de trabajo en los estudios de animación y me estaba dedicando a terminar las ilustraciones para la Marvel.


Esta historieta, muchos años después, me dio una alegría adicional, muy grande, al llamarme un día el mismísimo Osvaldo Viola, Oswal, querido creador de Sonoman y maestro indiscutido de la línea, para comunicarme que había presentado una de estas páginas a a sus alumnos como ejemplo de narración. No sólo un extraodinario artista, Oswal, ¡sino un ejemplo de generosidad y bonhomía! ¡Muchas gracias, MAESTRO!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...