lunes, 11 de marzo de 2019

Juan Arancio, el último grande de la Historieta Gauchesca

Hace unos pocos días nos dejó el Maestro Juan Arancio, tal vez el último grande de la Historieta Gauchesca que nos quedaba, un enorme artista y gran persona, que deja una vastísima obra como dibujante, pintor, guionista, que no cesó desde fines de los '50 hasta la actualidad. Gran conocedor de lo gauchesco y de la ribera del Paraná, a ello dedicó su trabajo con un un singular manejo de la pluma y los recursos pictóricos, creando historietas llenas de fuerza y acción y retratando en sus cuadros el paisaje de su tierra natal que simpre lo acompañó.

Tuve la suerte de conocerlo (su trabajo ya lo conocía y admiraba desde antes) en mis comienzos, en Producciones García Ferré, donde publicaba numerosas ilustraciones para la revista Anteojito y libros. Su simpatía y buen humor siempre alegraba el día en que llegaba desde su Santa Fe natal para entregar sus trabajos. Nunca se marchaba sin dejarnos la gracia de algunos cuentos.

Una de sus grandes ilustraciones apareció en el N°2 de la revista ¡¡Juan Moreira!!,  que publicamos con el grupo Rebrote en 2015, En aquel número también se incluía un episodio de Patria Vieja, con guión de Héctor G. Osterheld, realizado para la Editorial Frontera en los comienzos del maestro. Ambos trabajos fueropn cedidos con total generosidad para su publicación por el querido maestro.

Reproduzco aquí una nota de este blog, en la que publicaba el reportaje que le hizo el artista Ramiro Rossi por encargo de La Duendes en 2011, donde se incluían algunas preguntas de mi cosecha:

jueves, 26 de mayo de 2011


Preguntas para Juan Arancio

"¿Qué le preguntarías a Juan Arancio?" me preguntó no hace mucho Alejandro Aguado y pasó a informarme que un amigo iba a ir a entrevistarlo a su casa deSanta Fe.  Le mandé unas cuantas que se me ocurrieron de inmediato; estaban destinadas a sumarse a las que este amigo le formularía y que se publicarían en La Duendes.  Este dibujante santafesino, maestro de la pluma, que admiró a los lectores de la revista Hora Cero, las editoriales Columba y Record, que supo crear personajes gauchescos únicos como El Chumbiao y también deleitar a los niños con cientos de ilustraciones para Anteojito y otras publicaciones de García Ferré, que no dejó de pintar gauchos, caballos y paisajes con mano maestra, en fin, un enorme artista.


Un personaje escrito por Oesterheld y dibujado por Arancio, en la Feria de Frankfurt, 2010

Siempre recuerdo cuando lo veía llegar a la redacción de Anteojito con sus dibujos, su buen humor y un infaltable cuento que invariablemente nos hacía desternillar de risa. O sea, que para mí fue una gran alegría poder mandarle algunas de mis inquietudes por medio de un amigo de Alejandro. Lo que yo no sabía es que se trataba también de un amigo mío: el talentoso caricaturista, dibujante, líder de laAsociación de Dibujantes Independientes de Santa Fe y, como si todo esto fuera poco, cantor y compositor de los que cantan "con fundamento", al decir de Martín FierroRamiro Rossi.


Con Ramiro, durante la muestra del Bicentenario, en Rosario

Sólo quedó en el tintero una pregunta que se me ocurrió a último momento y que llegó a tarde a la entrevista: "¡Qué nos puede contar sobre el legendario Pablo Pereyra, director de arte de la editorial Frontera y maestro de innumerables dibujantes?" Seguramente alguna anécdota guardará Arancio entre sus tantos recuerdos, así que ya tenemos material para ir planeando una segunda entrevista. Bueno, basta de palabrerío y vamos a la nota completa, tal como la publicó Ramiro en su propio blog:


sábado 21 de mayo de 2011

Entrevista a Juan Arancio (www.juanarancio.com.ar)


Con un manojo de preguntas formuladas (y remitidas vía e-mail) por Alejandro Aguado (La Duendes, Historieta Patagónica) y por el dibujante bonaerense José Massaroli, me acerco a la casa de mi amigo y maestro Juan Arancio: dibujante, pintor, ilustrador, historietista y, como él dice: “argumentista”.

Con sus casi 80 años (el 24 de agosto próximo los cumplirá) y sobrellevando estoica y positivamente una enfermedad que lo afecta, Juan me recibe.
  Y aunque ella pida no figurar en esta nota ni en las fotos, ella, Graciela Clemente, su compañera, merece ser mencionada. Y también Tobías, su perro barbincho, idéntico a los que dibuja Juan y al que yo pedí que Graciela fotografiara para mostrar a la gente porque Tobías es un perro de los de Juan Arancio, el típico barbincho que puebla sus paisajes isleños junto a niños en “pata y en cuero” disfrutando del vivir.
  
Juan y Graciela me convidan unos mates. Junto a ellos está también el escritor Danilo Doyharzábal, entrañable amigo de Juan y compinche de muchas presentaciones mutuas por los pueblos de las provincias argentinas.

Doy comienzo al ping pong de preguntas y respuestas empezando con la lista que me remitiera Alejandro Aguado de La Duendes, Historieta Patagónica.

RR- ¿Cuántos años tiene? ¿Adónde nació y adónde reside actualmente?

JA -Tengo 79 años (este año cumplo 80). Nací aquí, en Santa Fe y resido aquí, en Santa Fe.

RR- ¿De cuando y dónde el gusto por el dibujo y por qué la historieta?

JA-  Ya a los 6 años, me recuerdo dibujando en la arena de la isla, a la que me llevaban mis hermanos Salvador (al que le decíamos “Tito”) y Felipe. Ellos, además, me pedían que fuera a comprarles las revistas de historietas como El Tony, por ejemplo. A mí me gustaba leer Pif Paf, Sansón y su hijo y me gustaba representar escenas y situaciones de la vida de la gente de mi barrio, a la manera de un Evaristo Carriego, pero a través del dibujo.

RR- ¿Cuándo y en que medio empezó a publicar?

JA- En el Diario El Interior de Santa Fe, en la década de 1950.

RR- Tal vez, uno de los géneros con el que más se lo asocia es el gauchesco o el histórico, por series como El chumbiao o el Capitán Ontiveros. ¿Qué destaca de ese género, hoy tan poco presente en la historieta argentina?

JA-  El conocimiento de nuestra historia es fundamental y creo que, a la inmensa mayoría, nos gusta la historia. Luego, lo gauchesco, particularmente me apasiona. Cuando era un muchachito y trabajaba vendiendo frutas, pasando por la Librería Hernández (que vendía y canjeaba libros usados), propuse al encargado canjearle frutas por el Martín Fierro y por Cazadores de ballenas, de Emilio Salgari. Así pude obtener esos libros en aquella oportunidad y me fui adentrando en el mundo de lo gauchesco y en el de la ficción.

RR- ¿Por qué le parece que el género gauchesco gusta tanto en el interior y no tanto en Buenos Aires?

JA- Supongo que porque en el interior el contacto con el mundo del campo y lo gauchesco es más próximo que en la gran ciudad y, por ello, hay una mayor afinidad con el tema.

RR- Usted dibujo historietas como Patria Vieja, guionadas por el mítico Oesterheld ¿Cómo era su forma de trabajo y durante cuántos años trabajó con él? ¿Lo conoció personalmente?

JA- Lo conocí personalmente y trabajé con él hasta la disolución de su editorial. La forma de trabajo era la estándar, te daban los argumentos y uno los dibujaba. Se daban indicaciones para cada viñeta, pero había un margen de libertad para crear sobre ello. Se pagaba contrarreembolso por cada página de historieta entregada.

RR- ¿Usted trabajó en diversos medios con lectores y formas de trabajo bastante diferentes como Columba, Clarín, Anteojito, etc. ¿Cómo era trabajar en esos medios y cómo se adaptaba a cada uno de ellos?

JA- En casi todos ellos, las formas de trabajar eran similares. Te entregaban el argumento y se te pagaba por página (lápiz, tinta, todo) entregada .
En todos los casos, uno estaba obligado a estar muy bien documentado para acertar en todo en la descripción de personajes, lugares, etc. Yo debía tener siempre una cada vez más completa biblioteca para ello.

RR- ¿Cómo era trabajar en Columba: tiempos de entrega, cantidad de páginas que había que realizar por mes, etc.?

JA- Cada dibujante establecía un arreglo particular con la editorial. En mi caso, debía entregar una página de historieta por día y cobraba contrarrembolso por cada página entregada.

 RR- ¿Cómo cree que repercutió la desaparición de Editorial Columba en los autores y en los lectores?

JA- Para los autores fué una muy importante fuente de trabajo. Su pérdida es lamentable, es un dolor. Para los lectores, un muy buen modo de acercarse a la literatura, a través de los magníficos argumentistas que escribían allí.

RR- ¿Usted se podría contar entre los autores que perdió la gran mayoría de los originales, algo que le sucedía a los que publicaban en Columba y Récord?
JA- Sí. Pero debo destacar que conservo originales que publicaba en Anteojito.

RR- ¿Con cuáles guionistas trabajó y cómo era la forma de trabajo?

JA- Te enumero los que recuerdo en este momento: Oesterheld, Mino Milani, Heredia, Trillo, Saccomanno. También adapté textos. Como en el caso de “Una excursión a los indios ranqueles” de Lucio Mansilla o del "Conventillo de La Paloma” de Vaccarezza.
  La forma de trabajo era la estándar. Te entregaban los argumentos y uno dibujaba. Pero siempre, uno debía documentarse correctamente para representar lo más fidedignamente posible lo escrito.

RR- En el exterior trabajó para Inglaterra, Italia y EEUU (Disney). ¿Cómo era la forma de trabajo?

JA- Trabajé a través de una agencia de diarios que regenteaba Belevicio. El me entregaba los argumentos (en español) y yo dibujaba. Otros se encargaban de colocarle los textos en los respectivos idiomas de los destinatarios.

RR- ¿Se conoció en nuestro país todo lo que publicó en el exterior?

JA- Hay dos historietas que publiqué en el exterior que, hasta hoy, aquí, no se han conocido: Jaco, el oso malo y Jack, el tiburón blanco.

RR- A lo largo de su carrera ha recibido numerosos premios, distinciones y nombramientos, tanto en nuestro país como en el extranjero. ¿Qué balance hace de su carrera?

JA- Satisfactorio. Si hoy tuviera que volver a hacer todo lo que hice, lo haría nuevamente.

RR- Como pintor también ha desarrollado una muy importante carrera. ¿La obra desarrollada a través de la pintura tiene algún punto de contacto con la que desarrolló en historieta?

JA- Sólo el tema histórico es un punto de contacto, pero nada más. He pintado la fundación de Santa Fe (por amor al arte y al tema) y varios cuadros de motivos históricos que me fueron encargados.
Luego, aparte, he buscado expresar, de memoria (siempre dibujo y pinto de memoria), el mundo de la isla y sus habitantes.
RR- El paisaje y su gente, los habitantes del ámbito rural tienen una gran presencia en su obra. ¿Por qué dicha preferencia por esa temática?

JA-  Porque ha sido el ámbito que más he frecuentado toda mi vida. La isla y el campo y su gente. Estoy lleno de imágenes de todo eso (imágenes que quiero y atesoro).

RR- ¿Preferencias, autores que recomendaría leer o ver o que se deban valorizar?

JA- Rembrandt, Sorolla, Millet.

RR- Consejos, sugerencias, para los autores que se inician.

JA- Hablar menos y hacer más. Estudiar.

RR- ¿Cómo ve el panorama de la historieta en el país, en la actualidad?

JA- Soy optimista porque la mayoría de las personas gustan y necesitan de estas cosas. La historieta tiene futuro.

RR- Ahora paso a preguntarle las inquietudes que me remitiera el amigo José Massaroli, de Ramallo, provincia de Buenos Aires. ¿Cómo aprendió a manejar tan maravillosamente la pluma?

JA- Practicando, experimentando, dibujando mucho.

RR- ¿Se acuerda de alguno de los cuentos humorísticos que contaba cuando llegaba a García Ferré a entregar sus originales?

JA: - Recuerdo el del “agujero en el techo” y era así:
Va un vendedor ambulante por un rancherío y se desata una terrible tormenta.
Un paisano lo invita a guarecerse en su rancho para protegerse del temporal. Una vez adentro, el vendedor advierte que, en el techo del rancho, hay un tremendo agujero por donde entra mucha agua.
No soporta la incomodidad y le dice al paisano: -Disculpe, pero ¿Por qué no arregla ese agujero en el techo?
-Si me subo ahora a arreglarlo, me voy a mojar todo- le responde el paisano.
- Bueno- le retruca el vendedor- arréglelo cuando no llueva.
- Y si no llueve – le dice el paisano- ¿Para que lo voy a arreglar?

RR- ¿Alguna vez vivó fuera de Santa Fe?

JA- No.

RR- ¿Cuál es su visión de la historia argentina en cuanto a la oposición “Civilización y barbarie” y en cuanto a gauchos versus indios?

JA- En cuanto a Civilización y barbarie habría que preguntarse adonde estaba la civilización y adonde la barbarie y en cuanto a gauchos versus indios, no estaban en situaciones tan distintas. El indio, hasta hoy, ha sido despojado y el gaucho, usado. Ambos por intereses de terceros.

RR- ¿Cómo ve el futuro de la historieta gauchesca?

JA- Le veo futuro, porque como dije, a la inmensa mayoría le gusta la historia (que le cuenten historias) y porque la gente del interior (que es mucha) tiene afinidad y cariño por el tema.

RR- José me manda a decirle que le envía un fuerte abrazo, de parte de un muchacho que lo veía llegar a García Ferré con asombro y admiración y recortaba, invariablemente, sus dibujos de cada número de la revista Anteojito y que, todavía, conserva los mini-libros que usted ilustraba haciendo maravillas con esa pluma envidiable, única.
  ¡Muchas gracias, Juan, por tu tiempo, tu disposición y tu obra!

Ramiro Rossi
Santa Fe, Argentina, Viernes 20 de mayo de 2011


 En Noviembre de 2017 se realizó en la Casa de Santa Fe en Buenos Aires una gran muestra con las bellísimas pinturas de Arancio, a la que tuve la suerte de ser invitado. Fue un merecido homenaje al viejo maestro, que allí estuvo, rodeado de familiares y amigos.

Fue la ocasión de entregarle las revistas del grupo Rebrote con las cuals había colaborado.





  

  Estas son algunas de las obras maestras que se brindaron a los ojos porteños en esa inolvidable ocasión. No lo sabía, pero fue la despedida al  qurido y admirado maestro. Queda una obra llena de inmnso talento y amor por su patria chica, lo gauchesco, lo nacional y la humanidad.


 ¡Gracias por tanto,  Juan Arancio!

martes, 5 de marzo de 2019

HISTORIETA PATAGÓNICA en la BIBLIOTECA NACIONAL.

Un orgullo muy grande ser parte de la gloriosa aventura de La Duendes. ¡Felicitaciónes, Alejandro Aguado!

(Nota publicada por La Duendes en su blog)

HISTORIETA PATAGÓNICA en la BIBLIOTECA NACIONAL. 

El Archivo de Historieta y Humor Gráfico Argentinos, existente en la Biblioteca Nacional, en la ciudad de Buenos Aires desde el año 2012, realiza una labor importantísima para la preservación (originales, publicaciones) y difusión (exposiciones, publicaciones de libros-catálogos) de la historieta argentina. 


A principios del siglo XX eran dos las ciudades de América que atraían inmigración y se transformaron en polos culturales: Nueva York en EEUU y Buenos Aires en Argentina. Entre ellos arribaron enormes artistas que, sumados a valores locales, canalizaron sus dibujos, ilustraciones e historietas en las principales revistas y diarios de la época. Hoy asombra ver la calidad de aquellos autores, mayormente olvidados. Desde entonces se desarrolló en Argentina una tradición de dibujo (historietas, ilustraciones, humor gráfico) y publicaciones que hasta los años 90 la situó como una de las principales del mundo, en cuanto a calidad, cantidad y una escuela propia de dibujo. 


Con la crisis del año 2001 desaparecieron las editoriales industriales (en los quioscos se podían conseguir cada mes más de una veintena de revistas de historietas), pero con el nuevo siglo hubo un resurgir por medio de los libros de historietas (unas 30 editoriales grandes, medianas y pequeñas) Hoy, ese resurgir decayó nuevamente debido a la crisis en el mercado editorial (De 86 millones de ejemplares en 2015 a 22 millones a fines de 2018) 


Esa extensa y riquísima tradición la están rescatando, atesorando y difundiendo, desde la Biblioteca Nacional. Gracias a ello, en lo que hace a Patagonia, allí se encuentran todos los números de la revista de historietas DUENDES DEL SUR (1991-1993, la primera de Chubut), EL ESPEJO. DE LOS DIBUJANTES DEL SUR (89 números, que canalizó la movida patagónica de los años 90) y los más de 70 títulos publicados en papel por LA DUENDES desde el año 2008. Todas publicaciones que me involucran como director o coordinador. También aporté revistas de colegas patagónicos, como Alquitrán (Neuquén), El Sistema (Río Negro) y El Humor de la semana (Santa Cruz) Es una historia, la de la historieta de Patagonia, que muy posiblemente de otro modo se perdería olvidada. 


 En las fotos se aprecia a Judith Gociol y José María Gutierrez, responsables del área e investigadores en la temática, con publicaciones de mi autoría del año 2018 en DOM, diario Crónica (Chubut y Santa Cruz) Hay que agradecer que exista el Archivo de Historieta y Humor Gráfico Argentinos, y a sus responsables, que hacen tan valiosa labor.

sábado, 16 de febrero de 2019

40 años del Segundo Encuentro del Humor y la Historieta en Lobos

En pocos días, en el mes de marzo, se cumplirán 40 años de la segunda edición de los memorables Encuentros del Humor y la Historieta en la bonaerense ciudad de Lobos. Allí estuvimos,como en todas y cada una de las veces en que la Historieta Argentina tomó por asalto la tranquila localidad donde hallara su fin el célebre Juan Moreira y donde Leonardo Favio filmara la extraordinaria película sobre la vida y leyenda del gaucho. Al llegar nosotros, los recuerdos de la fimación estaban todavía frescos en los habitantes.
Hubo quien cosechó esta impresionante colección de firmas insuperables

El periodismo se hizo eco 

Menos de un año antes se había realizado el primer Encuentro, al que asistimos unos pocos afortunados. Tan bien lo pasamos y tanto ponderamos el evento, que poco a poco empezó a funcionar el boca a boca, y los colegas que no se habían enterado o no les había parecido suficientemente interesante el evento un año antes, no podían creer lo que contábamos y empezaron, como todos nosotros, a hacer planes para el año siguiente, 1979, cuando se preveía ya el Segundo Encuentro.

 
 El número 12 de la revista Humor cuenta cómo lo pasó su gente en el segundo encuentro

Así fue que el segundo Encuentro ya tuvo carácter multitudinario: ¡se calcula que más de 70 dibujantes se hicieron presentes! Todo fue como la primera vez y hasta mejor; éramos tantos que muchos de nosotros fuimos invitados a disfrutar de la hospitalidad de los Padres Palotinos, en cuyo convento pernoctamos. Esto dio lugar a una noche muy movida, donde no faltó un concierto de flauta dulce ni el trasnochado que no tuvo mejor idea que abrir un matafuegos y, al no poder cerrarlo lo tiró por la ventana, lo que casi nos cuesta la expulsión en masa.

1979. Acá sí que estábamos todos! Parados: Garaycochea, Massaroli, Tomás Sanz, Maicas, Rivero, Mazzeo, García Durán, Villagrán, Sócrates, Canelo, Prático, Gómez Sierra, Casalla, Geno Díaz, Rep: abajo: Saichan, Trigo, Vogt, Seguí, Catón, Ferro, Cilencio, Álvarez Cao, Trillo, Fontanarrosa, Altuna, Villarreal...

martes, 5 de febrero de 2019

Historias de Patagonia, de La Duendes con amor... por lo nuestro

Acaba de llegar a mis manos el último libro de La Duendes, por medio de su conductor, Alejandro Aguado,  autor de la mayoría de los guiones y parte de los dibujos del libro. Su nombre: Historias de Patagonia.

El volumen tiene 98 páginas (20 x 29 cm). Y participan en él Juan DALFIUME, Virginia NAHUELANCA, Alejandro AGUADO, Pablo BURMAN, José MASSAROLI, William GEZZIO, Dante di GIOVANNI, OENLAO, Florencia PACCELA, Lisandro PEJKOVICH, Carlos RESANO, STANI, Daniel VARELA.


 Especial Historias de Patagonia, recrea historias ficticias y reales en la región del sur del mundo: Los últimos combates de la Conquista del Desierto (Chubut); la historia de “La Pasto Verde”, a quien se debe el descubrimiento de petróleo en Neuquén; leyendas, sucedidos y seres fantásticos de Patagonia; los pistoleros norteamericanos Butch Cassidy y Sundance en Patagonia, cruzada con dos personajes míticos de la historieta (El Cabo Savino y Corto Maltés); la historia de los caudillos Pincheira; las matanzas de los pueblos originarios en Tierra del Fuego; la presencia de submarinos alemanes en las costas patagónicas durante la Segunda Guerra Mundial; episodios relacionados con las trágicas huelgas obreras de 1921 en Santa Cruz; episodios de la vida de Casimiro Szlápeliz, un personaje de leyenda que fue un pionero de la aviación y la minería, entre muchas otras historias.
(Texto de A. Aguado)

 El encuentro con Aguado y el escritor Germán Cáceres, en el Museo de la Ciudad, donde expone Aguado junto a otros humoristas y en el cualtuvo a bien entregarme el ejemplar de Historias de Patagonia, tras largo tiempo sin vernos.


Mi historiteta Encuentro en Cholila, con esta publicación llega a la tercera aparición en público. La primera fue en el libro de La Duendes en homenaje al Cabo Savino y su creador, Carlos Casalla, hace ya varios años. la segunda, más reciente, fue en el N°1 de la revista Rebrote de la Historieta Argentina, y con Historias de Patagonia completamos, por ahora, la lista de apariciones. 
¡Un gusto muy grando para el autor de un trabajo hecho con mucho cariño!

lunes, 21 de enero de 2019

Felipe Ávila, un Hacedor

¿En qué pensarás hermano?

¿En qué distancia de tiempo hablaremos?

Tú en la tierra que yo quise,

yo en el cielo que tú querrás

Distantes, iguales y repetidos

En el aire sin espacio y con afecto

Hermano siempre en el desgano

De esta tierra con amaneceres de Dios.

Mirarás mis calles,

Repensarás mis sueños,

Me imaginarás distinto,

Y estaré contigo.”



“Tierra sin nada, tierra de profetas”, poema de Scalabrini Ortiz que Felipe solía recordar, según su hija Victoria


Hace algo más de un mes, el 15 de Diciembre de 2018, rematando un año aciago para el mundo de la historieta nacional en el que se nos fueron entre otros Maicas, Meriggi, Vogt, Clemen, Garaycochea, Sábat... con apenas 57 años, nos dejó un muy querido amigo y compañero: Felipe Ávila. Con mucho dolor escribo esto, y recién ahora logro encontrar las palabras.

Tal vez la primera foto juntos, cuando nos encontramos en el festejo del Día del Dibujante, en 2009

En menos de diez años, porque nos conocimos alrededor de 2009, es increíble las cosas, eventos, reuniones, luchas y hasta algún viaje, que compartimos. Desde aquel reportaje en que me filmó hablando sobre la aventura de hacer historietas en un bar de Corrientes y Libertad, para su proyecto de preservar voces de dibujantes argentinos, hasta las visitas que le hice en varios lugares en que estuvo internado durante 2018, donde luchaba a brazo partido contra una cruel enfermedad que terminó prevaleciendo pero no derrotándolo, porque en los diez meses en que estuvo internado no dejó de producir ideas, dibujos y proyectos prácticamente hasta el último día.

En 2010, Felipe tuvo la generosidad de acompañarme en la charla de presentación de mi primer libro: Juan Moreira, junto a Andrés Valenzuela y Hernán Brienza, en la Biblioteca Nacional

En una de las cenas de La Oesterheld, la agrupación político-cultural que dirige el antiguo guionista de historietas, ex director de Télam, el compañero y amigo, Martín García

Es que se trataba de un luchador, uno de los imprescindibles de que habla el poeta, uno de los que están siempre al pie del cañón. siempre. Su pasión por la historieta nacional lo llevó a rescatarla de mil maneras: con muestras, charlas, revistas, libros, notas... Autor de un libro imprescindibñle sobre el creador de El Eternauta, "Oesterheld y las Invasiones Extraterrestres", también fue creando varios blogs, uno de ellos "Alegrías del Hacer" parece pintar con su nombre de cuerpo entero a Felipe: un tipo que disfrutaba haciendo, y que contagiaba a quienes lo rodeábamos: nos hacía hacer, se puede decir. Felipe  continúó su gesta redentora, quijotesca, hasta el final. Desde la cama del hospital escribió trabajosamente pero inflexiblemente con su celular una nota para la revista Fierro, por ejemplo, y salía todos los lunes en un programa de radio que conduce Martín García para hablar de uno de sus autores más queridos y admirados: Héctor G. Oesterheld.

En la Feria del Libro de Buenos Aires, presentando el libro cuya realización compartimos: La Vuelta de Obligado, en 2012

Habría tanto para contar... pero dejaré que las fotos hablen por sí mismas, unas pocas entre cientos de testimonios gráfcos de las aventuras que compartimos en el mundo de la historieta. La creación de las tres revistas del grupo Rebrote, del cual fue el creador y alma mater, por ejemplo, nos unió en una lucha empedernida por el regreso de la historieta argentina a los quioscos. Y lo logramos, gracias, más que nada a su tesón, que nos contagiaba a los compañeros del grupo y nos estimulaba con su ejemplo a seguir adelante, siempre adelante. O cuando compartimos parte de la realización de la trilogía La Guerra del Paraná, para Ediciones Fabro, con la que también publicó un libro propio y tenía otros en camino.

Compartiendo la mesa de la presentación de Fusilen a Dorrego en la Biblioteca Nacional, con la bailarina Esmeralda y Silvestre Szilagyi

Compartiendo una charla en el Museo Perlotti con la gran Martha Barnes, a quien tanto quiso y admiró

Lucho Olivera fue uno de los grandes historietistas a los que Felipe dedicó su esfuerzo incansable por rescatarlo del injusto olvido que suele caer sobre nuestros creadores. Aquí, una muestra de esta lucha: un homenje a Lucho en Estímulo de Bellas Artes de Morón, junto a Quique Alcatena


El grupo Rebrote casi en pleno, en la imprenta de donde surgirían las tres revistas que pergeñamos juntos: Charlie Casares, Marcelo Bukavec, Felipe, el editor Julio Vivas y Massaroli

Acompañando al guionista Oenlao y a mi en la rpesentación de nuestro libro El Tango de las Amazonas, en el Museo del Humor

En la Feria del Libro de Cañuelas, con todas las revistas y libros de Rebrote

Fin de la espectacular cena del grupo Rebrote, en la que se convocó a mienbros, colaboradores y amigos de las tres revistas que acabábamos de publicar, fruto en su mayor medida de la inclaudicable pasión de Felipe por la historieta.

Celebrando el premio del grupo Banda Dibujada al libro sobre Martha Barnes realizado por Bukavec bajo el influjo y con todo el apoyo de Felipe

Una charla en el Museo de la Lengua, también sobre Lucho Olivera, con Quique Alcatena y Armando Fernández. Yo no pensaba participar, asistí sólo como oyente, pero Felipe, al verme, tuvo la generosidad, una vez más,  de convocarme a integrar la mesa

No sólo la historieta, sino las ideas políticas y el amor a la Patria,  nos juntaban: aquí, entre cientos de miles de personas, nos encontramos por casualidad en el cierre de la campaña electoral del 2015

El "bolichón" de Parque Patricios donde solíamos reunirnos a comentar, celebrar y planear las acciones del grupo Rebrote

"Contento como chico con juguete nuevo", se lo ve a Felipe, con los primeros paquetes del número 2 de nuestras revistas, allá por 2015

En estos días se materializa uno más de sus sueños, largamente acariciado,  que lamentablemente no llegó a ver realizado: un libro con las historietas bélicas de Lucho Olivera, prácticamente desconocidas hoy en día.

Así lo recuerdan los compañeros de La Oesterheld y su hija Victoria:
http://nacionalypopular.com/2018/12/21/felipe-avila-al-comando-celestial-con-los-oesterheld-el-eternauta-sonoman-peron-evita-y-nestor/

Estamos en deuda con vos, Felipe, todos los que te conocimos, por el entusiasmo que supiste contagiarnos, la pasíón que transmitiste a todo el que te conoció por todo lo nuestro y que nos llevó a hacer tantas cosas, por tu "alegría del hacer".... Fuiste, sos, serás, un gran motivador. Como se ve en este último libro, "Bélicas",  una más de las semillas que dejaste y que ha dado su fruto; muchos más vendrán, porque la historieta argentina, la cultura nacional y tu recuerdo imborrable lo merecen.

¡Hasta siempre, COMPAÑERO!