lunes, 6 de julio de 2020

Charla en la cumbre: Oenlao - Avilez y la historieta indepeniente

BREVE CHARLA CON Carlos Scherpaz.
U "Oenlao", como lo conocen sus fans y sus acreedores (que por tal motivo nunca pueden ubicarlo. Scherpa es un tipo vivo).
Guionista y editor, lo han llamado 'genio adelantado a su tiempo' y lo han llamado 'demente incurable'... Lo han llamado de muchas maneras pero él no se da vuelta y hace la suya, inmerso en su extraño e inexpugnable mundo personal.
Abrí la puerta con un clic, y asomate a ver qué onda...

 Por Ariel Avilez (*), especial para NOVA

Carlos 'Oenlao' Scherpa, baluarte de la historieta independiente



Carlos ‘Oenlao’ Scherpa y ‘El Tango de las Amazonas’, una loca criatura.

Oficia de guionista y editor, y desde hace más de una década es uno de los más constantes y prolíficos creadores de la historieta independiente local. Sus guiones breves y multitemáticos han sido dibujados por montones de artistas de Argentina y Latinoamérica que supieron entusiasmarse con la inusual facilidad con la cual Carlos Scherpa -también conocido como Oenlao- aborda tanto las aventuras de un guerrero huno agauchado, como las tribulaciones de un cardumen de bacalaos reumáticos. Caballero tan amable como excéntrico, características ambas que pueden encontrarse también en las historias que pueblan la decena de álbumes que desde su caótico “Kahr y su periplo insondable” hasta la aparición de “Cypango” -libro de relatos-, se tomó un tiempo para charlar con nosotros y hacer un breve repaso acerca de su historia.


...
- ¿Qué lo lleva a comenzar a escribir guiones de historietas?

- Soy un impío lector de literatura e historieta, que quería hacer las mías propias. Siempre estoy inventando personajes y tramas. En 2009 empecé a escribir en mi blog sobre las cosas que me gustan y se armó un grupo de blogueros que nos leíamos, y un día les pregunté si querían hacer una revista con historietas de cada uno... y la hicimos, la hice yo con la ayuda de ellos y de algunos más. No sé si a todos nos pasa pero a mí mucha gente me ha ayudado siempre, gente a la que estoy muy agradecido. Desde esas dos primeras revistas seguí haciendo historietas hasta lograr hacer una colección de nueve libros de historieta como editor de La Duendes de la Patagonia, gracias a Alejandro Aguado. Fui guionista en esos libros y en algunos más que colaboré.

- “El Tango de las Amazonas”, dibujada por José Massaroli, es una muy buena historieta y tiene un extraño origen ¿Nos lo cuenta?

- Es la rara idea de hacerle un guión nuevo a una historieta que José hizo para USA y nunca se la pagaron. Era un guión imperialista y una de las condiciones era hacerlo antiimperialista. Salió bastante bien y creo que es de mis historietas que mejor estructura tiene. También aquí tengo que agradecer la generosidad del amigazo Massaroli.

...

(*) Redactor especializado en cómics.

Su primer antología de historietas y su más reciente creación, un libro de relatos.


‘Tehuelches’, el megahit de Oenlao.
Disfrutar la nota completa en el sitio de Agencia Nova:  

lunes, 8 de junio de 2020

El Potrillo y la Mariposa llega a Amazon

Ya es posible conseguir en Amazon el bellísimolibro con el cuento para niños EL POTRILLO Y LA MARIPOSA, de la escritora. poetisa, actriz y buena amiga Susana Amuchástegui, el que incluye una versión en historieta del mismo cuento, para colorear, dibujada por Raúl Barbero en la tinta y un servidor en el lápiz!:





 Muy contentos, con los ejemplares de la primera edición recién impresos, allá por 2011, Barbero, Susana y Massaroli


Vínculo a la página donde se puede efectuar la compra:
https://www.amazon.com/dp/9870803814/ref=cm_sw_r_fa_dp_U_XsN1EbM5HHXP0?fbclid=IwAR1MA3dOoR-

lunes, 1 de junio de 2020

Un viaje a los Estados Unidos

1990, hace hoy 30 años, fue un año de grandes cambios y contrastes. La invitación de un familiar, mi cuñado Eddie. me llevó junato a mi esposa y mi pequeño hijo, a fines de mayo, a los Estados Unidos, la ciudad de Washington, precisamente, donde durante un mes y medio no hice más que pasear, conocer y almacenar experiencias muy felices, visitando museos, y ciudades cercanas como Baltimore, Harpers Ferry, Rehobot y... ¡Nueva York, claro!


Al saber que viajaba, Antonio Presa, jefe de arte de Columba, me dio una mano extendiéndome un certificado de trabajo con la editorial, que me permitió pasar los filtros de la embajada yanky y cnseguir la visa. También Presa me insistió en que no dejara de visitar a las grandes editoriales neoyorquinas. Al final,  a pesar de que yo sólo pensaba pasear, me convenció.




 La estatua de la Libertad, allá abajo, vista desde las Torres Gemelas





El río Hudson, cruzado por el célebre puente de Brooklyn, desde la terraza del World Trade Center


Como resultado, junto a Eddie, que oficiaba de guía y traductor, me encontré en Nueva York con Luis Ángel Dominguez, veterano artista argentino radicado allá, quien ya había ayudado a colegas como García López y Barreto. Él me condujo a la DC, donde me presentó a Joe Orlando y tuvimos una larga charla de la que salí cargado de libros y revistas (entre ellos el Ronin de Frank Miller) y promesas de trabajo. Ya que estábamos, tras despedirme de Domínguez, me di luego una vuelta por la Marvel, donde el editor Don Daley, tras conectarme telefónicamente con el compatriota, tocayo y colega José María Del Bo,  me encargó una serie de ilustraciones de The Punisher. Sólo tardé seis o siete meses en hacerlas, ya que al regresar a Buenos Aires me esperaba muchísimo trabajo en el estudio de Jaime Díaz, pero hacia fin de año pude cumplír con el compromiso y las envié.


Luis Ángel Domínguez, años antes de nuestro encuentro


 Joe Orlando en los '50, mucho tiempo antes de conocernos

Don Daley, a la izquierda, en las ventanas de la Marvel

Un momento emocionante de aquella aventura, fue cuando al pasar frente a un edificio, Domínguez nos dijo: "Aquí trabajó Narciso Bayón durante los once años que estuvo en los Estados Unidos". Y cuando le conté que había sido mi maestro, agregó "Y nunca aprendió inglés". ¿Cómo era posible... Dirigía una revista para lectores latinos y nunca le hizo falta otro idioma que el castellano. ¡Fue lindo imaginarlo atravesando aquellas puertas, caminando aquellas veredas!

 Las dos únicas fotos de aquel día memorable: antes, cuando partimos a la mañana bien temprano para tomar el tren de Washington a Nueva York, y a la noche, de regreso. ¿Se nota la diferencia ...?

 Muchos años después, pude conocer a Del Bo en una cena del Día del Dibujante, en 2010. Aquí junto al querido amigo común, el enorme Lito Fernández



 La casa en que vivió Edgar Allan Poe, en Baltimore

Realmente, conocer el trabajo de Miller, sobre todo el Dark Knight, me inspiró algunos cambios en mi trabajo, sobre todo en la diagramación, que se notaron en los siguientes Encuentros Cercanos que continué dibujando para Columba después del viaje.



 Las dos páginas del Punisher que realicé a raiz de este viaje, a fines de 1990, y publicadas en 1991-

Muchísimos son ls recuerdos que atesoro de aquel inolvidable viaje que duró en total un mes y medio. En lo profesional, me permitió llegar a donde nunca había imaginad, y esa vivencia influyó, claro, sobre toda mi carrera posterior. Es el momento de agradecer profundamente a los que li hicieron posible: Eddie, quien generosamente nos invitpo a conocer Estados Unidos, Antonio Presa, quien m convncip de visitar las editoriales, y Luis A. Domínguez, quien generosamente nos acompañó a visitar a su amigo Joe Orlando y compartió antes de despedirnos para siempre, un entrañable almuezo donde eocordamos la Argentina que tanto quería y extrañaba.
 ¡Gracias a ls tres, muchas gracias!

lunes, 18 de mayo de 2020

Nota en el Diario de Flores

 "Mirá pibe, vos vas a recorrer 
todo el mundo con tu guitarra
 y al final vas a descubrir 
que lo más importante es 
ser el cantor de tu barrio"
.
Dicho alguna vez por Aníbal Troilo  a Facundo Cabral: 



¡Siempre cultivé el perfil bajo en el barrio, pero esta vez me deschavaron!
¿Un poco exagerado quizá...? Pero con el afecto del barrio por los suyos, sin duda.

Ver la nota completa en:

De todas formas, en estos tiempos de barbijo y aislamiento social, no será fácil que me reconozcan por esas callecitas de Flores.

¡Muchas gracias a la gente de Diario de Flores por esta linda nota!

lunes, 11 de mayo de 2020

Adiós a Tom Lupo

Una lamentable noticia me llega: hace unos días ha fallecido, tras un terrible accidente hace algo más de cuatro años del que nunca se pudo recuperar, el talentosísimo Tom Lupo, poeta, periodista, rockero, escritor, editor, hombre de radio, artista cabal en todo lo que emprendía. Fue el desenlace de una pena que no me dejaba desde qu supe la noticia del desgraciado momento en que un auto lo atropelló, en 2015.


Yo lo conocí cuando él utilizaba todavía su nombre real: Carlos Galanternik, y dirigía una revista a punto de salir, allá por 1983. Mi amigo Miguel Repiso estaba convocado y me invitó a acompañarlo. Carlos nos recibió en lo que creo era una agencia de publicidad, y muy amablemente nos ofreció publicar en Banana, tal era el nombre de la recvista en cuestión. Es así como dibujé un par de episdios de "Así Hablaba Zaratustra", versión de la obra de Nietzche en historieta; esta idea le encantó a Carlos cuando se la presenté, y no pude dibujar más porque la revista tampco pudo continuar saliendo en aquellos bravos años de la Dictadura.




Con el tiempo, oyendo su voz inconfundible en la radio, llegué a comprobar que Tom y Carlos eran una misma persona.Pero no lo volví a ver hasta que un día un amigo común, el,periodista y escritos Hernán Brienza me invit´a la presentación de su libro Valientes, en 2012, cuya tapa era un dibujo mío de Juan Moreira.  Allá fui y tuve le gran gusto de reencontrarme con el querido y ya otalmente célebre  Tom Lupo. No sabía que también iba a ser la última vez que lo vería.





Entre tantos lindos recuerdos, te debo el haber conocido gracias a vos, Tom, esta bellísima canción, que no dejabas de pasar casi todos los días en un programa de radio al mediodía donde tuve la suerte de encontrarte una vez y al que quedé enganchado por mucho tiempo. Hoy, te la dedico.

Fue. Es, alguien de cuya amistad me hubiera gustado participar mucho más, pero que agradezco a la vida y a la profesión haberlo conocido y en persona y haberlo disfrutado tantas veces en la radio. Es de los que no se van nunca, claro. De los imprescindibles.
¡Chau, Carlos, Tom, hasta siempre!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...