lunes, 25 de diciembre de 2017

Mi primera muestra, con Pereyra y Bayón en Villa Ramallo, 1977



Cuarenta años se han cumplido de aquella inolvidable primera muestra en la que participé, allá por 1977 (he olvidado la fecha exacta). Fue en mi pueblo natal, Villa Ramallo, cuando tuve la dicha de poder llevar a mis maestros del IDA, Pablo Pereyra y Narciso Bayón y hacerles conocer mis pagos y mi gente. La muestra se realizó en la esquina de la Avenida San Martín y la Avenida de Circunvalación Dr. Bonfiglio, y la charla de inauguración fue al lado, sobre Bonfiglio (casualmente el nombre del médico que atendió a mi madre cuando nací), en el local de una confitería bailable que ya no existe.

Un momento soñado: el de presentarle a mis familiares, amigos y compañeros de escuela, a los maestros que la suerte me deparó encontrar en Buenos Aires, y que guiaron sabia y paternalmente mis primeros pasos en la gran ciudad. Sólo faltó otro querido maestro, Ángel Borissof, quien no pudo acompañarnos.

A la izquierda de Perreyra, la que había sido mi profesora de historia, Nélida Beatriz Salinas,  y en aquel momento directora de la escuela

Docente de toda la vida, Pereyra comenzó la charla con soltura y autoridad, suscitando el interés de la numerosa concurrencia. entre la que abundaban maestras, profesores y alumnos de primaria y secundaria.

En primera fila, Marta Ayala, secretaria del IDA, mi madre, una amiga, mi hermana, el intendente Rinaldo Mennucci y otras personalidades locales

Bayón, tan modesto como talentoso, prefería no hablar, y aquí lo vemos disimulando su presencia entre el público. Junto a Marta, se halla un pibe de apellido Polanco, también alumno del IDA y que se sumó a la aventura. Parado, en el medio, el artista local y gran amigo desde aquella ocasión, Miguel Ángel Maiello

No pude resistirme a hacerle una broma al querido Bayón: al terminar de hablar los disertantes, anuncié: "Y ahora nos va a decir unas palabras el maestro Bayón..." Pegó un salto, pero enseguida agregué: "...pero las va a decir en su idioma, que es el de las líneas y el dibujo", ya que él me había asegurado que sí estaba dispuesto a dibujar caricaturas de la gente. Cosa que puso en marcha inmediatamente para sorpresa y regocijo de los presentes..




Otro ex alumno de la Escuela de Comercio en la que estudié, Daniel García, quien se había dedicado a la plástica también en Buenos Aires

Luego nos trasladamos al lugar de la muestra, en la que participaban, además de Pereyra, Bayón y un servidor, artistas locales entre los que recuerdo a Omar Cartier y Guillermo Wernicke, y alumnos de las escuelas.

Entre el público, mi tío José, observando los dibujos expuestos

Siempre lamento que la mujer que ideó esta muestra y la puso en marcha, no pudiera asistir. Se trataba de Sivia Di Bacco, quien además, había sido la que, desde su cargo de bibliotecaria de mi escuela secundaria, había mandado mis dibujos a Quino, ya famoso en ese entonces, pidiéndole consejo para ese chico que no hacía más que dibujar en clase. Los consejos de Quino, a quien luego conocí personalmente  en Buenos Aires, me orientaron decisivamente en mis primeros pasos y, entre otras cosas me llevaron a inscribirme en el IDA, donde puede estudiar con Borissof, Pereyra y Bayón. ¡Mi eterno agradecimient y afecto a Silvia, quien sigue haciendo mucho y muy bueno por la comunidad ramallense ahora desde su flamante puesto de Concejal en la legislatura ramallense!


Un hermoso recuerdo. Muchos de los protagonistas ya no están, pero estas imágenes, la recorrida por "las bellezas de Ramallo", que hicimos con los maestros, la llegada de más compañeros del IDA, los preparativos en los que Pereyra decidió modificar (con razón) la disposición de las obras, el agasajo posterior en la que había sido mi escuela secundaria, las caricaturas de mi madre, mi hermana y mía, hechas por Bayón y que aún atesoro, en fin... tantas cosas que me acompañan y acompañarán toda la vida, y que hacen que no pueda sino agradecer profundamente a a través del tiempo y la distancia, todos los que lo hicieron posible...

lunes, 18 de diciembre de 2017

Un nuevo libro sobre Lucho Olivera, por el grupo Rebrote

A fines de noviembre el grupo Rebrote presentó Lucho Olivera, la Imaginación al Poder, su último libro, un estudio a fondo de las características, vida y milagros de uno de los artistas más destacados y admirados de nuestra historieta. Allí estuvimos. Acudí como un interesado más, pero no pude negarme a la invitación de Felipe Ávila, autor del libro, a acompañarlo en la charla junto a Quique Alcatena y el guionista Armando Fernández. La presentación se realizó en el Museo de la Lengua.

Todas las fotos son de Gastón Elías Ocariz, de GEO Comics. ¡Se agradece!

Examinando el flamante libro junto a su autor

La sobriedad de Alcatena y sus valiosos análisis de la obra de Olivera

Me toca recordar anécdotas y momentos de mis comienzos, en los que conocer a Olivera fue una gran ayuda para mi formación


Habla el creador del libro y conductor del grupo Rebrote



Estando presente el guionista Jorge Morhain, Alcatena le cedió gentilmente su puesto para que aquel pudiera contar sobre los trabajos que compartíó con el gran Lucho

En el devenir de la charla, llegaban nostálgicos recuerdos a mi mente que no podía dejar de compartir

Entre el públiso, vemos a los coleccionistas Juan Carlos Massa y Rubén Ribeiro, y al colega Quique Alcatena

Una joven y talentosa colega entre el público: Cecilia Desiata

El coleccionista Jorge Pérez Perri, quien se vino expresamente desde Rosario para participar de la emotiva jornada

Morhain, ..., ..., Massaroli, Marcelo Bukavec, Fernández, Rozz, ..., Massa, Barreiro, Desiata, Ávila, Pérez Perri y Ribeiro

A la salida, Massa. Juan Rozz, Ávila y Massaroli

Son dignas de mencionar las sabrosas empanadas que aportó el amigo Juan Rozz, que junto al excepcional video creado por Pérez Perri, fueron el broche de oro de una noche en la que la añorada compañía del Lucho que todos conocimos pareció más cercana, más entrañable que nunca.

lunes, 11 de diciembre de 2017

La Guerra del Paraná, presentación de la trilogía

El martes 21 de Noviembre, un día después del aniversario de la gloriosa batalla de La Vuelta de Obligado, presentamos al fin la trilogía completa sobre La Guerra del Paraná, publicada por Ediciones Fabro. Un trabajo que llevó casi cinco años, desde aquel primer tomo editado en 2012, pasando por el segundo, en 2014 y, finalmente la aparición del tercer tomo en las postrimerías de la Feria del Libro de este año.
La organización del evento corrió por cuenta de Rosa Guarú, un nuevo emprendimineto dedicado a la difusión del Pensamiento Nacional y la Historia Revisionista. La integran dos viejos amigos: el escritor Pablo Hernández y Carolina López Feijóo. El evento se realizó en un lugar ya familiar para los que venimos dando la Batalla Cultural desde hace tiempo: El Gran Lío, ubicado en Viamonte al 1500. Felipe Ávila, colaborador en el segundo tomo y colorista de la tapa del tercero, finalmente no pudo asistir, cosa que lamentamos.


Abre el fuego Pablo Hernández, ubicándonos en el tiempo y el lugar precisos, en relación directa con el presente que nos toca vivir.


Luego me toca a mí contar la historia de este proyecto, de có0mo lo que iba a ser una sola historieta terminó siendo tres, los avatares por los que pasamos y el por qué de tanto empeño en contar la historia de los héroes que defendieron nuestra Soberanía a todo lo largo del río Paraná.




Al final de la charla, hora de saludar a los amigos que se hicieron presentes. Aquí, Marcelo Bukavec, representando al grupo Rebrote

Con Juan Rozz, dueño de una pluma bien afilada, autor de grandes relatos y buen amigo

Con Sonia Olmo, directora de la revista A Tiza y Carbón y propietaria de la legendaria librería Lipi-Bropos, de Moreno

El tango, presente en la persona de Cristian y Esmeralda, bailarines de primer nivel


lunes, 4 de diciembre de 2017

Nuevamente en la Feria del Libro de Olivos

El sábado 18 de Noviembre, estuvimos participando de la Feria del Libro de Olivos, que como de costumbre, se realizó en la plaza Vicente López y Planes.


Ubicado en el sector de los historietistas, mi puesto estuvo flanqueado por artistas amigos: a mi derecha Mario Lembó, con quien ya compartimos anteriores ediciones de esta feria, mi compañero del grupo Rebrote, Charlie Casares, y su socio Mario (el Dolape), conductor de la editorial D+I


Placentera vista desde mi puesto: la fuente central de la plaza

El arte bullía por toda la plaza, como por ejemplo aquí, con los chicos expresándose con total creatividad

Con el amigo Nando Gómez, quien tuvo la gentileza de acercarme la hermosa publicación relacionada con el Premio Quevedos adjudicado hace unos años al gran Eduardo Ferro, gloria de nuestro humor e historieta

Massaroli, Mario y Charlie

Con Mario Lembó y carteles ad hoc proporcionados por los organizadores

Final a toda orquesta

Como broche de oro, cuando ya nos íbamos, llegó el amigo Ricardo Méndez, quien se llevó una buena cantidad de libros y revistas con sus correspondietnes firmas

Es de señalar la muy buena disposición del grupo organizador del evento, que cada año aporta lo mejor de su capacidad y simpatía para que el día transcurrido al aire libre y en pleno contacto con la gran cantidad de gente que visita la plaza, sea, una vez más, algo para recordar. 
¡Muchas gracias, Olivos!