miércoles, 27 de noviembre de 2013

Muestra y charla de Orquídeo Maidana en el Mes del Libro Lunfardo

El 30 de noviembre se inaugura, como todos los años, la Feria del libro Lunfardo, en la Academia Porteña del Lunfardo, sita en la calle Estados Unidos 1379. Durante todo el mes se sucederán los recitales, charlas y exhibiciones tangueras, como siempre conducidas por el responsble de la Academia, Marcelo Oliveri.

 

Los Tangos de Orquídeo Maidana, una muestra de dibujos e ilustraciones de nuestro querido personaje que hasta ahora habían sido muy poco difundidos, acompañará  esta movida desde las paredes de este templo de la literatura tanguera. Se verán, sobre todo, escenas donde el malevo más mentao baila el tango con distintas parejas.

El  jueves 12 a las 19 horas, estaremos charlando con el recordado Poloniode La Revista Dislocada, Manuel Cativa y sus cuentos de guapos, y el joven y talentoso fileteador Gustavo Ferrari, autor de los maravillosos filetes que engalanan la tapa de nuestro libro. Entrada libre y gratuita. ¡Los esperamos! 


  DE FIN DE AÑO.

viernes, 22 de noviembre de 2013

Fin de semana en DIBUJADOS

El sábado 9 y el domingo 10 de noviembre se realizó un nuevo festival Dibujados, esta vez en el barrio de Belgrano. Siguiendo lo que es ya un saludable hábito, allí estuve los dos días, convocado por dos buenos amigos, colegas y compañeros de La Duendes.

 Con Oenlao y Gustavo Lucero

Arranca la exitosa presentación de Cabrón, cuya primera edición se agotó al día siguiente

 Con Alan Dimaro, al entregarle el original de mi dibujo que aparece en su libro Cabrón

El primer día se tratába de presentar el libro Cabrón, que recopila las historietas de este simpático personaje, casi totalmente autobiográficopero lleno de delirio creador y satírico, creado por el joven historietista Aan Dimaro, a quien conocí en Lobos en ocasión de la presentación de ¡¡Juan Moreira!! Él me acompañó en aquella charla, así que, nobleza obliga, cuando me ofreció un lugar a su lado, no sólo no pude negarme, sino que lo hice con mucho gusto.
 
Entre los amigos que me encontraba paso a paso, no podía faltar el inefable Clemente Montag

El domingo, ni más ni menos que el mismísimo Día del Dibujante, el tema era "Leyendas patagónicas en las historietas". Y lo desarrollamos con el guionista Oenlao, donde él se refirió a los dioses tehuelches, que sirvieron de inspiraciópn para su libro Tehuelches, mientras que yo opté por contar la historia de Los Grutynos, aquellos personajes de la Patagonia Norte que yo guionara durante un par de años, y que desde hace un tiempo se hallan en una especie de limbo, del que trato cada tanto de rescatarlos, ya que los considero con un gran potencial.


Grata visita del amigo humorista Jorh, el domingo

 Comienza la charla, un poco después de las 15 horas

 Oenlao nos cuenta sobre las fuentes de inspiración en que abrevó para su libro Tehuelches

 Un hábil artesano peruano nos deleitó con sus recreaciones de personajes de historieta con imanes. Something Weird!

Los infatigables organizadores: Mauro Serafini, alias El Bruno, Liliana Lofaro, Luis Roldán, alias Lubrio y El Gory

 Más amigos de visita: Liliana Navarro Ibarra, Max King y Fuchi Bayúgar

Nuestra mesa estaba al aire libre, junto a un farolito, bajo los árboles y cercana a la vereda. Soplaba una suave brisa que poco a poco fue amenazando con la tormenta que se desataría precisamente a la hora de partir...Qué más podíamos pedir? Cada tanto pasaba algún amigo que se quedaba a tomar unos mates, charlar... y así fuimos pasando estos dos días rodeados de amor por la historieta, juventud creativa, talento en dosis impresionantes... en fin, rodeados de... ¡DIBUJADOS!

martes, 12 de noviembre de 2013

Llega... ¡¡El Chacho!!

Hoy, 12 de noviembre, se cumplen exactamente 150 años del asesinato de un caudillo popular que defendió a su pueblo lanza en mano hasta el último aliento: Ángel Vicente Peñaloza... ¡EL CHACHO!

Página que anunciaba la aparición de la historieta en el diario La Voz, a comienzos de 1985

En su homenaje, tengo el gusto de anunciar que desde el próximo martes aparecerá en  el blog Historieta Patagónica, perteneciente a la editorial La Duendes, Cabalgando con... ¡¡El Chacho!!,  la historieta que escribí y dibujé originalmente para el diario La Voz en 1985.

Libro del historiador Fermín Chávez que todavía conservo y que me aportó valiosa información sobre el héroe riojano
Esta historieta había quedado inconclusa al llegar a la página 85, pero conservo todavía los bocetos de varias páginas más y ya tengo escrito el final, que espero dibujar próximamente.  Esta historieta entonces, no es una pieza de museo: está viva, late... ¡como el ejemplo de El Chacho!

domingo, 10 de noviembre de 2013

Para Quino, en el Día del Dibujante


Hoy, 10 de noviembre, celebramos una vez más el Día del Dibujante, una fecha cuyo origen se pierde en la primera mitad del siglo XX.  Quiero dedicar esta nota al primer dibujante que me recibió en su casa cuando llegué a Buenos Aires, con 18 años de edad y más ilusiones que destreza, más entusiasmo que conocimiento, desde mi pueblo natal (¡ahora es ciudad!), Villa Ramallo. Hace poco este dibujante y humorista sin igual cumplió 80 años. Sus dibujos recorren el mundo. Su nombre es Joaquín Lavado, más conocido por su seudónimo: Quino.
 
 Primer año en la escuela de Comercio de Villa Ramallo, cuando ya dibujaba hasta en el pupitre de madera, pero no sospechaba lo que me esperaba!

 Usted, Quino, ya era famoso en aquel año 1970, con su Mafalda revolucionando la forma de hacer humor en tiras, cuando yo cursaba el quinto año del colegio comercial. Más era lo que yo dibujaba que lo que estudiaba. Historietas, claro. Soñaba con triunfar en Buenos Aires, pero no tenía una idea clara de cómo hacerlo. Fue entonces que alguien se preocupó por mi futuro. La joven bibliotecaria del colegio, Silvia Di Bacco, no dejó de notar con qué ganas dibujaba yo en el pizarrón a pedido de la maestra alguna escena histórica, y se le ocurrió mandarle mis dibujos nada menos que a la primera figura del momento y pedirle que me aconsejara. Más de una vez, ya que usted, maestro, andaba por Italia en ese entonces. A la tercera carta, donde ya casi le tiraba la bronca, llegó la  respuesta. ¡Nunca podré agradecele bastante a Silvia este generoso gesto!

Fines de 1970. Silvia me despide del Colegio Comercial. El Futuro espera...

Su respuesta, maestro, no se hizo esperar: Que estudiara Bellas Artes, que no hiciera como usted, que empezó y dejó, y si no, que fuera a IDA, donde Breccia, Pereyra y Borissof, Famosos Artistas que habían formado parte de la Escuela Panamericana de Arte, daban clases. Me tentó mucho más la segunda opción. En las vacaciones de invierno me escapé a la gran ciudad y visité el local que alquilaba IDA en Florida al '700. Nunca olvidaré la escalinata que llevaba a un lujoso primer piso. Alli me atendió el mismísimo Alberto Breccia, quien, tras ver mis dibujos sólo dijo "¡Métale!" Y para mí fue suficiente.


Algo cambió en los meses que siguieron. Yo venía dibujando una página por día, religiosamene, de una historieta y otra y otra... siempre dentro de los límites de la historieta humorpistica infantil, como yo habia estudiado por correo en las lecciones de la Continental School. Patoruzú, Hijitus, Arturito el Justiciero, eran mis modelos. Hasta que Silvia, para mostrarme quién era Quino, me prestó un libro de Mafalda, uno de los primeros. Y todo cambió: me di cuenta que se podía hacer historieta de otra manera, expresando ideas, una visión personal del mundo, algo más que hacer reir. Por eso, usted fue mi maestro desde ese entonces aunque nunca lo supo. La última historieta que dibujé en Ramallo antes de venir a Buenos Aires, mostraba ya esos cambios: los personajes se movían en escenarios reales, actuales, entre secuestros, ambiciones y dilemas existenciales. La semilla estaba sembrada.


Al año siguiente, en marzo del '71, desembarqué en la capital y una de las primeras cosas que hice fue visitarlo, Quino, en su departamento de la calle Medrano. Usted  vio mis dibujos, fue muy amable y paciente, me prestó varias revistas Mad y me alentó a seguir adelante. Volví después de un tiempo, cuando ya estaba trabajando para pagar una habitación en un hotel, las cuotas de IDA , que se había mudado a la Galería Guemes y ya no contaba con la presencia de Breccia, y comer algo con lo que sobraba. Le devolví las revistas. usted, generosamente, encontró avances en mis trabajos, hablamos del tango, sobre todo de Julio Sosa... al despedirme, sin sospechar que era por mucho tiempo, me elogió el saquito de corderoy marrón claro que era mi uniforme en aquella época de escasez... curioso las cosas que uno recuerda y cuántas que habré olvidado, seguramente!. Pero creeo que lo que más me ayudó, fue su generosidad de brindarme algo de su valioso tiempo, el mostrarme que no era un semidios sino un tipo sencillo, tranquilo, casi común, de pocas palabras, anteojos, ya medio calvo, que podía atenderme en el living de su departamento mientras en otra habitación su mujer hablaba de cosas cotidianas con una amiga o vecina. Todo eso me dio un espaldarazo anímico muy importante. Uno de los primeros personajes que creé se llamba Rosita, sospechosamente parecida a Mafalda...

El Hotel Unión, donde pasé los primeros años en la gran ciudad

 

Pasaron muchos años. Curiosamente, nuestros caminos prácticamente no se cruzaron, salvo un par de coincidencias fugaces que no nos permitieron el diálogo. Supongo que usted ya me había olvidado, habiendo sufrido el asedio de miles de admiradores y principiantes como yo a o largo de todo ese tiempo. Y sin embargo, yo sentía que le debía una palabra de agradecimiento, por lo menos.

Con Mafalda en 2009, otro Día del dibujante como hoy, en la esquina donde nació: Chile y Defensa.

Por eso, cuando asistí a la inauguración de la muestra de Oski, hará un mes, con la certeza de que usted iba a estar y decir unas palabras junto con el curador de la muestra, mi amigo Miguel Rep, supe que el momento había llegado. No era fácil, sin embargo, porque la gente lo rodeaba, se disputaba su  proximidad, como siempre, pero finalmente logré que Miguel, con el que usted mantiene una amistad profunda, nos juntara para sacarnos unas fotos.Algo le dije pero entre mi timidez y la suya, proverbial, creo que sólo conseguí marearlo un poco más. Tenía la foto al menos, pero algo me faltaba...


Desde que publiqué mi primer libro, en 1997, con un personaje propio, Orquídeo Maidana, tuve la intención de llevarle un ejemplar, de dedicárselo, de dejarle en sus manos ese testimonio de que sus consejos habían dado algún fruto, que aquel chico al que usted orientó sin conocerlo, por carta, había dedicado su vida al dibujo... como usted, maestro!. Era como decirle: "Aquí estoy. Lo conseguí, soy un dibujante, ésta es mi obra!". a la semana siguiente tuve una nueva oportunidad, cuando se inauguró la muestra de Calé en la Biblioteca Nacional. Allí fui con la reedición de aquel libro, corregida y aumentada, publicada por La Duendes en 2012... ¡y dedicada de puño y letra!


Bueno, ¡ya está! Quino: usted tiene mi libro. Y yo tengo el grato recuerdo de este momento en que el alumno al fin le pudo dar las gracias al Guía, al Mentor, al Maestro. Al Dibujante. tal vez el más grande de los creadores del humor gráfico en la Argentina y el mundo. El padre de Mafalda... no hace falta decir nada más... ¿o sí?...

 ¡¡¡FELIZ DÍA, QUERIDO QUINO!!!

miércoles, 23 de octubre de 2013

Nuevo taller de historietas en el Polivalente de San Isidro

El 9 de octubre llegamos Rubén Torreiro y yo al Polivalente de Arte de San Isidro, el colegio que por tercera vez me invitó a participar de su tradicional Semana de las Artes. En la puerta nos esperaba mi amigo Mario Andrés Lessa, el profesor de Artes Plásticas y gestor de la movida.


La idea, esta vez, era desarrollar un taller de dibujo de historietas en el estilo Disney, similar al que di en la Comic Con de Caracas en 2011.



Fue una jornada intensa, donde primero tuve el gusto de presentar mis libros con historietas históricas y contestar las inteligentes preguntas de los alumnos, que me dieron la pauta, una vez más de que interés por conocer nuestra historia hay en la juventud. Lo que falta un poco, es la voluntad de "arriba" de acercarla a los jóvenes. Pero vamos en ese rumbo. Incansablemente.
El alumnado, atento. Hubo emotivos encuentros con algunos que ya habían estado en los talleres anteriores.

También charlé un buen rato sobre mis historietas históricas y la historia nacional que no se enseña en las escuelas.

Luego de un breve descanso, esta vez con la colaboración de Rubén, dimos el taller de dibujo de historietas, donde pudimos apreciar el gran interés de los alumnos por el arte de los cuadritos, incentivado permanentemente por su profesor, mi viejo y querido amigo Mario, compañero de tantas aventuras en los tiempos de bohemia de los '80.

Proyectando un video que muestra paso a paso la concepción, guión y dibujo de una de mis historietas del Pato Donald.

Como broche de oro, Rubén da una clase maestra de pasado a titnta en el estilo de Disney, tal vez el más difícil.



Sobre un simple boceto mío, el talento y la concentrción de Rubén lograron este dibujo, digno de ser parte de una de nuestras historietas. Quedó en manos de los alumnos, por supuesto.

Sólo queda agradecer a Mario y a la gente del Colegio Polimodal de San Isidro, por habernos convocado y permitido disfrutar de un día de pleno contacto con los artistas del mañana. ¡Esperemos haberles podido trasmitir,  aunque sea, nuestro entusiasmo inclaudicable por la historieta y la historia nacionales!

sábado, 5 de octubre de 2013

Historia, historietas y algo más en el Museo Luis Perlotti

Convocado hace tiempo por Verónica, en nombre del Museo de Esculturas Luis Perlotti, a dar una charla sobre mis trabajos históricos, el evento se concretó el sábado 28 de septiembre a las 16 horas, en el barrio de Caballito, donde se encuentra la antigua casa del talentoso escultor, convertida ahora en elegante museo que no sólo expone la obra de este destacado artista, sino que ejerce una continua tarea de difusión cultural.

A poco de llegar, la llegada de una pareja de amigos ramallenses me trajo la alegría del recuerdo del "pago"

 La asistencia de Martha Barnes, gloria insdiscutida de nuestra historieta, puntal de Columba durante décadas, una de las pocas mujeres que se han destacado por su trabajo y no sólo por su sexo en este duro campo de los cuadritos, me dio la oportunidad de compartir la mesa con ella. ¡Un gran honor y un gusto muy grande!

 Sólo faltaba Felipe Ávila, y, aunque demorado, llegó justo a tiempo para comenzar la charla

 Verónica nos presenta. Tanto ella como toda la gente del Museo tuvo una permanente buena onda para todos nosotros, que hizo que nos sintiéramos muy cómodos, muy "entre amigos".

Martha crea de inmediato un clima cálido y alegre. No hace mucho fue distinguida por la Biblioteca Nacional y la CONABYP por su aporte a la historieta argentina

 Felipe hace gala de su reconocida capacidad para conducir una mesa de debate. Su colaboraci´+on fue muy importante; no olvidemos que es el conductor de Rebrote, el sitio que rescata lo mejor de la historieta nacional

Entre el público, no faltaron colegas y amigos de toda la vida:  Gaspar González, Alberto Caliva, Beto, José Colamussi, Alejandro Tempesta...

 La animada charla contó con el concentrado interés de los asistentes, motivados por la fascinación que causa la revelación de los secretos de nuestra historia, en este caso, a través de la historieta


 Los bailarines Esmeralda y Maxi pusieron un brillante broche de oro a la jornada con dos tangos de mi flor: Quejas de Bandoneón y La Cumparsita.


 ¡La Vieja Guardia no se rinde!: Colamussi, Rubén Galusso, Massaroli, Caliva y Gaspar

Como suele suceder: las cosas no salieron exactamente como estaban planeadas: originalmente, la cooordinación iba a estar a cargo de Alejandra Márquez y me iba a acompañar en la charla el escritor Pablo Hernández, pero diversos inconvenientes nos salieron al paso, y finalmente ocuparon su lugar en la mesa Felipe y Martha Barnes. Estuvo lindo, con el encanto de la espontaneidad que suele tener lo imprevisto. Desde aquí, mi agradecimiento a estos dos entrañables amigos, a quienes estaban convocados y no pudieron llegar, a Verónica, que se vino con su bebé de un mes para no dejarnos solos, a  la gente del Museo que nos atendió de primera, y a todos los que nos acompañaron con su atención e interés, no sólo por nosotros, sino también por la difusión de nuestra historia nacional, la verdadera, a través de mis historietas: Fusilen a Dorrego, La Vuelta de Obligado, Juan Moreira, y, ya en el terreno humorístico, Orquídeo Maidana. No olvido a los jóvenes y prometedores bailarines Esmeralda y Maxi, que generosamente accedieron a cerrar el evento con una magnífica exhibición de su destreza tanguera que hubiera hecho las delicias de Orquídeo.
 ¡Muchísimas gracias a todos!