jueves, 18 de julio de 2013

Mis primeros 40 Años con la Historieta

El 2 de julio fue una noche especial. La Duendes presentaba tres de sus últimos libros, como conté en la nota anterior, y entregó reconocimientos por sus trayectorias a Germán Cáceres, Patricia Breccia y... sí, modestia aparte, ¡a un servidor!

Una fila de grandes conocedores del tema: Fernando García, Andrés Accorsi y Juan Sasturain
Morahín, Carper, Martha Barnes, sasturain, Accorsi y Tempesta, entre otros

Ignoraba los planes de Alejandro Aguado, conductor de este grupo muy querido, La Duendes, mucho más que una editorial, de modo que me hice presente en Mu, Punto de Encuentro, un bar muy especial en pleno barrio de Congreso, simplemente para acompañar a mis colegas y amigos y dar una charla sobre estos 40 años que cumplí en junio, desde aquel día de 1973 en que ingresé a la vez a Producciones García Ferré y al mundo de la Historieta.

Comencé a hablar vistiendo la vieja campera negra que me acompañó casi todo este tiempo, desde las frías mañanas de los 70 y las heladas noches de los 80. ¡Siempre conmigo!

Como suele suceder, los planes se trastrocaron y mi charla, que estaba pautada en tercer término, después de dos presentaciones, se hizo al comienzo. Tal vez haya resultado mejor así. La gente estaba fresca y atenta. Se sentía el calor de la amistad. Tal vez haya hablado de más, pero siento que igual me quedaron muchas cosas por contar. Bueno, para eso está este blog, ¿verdad?

 Los compañeros Antonelli y Oenlao no dejaron que me olvidara de Juan Moreira y mis otros libros

 

 Comencé por agradecer a los queridos Maestros que me enseñaron mucho de lo que pude aprender en este duro oficio: Pablo Pereyra, Lito Fernández y Daniel Branca. Luego recordé a los amigos más antiguos, que  han  compartido buenas y malas durante estas cuatro décadas: algunos ausentes en la reunión, como Frank Szilagyi, Ramón Gil, Raúl Barbero, Gaspar González, Sergio Mulko, y otros presentes, como José Colamussi, Natalio Zirulnik, Patricia Breccia, Alberto Caliva y Alejandro Tempesta

 
 Natalio y Colamussi, la amistad que perdura a través del tiempo

 Jorge Morhain, Gerardo Canelo, queridos compañeros de ruta estaban por ahí. También Alberto Saichan, compañero de Columba y Jaime Díaz, y una respetadísima colega como Martha Barnes, a quien recién pude conocer en persona no hace mucho, y expertos analistas y difusores del arte de los cuadritos como Juan Sasturain, Andrés Accorsi, Judith Gociol, Marcelo Pulido y Mario Carper, entre otros.  

La buena onda de Canelo y Martha Barnes
 Como el año pasado, en Lobos, unidos por el Noveno Arte  

Finalmente, entre anécdotas, risas y nostalgias, dimos por teminada la charla y recibí la sorpresa de que, tras leer el compañero Oenlao los fundamentos del reconocimiento, se me entregó un hermoso diploma que desde ya guardo entre mis posesiones más valiosas, sobre todo por provenir de un grupo de gente con el que me siento muy consustanciado con todo lo que se hace en bien de la historieta nacional y que personalmente me han hecho sentir siempre entre amigos.


  Habla Oenlao, el mundo se detiene
  El abrazo que rubrica el reconociento, la emoción que desborda 
 
 Sasturain, Fernando García, Pulido y Tempesta, atentos

Poco después, serían agasajados con un reconocimiento similar el escritor Germán Cáceres, compañero de correrías desde que ambos ingresamos en La Duendes casi al mismo tiempo, en 2009, y Patricia Breccia, compañera de trabajo en García Ferré y amigaa quien nunca dejé de reencontrar en los lugares más insólitos desde aquellos tiempos.

 Tempesta, Natalio y Colamussi
 Columba presente. Saichan, Canelo y Morhain


 
No faltó un joven "compatriota" ramallense, Fausto Soma, quien inicia este camino infinito del dibujo con ímpetu juvenil y seguro talento

Tres generaciones cambiando impresiones: Natalio, Taro y Pulido
 
 De vuelta en el llano, con los amigos de siempre: Tempesta, Natalio, Colamussi y Caliva
 La pizza, ritual insoslayable,  con los compañeros de La Duendes al final de la larga jornada

 Qué más agregar a tantas emociones?: Un profundo agradecimiento: ¡¡¡Gracias por todo , LA DUENDES, los quiero mucho!!!