jueves, 10 de noviembre de 2011

En el Día del Dibujante, un Grande: PABLO PEREYRA

Desde tiempos inmemoriales (la década del '40, creo) se celebra el Día del Dibujante en la Argentina el día 10 de noviembre. Pereyra estaba en el secreto:  él sabía por qué se había elegido ese día; tenía que ver con un colega,  Pranzetti, y una primera cena que se había hecho cuando los artistas de la pluma y el pincel vestían de traje y corbata y usaban el pelo corto y bien peinado.


Por eso, ¿qué mejor que recordar hoy a este genial ilustrador, gran maestro, publicitrario de fuste, creador de las colecciones de la editorial Acme Agency: Robin Hood, .Rastros, Pistas, Centauro... jefe de arte de las míticas revistas Frontera y Hora Cero, Pablo Alejandro Pereyra, que fue casi un padre para mí cuando llegué a su instituto IDA, allá por 1971, y me supo enseñar los secretos de la profesión y darme el ejemplo de su admirable personalidad de ser humano adusto, de pocas pulgas a veces, pero  de gran corazón, entrañable siempre?

Compartamos, entonces, estas fotos que documentan los largos años que afortunadamente pude compartir con un artista inolvidable.

 IDA, 1977. Entre los alumnos que lo acompañan, están Teresa (la rubia, chilena), Carlitos el peluquero (de bigotes, arriba) Alberto Seco, José Colamussi, Vicky Magan (abajo, izquierda), Víctor Toppi, Alicia Natale, Lidia Akamine y Juan Romero (Juaro). Sí, también está Massaroli... ¡a ver si lo reconocen!

Villa Ramallo, 1977, con Narciso Bayón, Marta Ayala, yo, mi madre y mi hermana María Luján, inagurando una muestra compartida con valores locales.

Dando una charla en Villa Ramallo en la misma ocasión, junto a la señora Salinas, que fuera directora de la escuela secundaria a la que yo asistí apenas unos años antes, cuando era mi profesora de historia.

En la Bienal de Córdoba de 1979, junto a su gran amigo Hugo Pratt, en la nota publicada por la revista 7 Días, N° 624. Sí, el de arriba soy yo, seguidor como perro 'e sulky...

1985,  junto con sus ex alumnos: Gaspar González, Marta Ayala, Ramón Gil, Massaroli, Inés Flood, Pancho Camet y Silvestre Szilagyi.

Otro momento del mismo día de 1985, con Peni, Gil, Rubén Meriggi, Enrique Meier, Horacio Merel y Miguel Rep

1991, durante un memorable asado en el club Ferrocarril Oeste, con Eugenio Zoppi, Julio Álvarez Cao y Merel

Zoppi, Álvarez Cao, Pereyra, Merel, Carlos Barragán, Abajo: Julio Dolz y Meier

En el mismo asado, como siempre, incorregible, enseñando.

 El libro que aún conservo desde mi lejana infancia, cuando lo leía sin imaginarme que algún día el autor del dibujo, que me impresionaba por la perfección, sería mi maestro y amigo.

 Algunas veces, en IDA, Pereyra comentaba sobre lo que estaba haciendo y a veces nos maravillaba mostrando alguno de los originales del martín Fierro; cuando publicó, por supuesto, fui de los priemros en comprarlo y llevárselo para que me lo firmara.



 Algunos de sus magníficas ilustraciones, entre ellas, tapas de la célebre colección Robin Hood. En la tapa de Heidi, retrató a su pequeña hija.

Pereyra, que falleció en 1996, además de un excepcional ilustrador, fue un gran maestro que supo crear un cálido ambiente en su escuela, IDA, donde muchos aprendimos, hicimos amigos, compartimos brindis y memorables veladas con grandes artistas como Ángel Borisoff, Bayón, Julio Schiaffino, Lucho Olivera, Aniano Lisa, Sergio Mulko, Robin Wood, Ricardo Villagrán, y tantos otros, tantos compañeros, tantos amigos que todavía conservo, ocasiones en las que casi inadvertidamente nos fuimos haciendo parte de aquel mundo maravilloso del dibujo y la historieta en el que él brillaba con luz propia.
Su otro gran amor, el rugby, también se vio reflejado en admirables ilustraciones.

En mi caso personal, puedo decir que a su lado no sólo adquirí una sólida formación como dibujante, sino un espacio amigable donde pude  olvidar la soledad que rodea al que se viene desde el interior persiguiendo un sueño de dibujante, que él, Pablo Alejandro Pereyra, el querido Indio Pereyra, hizo posible con sus enseñanzas y su ejemplo.

 Pereyra en 1994

Por eso, en este Día del Dibujante, ¡un afectuoso recuerdo para el maestro de maestros, el amigo, el DIBUJANTE, PABLO ALEJANDRO PEREYRA!