miércoles, 26 de octubre de 2011

Dibujados, "el evento de Buenos Aires"

Últimamente han proliferado los eventos historietísticos de gran nivel en distintas ciudades de nuestro país. Menos en Buenos Aires. Al menos, hasta que apareció Dibujados.


En su tercera edición, los días 14 y 15 de octubre, este cálido encuentro de historietistas realizado nuevamente en un simpático hostel ubicado en Maipú 306, demostró que ya está en condiciones de ocupar ese lugar inexplicablemente vacante: el de ser "el evento historietístico" de La Reina del Plata.

Al llegar me encuentro a Oenlao, ya instalado en en la mesa de La Duendes, en un espacio generosamente cedido por la gente de Dibujados; prestamente ocupan su lugar  mis libros ¡¡Juan Moreira!! y Fusilen a ¡¡Dorrego!!

Enseguida, veo a Clemente Montag , veterano dibujante de las editoriales de Dante Quinterno y García Ferré con sombrero de Pitufo... ¡todo es posible en Dibujados!


El sombrero se debía a que Clemente presentaba su imaginativo libro para colorear Los Pitruchos, una aguda parodia de los enanitos azules más famosos. Me reencuentro con el exitoso escritor y guionista Luciano Saracino, a quien despidiera una semana atrás en la terminal de ómnibus de Concordia; el mundo de la historieta es un pañuelo, no hay vuelta que darle...


Diego Párés, en un rapto de generosidad, me obsequia su flamante libro,  Correrías del Sr. y la Sra.Rispo, lo que le agradezco muchísimo: hacía tiempo que no me reía tanto con las deirantes aventuras de estos increíbles personajes.


También recibo del desenfadado humorista cordobés Pito Campos, varios ejemplares de Risotto, un excelente fanzine de humor gráfico que demuestra que la legendaria revista Hortensia ya tiene quien la suceda.





Final de fiesta con una emocionante sorpresa: al comienzo de la charla que íbamos a dar con Maicas, Montag y Setro, ¡nos premian con un hermosos diploma a cada uno en reconocimiento a nuestra trayectoria artística!




Cuando pude hablar, sólo atiné a recordar mis comienzos en IDA, cuando festejamos mi cumpleaños y me sentí parte del mundo del dibujo; ahora reviví aquel cumplimiento de un sueño maravilloso: sentirme rodeado por el afecto y la aceptación de mis colegas pertenecientes a esta cofradía incomparable de locos, creadores, bohemios y profesionales de la narración con imágenes.


Luego, la charla se serena, tocando distintos aspectos de la trayectoria de cada uno, la voz grave de Maicas, el entusiasmo y el humor de Montag, las lágrimas a punto de brotar en El Bruno, conmovido por haber cumplido su sueño de poder traer aquí a su maestro, un prócer de los fanzineros, Setro, el equilibrio de Saracino oficiando de moderador, anécdotas risueñas, análisis impetuosos, conclusiones, nostalgias...


 Agradezco a Luis Roldán (Lubrio), uno de los esforzados organizadores, junto con El Bruno, El Gory, Verónica Roldán y Anita Di Sarli.


Al día siguiente, el evento recibió todavía más gente y aprovechamos para reunirnos con los compañeros de La Duendes, que acudieron en tropel. Tengo el gusto de conocer en persona a varios, entre ellos el talentoso E. H. Edmunds.


La ilustradora Eugenia Suárez, venida especialmente desde Junín, me dio la alegría de conocerla personalmente, después de más de un año de haber colaborado conmigo via internet, coloreando digitalmente con mucho talento la historieta de Orquídeo Maidana que se expone actualmente en el Hipódromo.


De pronto, llega a mis manos un ejemplar de la recién presentada Híbrido, donde se lucen Fer Gris y Gala Comic, junto a su maestro Quique Alcatena y otros dibujantes, dando forma a un magnífico fanzine con mucho futuro. ¡Me la llevo!





El mismo Alejandro Aguado, patagónico de ley, de paseo por la Capital, se hizo presente; aquí lo vemos junto con Mariano Antonelli, Keki y Diego Aballay, entusiastas jóvenes valores de la editora patagónica.


¡Llegamos a ser 23 personas en la mesa de La Duendes, a la salida de Dibujados! Una noche excepcional! Patagónicos y porteños compartiendo alegremente camaradería, planes para el futuro, intercambio de dibujitos, brindis y pizza a discreción...


Entre otros, Nehuén Py, Guada, Oenlao, Antonelli, Esteban Espósito, Daniel Galantz, Gala, Lea Caballero, Massaroli, Aguado, Edmunds y Sergio Castro

 Castro, ..., ..., Galantz, Aballay, Guada, Antonelli, Massaroli, Aguado, Fer Gris, Espósito, Taro, Nehuén y Edmunds

Dibujados promete seguir creciendo el año que viene. Ya se está hablando de hacerlo en forma semestral, así que en marzo o abril nos reencontraremos, seguramente, con la alegría y el amor por la historieta de siempre. ¡Gracias por todo, amigazos!

sábado, 22 de octubre de 2011

Orquídeo Maidana en La Eterna Sonrisa, el homenaje a Carlitos Gardel en el hipódromo de Palermo

Todo sobre:

La Sonrisa que Canta, el Homenaje a Carlitos Gardel

El  jueves 13 de octubre, en el Hipódromo de Palermo se realizó un homenaje a nuestro máximo ídolo tanguero, consistente en la inauguración de una amplia muestra de ilustraciones, historietas y pinturas de conocidos artistas.La organización corrió a cargo de Phos Galería de Arte Contemporáneo.

La nota completa, con todo lo que ocurrió en una noche impar, en el blog personal de nuestro guapo: La Esquina de Orquídeo Maidana.

La exposición, en el Salón de Planta baja de Tribuna Paddock, Av. Del Libertador 4101,  permanecerá abierta hasta el 8 de noviembre, de miércoles a lunes, de 17.30 hasta las 22.00 horas, con entrada libre y gratuita.

sábado, 15 de octubre de 2011

Feria del libro de Concordia, presentación, charla y más allá


¿No es extraño que después de 30 años sin regresar a un lugar en el que lo pasamos bien al conocerlo por primera vez, volvemos, y a los pocos meses ya estamos de nuevo ahí? No, si la segunda vez también la pasamos bien o mejor todavía, como en este caso. ¡Se entiende?

La IV Feria del Libro de la cálida y tranquila ciudad de Concordia, en la provincia de Entre Ríos, me vió llegar de nuevo tras haber presentado allí mi libro ¡¡Juan Moreira!! en el mes de abril. Otra vez Saltalibros fue la emprendedora librería que me convocó, y la Biblioteca Serebrinsky fue el lugar en que pude desarrollar mi actividad con la generosa colaboración de todos sus integrantes.


Una tremenda lluvia acompaña mi viaje y persiste durante todo el viernes 7 de octubre. No hay un alma en la feria. Por suerte, no falta el mate en el simpático stand de Saltalibros para esperar el momento de la presentación, este mismo día. El cielo gris y la llovizna no impiden que me largue a caminar y que me pierda una y otra vez por las calles de la ciudad desierta.


Llegan las 20.30 y arrancamos. Luego del video de rigor, comienza el profesor Osmar Aguilar desplegando la vida del héroe de manera ágil y entretenida, de manera que el público se va poniendo al tanto de quién fue y qué hizo Manuel Dorrego. Cuando me llega el turno, ya puedo seguir adelante con anécdotas y hechos poco conocidos del Mártir de Navarro. Finalmente, cuento cómo llego a dibujar esta vida tan injustamente tronchada, y cómo llegamos a publicar el libro con la editora La Duendes. Entre los asistentes, amigos de la revista local Panza Verde, decana del humor en todo el país.

 La Biblioteca Serebrinsky

Rubén Bitz, conductor de Panza Verde, escucha atentamente la charla


Lo más lindo de las charlas es el momento después, cuando la gente se acerca y comenta, pregunta más cosas, demuestra un interés por el tema que es la principal satisfacción del que cuenta una historia. El resto, firmar ejemplares, quedarse hasta que las velas no arden. Estirar las emociones de una presentación que salió mucho mejor de lo que el día prometía.


Saracino, Da Costa Leites y Massaroli

Al día siguiente, la feria empieza a mostrar más concurrencia. Almorzamos unos sándwiches a orillas del río Uruguay, con nuestra guía y anfitriona Laura Pérez, responsable de Saltalibros, y Luciano Saracino, el brillante escritor y guionista. Pasamos por el castillo de San Carlos, en busca del fantasma de Saint Exupery y ya para mi es la hora de la siesta. Impostergable siempre, pero más en la tierra de los Panzas Verdes, adeptos incondicionables del saludable hábito. Permiso...


Mate con bizcochitos en el stand, gente, libros, la feria empieza a tomar un ritmo normal. A las 19, damos comienzo a una nueva charla en la Biblioteca junto con Luciano, el dibujante local Daniel Mendoza y el dibujante y músico punk, Max Vadalá, sobre el tema "Vivir haciendo historietas." Es decir, las mil y una locuras de los que nos ocupamos de esta maravillosa profesión.

El trío "La Duendes"... casualmente, tres de los cuatro charlistas colaboramos con el valioso grupo patagónico


Mendoza, Saracino, Massaroli y Vadalá

Todo resulta muy variado y entretenido, dados el notable humor y dinamismo de que hace gala Luciano, la seguridad del joven Mendoza y el contraste que produce naturalmente la óptica punk de Vadalá. La gente se muestra muy interesada y contenta con la descripción que cada uno hace de su vida profesional. Como broche de oro... ¡se me aparece un Massaroli entrerriano! Primera vez que conozco a un portador de mi apellido que no pertenece a la rama de mi abuelo italiano. Emocionante de veras.


Con el Massaroli perdido, Pablo, con el que algún antiguo ancestro compartiremos, seguramente

El domingo a la mañana me sorprende la cantiodad de gente en la feria. Hay sol, es otra cosa. Igualmente me hago un tiempo para ir a recorrer la costanera. El río Uruguay es un remanso de paz, un descanso para la vista, un amigo.


A la tarde, la feria desborda: un desfile incesante por el stand de Saltalibros donde firmo ejemplares de mis libros acompañado por la simpatía de Gaby y Gladys, que le están dando una mano a Laura, como buenas amigas. Me asombra la cantidad de chicos que se interesan por las historias de Dorrego y Moreira. Esto es muy alentador.

Un hábil artesano y buen amigo: el "Conejo" Tapichi Díaz y su simpática hija

Con Sebastián Pitta, Tomás Astelarra, y Rubén Bitz

Mateamos en el stand de la revista Sudestada con Tomás, que lo atiende con muy buena onda, y la gente de Panza Verde. Conozco a un personaje legendario de la zona: don Jorge Mario, autor entre tantas cosas de dos películas de culto: Winchester Martin y Kidnapping, lo que lo llevó a convertirse recientemente en protagonista del exitoso documental Amateur, de Néstor Frenkel. La charla se prolonga y finalmente intercambiamos nuestras obras. El tiempo se desliza insensiblemente entre tanta agitación y cuando me quiero acordar ya es hora de partir: el ómnibus no espera.


Saltalibros no iba a dejarnos ir con las manos vacías, así que nos obsequió con sendas tablas artesanales para picadas, hechas por el "Conejo" Tapichi Díaz, un tipazo. ¡Gracias a ambos!

De vuelta en la paz de mi estudio, escribir esta reseña, ver las fotos, rememorar los buenos momentos es estirar un poco más la despedida, siempre inexorable. Quedan las ganas de volver, los amigos, los proyectos que van surgiendo a medida que vamos conversando... todo eso me permite decir con alegría: ¡Hasta pronto, Concordia!

¡Y gracias por todo!

jueves, 6 de octubre de 2011

DuckTales criollos

Hace un tiempo empecé a colaborar con la editorial norteamericana Boom! Studios. Fundada en 2005, viene publicando una buena cantidad de revistas, entre ellas, varias con los personajes de la Disney. No hace mucho decidieron sacar una nueva, con viejos conocidos de todos nosotros: los patos creados por Carl Barks, el Tío Patilludo y los Sobrinitos, que en la década del '80 fueron llevados a la televisión; o sea, las famosas Pato-Aventuras o, para decirlo en su idioma original: Duck Tales.

   Tapa del número 1, dibujada por Castellani, y el guonista, Spector

Un llamado de emergencia de uno de sus editores, por recomendación de un buen amigo, me puso a trabajar inmediatamente en el número 1 de la nueva revista, que apostaba fuerte:  el guión pertenece nada menos que a Warren Spector, creador del exitoso videojuego EpicMickey.  Las primeras páginas las había dibujado el argentino Leonel Castellani, quien debió abandonar luego el equipo.


Esta vez no podía contar con mi pasador a tinta habitual, Raúl Barbero, convocado por Manuel García Ferré para animar en su nueva película, así que recurrí a mi viejo amigo Rubén Torreiro, con quien habíamos compartido trabajos en varias ocasiones.

 
 Aquí me pusieron a prueba:  tenía que dibujar viejos villanos creados por Barks. ¡Hubo que rastrear por internet y viejas revistas para dar con ellos!

Debido al apuro, no pudimos dibujar más de tres páginas, quedando el resto a cargo del estudio brasileño Magic Eye. No es ésta la mejor forma de dibujar una historieta, pero el objetivo de publicar a tiempo se cumplió.


A partir de ahí, continuamos dibujando los guiones de Warren, cada vez más páginas por número, siempre con el mismo apuro, que obligaba a entregar página por página. En el número 2 hicimos 13 páginas, 18 en el número 3 y al fin la historieta completa en el número 4: ¡22 páginas!

 

Continuamos colaborando con los números 5 y 6, pero sólo con el lápiz, ya que del entintado se encargó James Silvani, gran conocedor de los innumerables personajes que acompañan a Darkwing Duck en sus aventuras. Esta saga en realidad, pertenece a la categoría de las llamadas cross over, es decir, donde se mezclan universos distintos. En este caso, el de los DuckTales con el del pato Darkwing. Habiendo dibujado a esta versión plumífera de Batman allá en los tiempos de la Disney Adventures, fue un lindo reencuentro.


Veremos cómo sigue esta aventura, pero desde ya quiero agradecer a la gente de Boom! que ha confiado en mí para dibujar en tiempo record estas historietas. ¡Parece que hay patos para rato!