miércoles, 4 de abril de 2012

Participando del Festival Internacional de las Artes de Costa Rica...



Invitado por La Pluma Sonriente, activo grupo de dibujantes costarricenses conducido por el talentoso artista colombiano residente en San José, Oscar Sierra Quintero (Oki), y el director del festival, Anselmo Navarro Prados y la encargada de la sección de Letras, Hazel Fernández Astorga, llego a San José el jueves 22 de marzo de 2012. Me esperan pocos pero intensos días en el prestigioso Festival Internacional de las Artes de Costa Rica.

En el mismo avión, también invitado al Festival,  viaja una leyenda viviente de nuestro rock nacional: Miguel Cantilo, ¡sí, el de La Marcha de la Bronca, La Gente del Futuro y tantos, tantos éxitos!

Por las calles de San José, a cada paso se encuentran muestras de un excelente arte callejero.

El viernes 23, a las 18, comienza la charla sobre la Historieta y el Imaginario Colectivo en el Instituto de México

Me acompañan el conductor del grupo La Pluma Sonriente, principal propulsor de la historieta en Costa Rica, Oscar Sierra Quintero, y el artista guanacasteño al (norte del país)  Ronald Díaz, (Rodicab)


Coordina la doctora en semiología y vicerrectora de la Universidad de Costa Rica, María Pérez Yglesias

El público, entusiasta y participativo, no deja de intervenir aportando la experiencia de cada uno, enriqueciendo la charla



 Massaroli, Rodicab, la doctora Yglesias y Sierra Quintero, al final de la charla, que se prolongó mucho más del tiempo previsto, ante el interés de la gente y nosotros mismos por ahondar en los misterios del Imaginario Colectivo, el cine, la historieta y muchas cosas más.

Como siempre, me hago tiempo para salir a caminar sin rumbo por las dalles y de pronto me esncuentro este impresionante grupo escultórico llamado "Los Presentes", en pleno centro de San José

El sábado 24, con Oscar en el stand de La Pluma Sonriente, instalado en el cotrazón del festival: el parque La Sabana, muy parecido a nuestro Palermo.


Con la responsable de la sección literaria del Festival, Hazel Hernández, quien se ocupó de todos los detalles de mi estadía con simpátía y eficacia.

Durante un par de horas, Óscar y yo ocupamos la tarima central, recibiendo la visita de mucha gente que se interesaba por mis trabajos, brindando una calidez y amistad notables,

El lago central del parque La Sabana, un remanso en una ciudad de por sí bastante tranquila, al menos, para la febril óptica de un porteño

Óscar dando rienda suelta a su vocación de caricaturiosta, una de las tantas facetas de este incansable artista y emprendedor colombiano, largo tiempo ha residente en Costa Rica.

Así se ve el Festival desde el stand donde exhibo mis dibujos.

Más de mil artistas invitados provenientes de todo el mundo transitan por un Festival de 10 intensos días de duración. Entre ellos, el conmovedor narrador Boni Ofogo, quien a pesar de ser oriundo de Camerún, demostró un dominio perfecto del idiopma castellano.

Al caer la tarde, llega el infaltable Ronald, fiel compañero de Óscar en la lucha por una historieta costarriqueña con raíces históricas nacionles

Broche de oro en el Festival: Miguel Cantilo rememora sus más grande éxitos para un numeroso público



Al día siguiente, cuando la partida es ya inminente, los amigos vienen a despedirme. ¡Intercambiamos libros y dibujos, por supuesto!

Un gran trabajo de Sierra y Rodicab: las antiguas leyendas de Costa Rica, contadas en impactantes historietas. ¡Un acamino a seguir!

El primer libro de historietas del prolífico Rodicab, un autodidacta de largo aliento, otro de los obsequios que agradezco a los amigos de La Pluma Sonriente.


Al día siguiente, ya despidiéndonos, no sin cierta nostalgia, no podíeos dejar de visitar el Museo Nacional

Un dibujo de Robert Crumb me sorprende al entrar.

Nueva sorpresa: varios grabados de Gauguin, me atrapan por largos momentos, así como dibujos de Picasso, Degas, Andy Warhol...

La calle es también un gran museo permanente de inspirados autores anónimos.

Hoy en día la facilidad de viajar ha producido que las estadías se abrevien hasta lo indispensable. Los invitados llegamos por dos o tres días, cumplimos nuestra misión de difusión de nuestra obra e intercambio con los artistas que conocemos y partimos. Queda para una nueva visita a este hermoso país el profundizar en su conocimiento y lograr encarar algunos proyectos con la fervososa gente de aquí.


 Compartir un desayuno con Miguel Cantilo y el escritor Jorge Boccanera, charlar con el narrador Boni Ofogo, oir  recitar a los mejores poetas, tocar a los mejores músicos y compartir con mucha gente el amor por la historieta, son experiencias que sólo un festival de esta magnitud puede brindar. Me marcho muy contento, lleno de ideas y proyectos nuevos. Han sido días de mucho trajín y mucho entusiasmo, sin duda, días inolvidables.
¡Muchas gracias por todo, Costa Rica!