martes, 30 de mayo de 2017

1987, cuando los Pitufos venían marchando


Fue un año de enorme actividad en el estudio de Jaime Díaz, 1987, cuando dibujamos layouts para un par de largometrajes de Los Picapíedras y Los Supersónicos y el resto del año, Pitufos, Pitufos... ¡y más Pitufos! Aquí, los dibujantes "serios" empezaron a desaparecer y fuimos quedando sólo los que nos "animábamos" a pasar de Rambo a Scooby Doo y viceversa, sin parpadear.









Con uno de sus más cercanos colaboradores, Armando Dacol, en el estudio de la calle Perú

Algún día habrá que contar la historia del enorme estudio que Jaime levantó en la calle Perú al 500, donde llegaron a trabajar decenas de dibujantes, entre ellos, los mejores profesionales del momento; maestros como Néstor Córdoba, Carlos Pérez Aguero, Natalio Zirulnik, Alberto Grisolía, Carlos Constantini, Ubaldo Galuppo, Falín, Silvia Nanni, y tantos otros, produciendo toda clase de animaciones y layouts para Hanna- Barbera, Walt Disney, Ruby Spears y otros grandes estudios.Desde 1983 hasta mediados de los '90, Jaime Díaz Producciones fue la meca del dibujo animado en la Argentina. Y una gran escuela: de allí salieron muchos de los profesionales que hoy descuellan en la profesión.

Épocas de gloria del estudio, en 1984. Arriba: Horacio Saavedra, Dacol, Jaime Díaz, Barbero, Mordillo, Cedrés, Caro, Quartieri, Álex Salas, y Constantini. Abajo: Cativa, Luque y Sánchez









Los dibujos que anteceden son parte de escenas de diversas películas de los Pitufos, denominados layouts, en las que trabajé, y que me han quedado por alguna razón, ya que generalmente se entregaba todo el material, que partía hacia rumbos tan disímiles como Los Ángeles y Taiwan. Fue un año de mucho trabajo, muchas vivencias, que conservo en mi memoria como "1987, el año de los Pitufos".