viernes, 26 de marzo de 2010

La Segunda Convención Nacional de Dibujantes Independientes de Santa Fe

Conocí a Ramiro Rossi y y otros integrantes de la ADI (Asociación de Dibujantes Independientes de Santa Fe) en Dibujantes, el sensacional evento que convocó en noviembre del año pasado a historietistas, ilustradores, guionistas y animadores de todo el país en Rosario.


A partir de allí quedamos en contacto y es así como me encontré el domingo 21 de marzo, llegando al Teatro Municipal 1° de Mayo, una joya arquitectónica, invitado a compartir la jornada con colegas y amigos.
Cálido y cordial, el recibimiento fue sólo el anticipo de lo que sería la Convención. Tuve un panel para exponer mis dibujos y descubrí gratamente sorprendido, que la barra del ADL de Rosario, con Carlos Barocelli a la cabeza,  también había llevado algunas páginas mías para exponer, precisamente los que había presentado anteriormente en Dibujantes. Al mismo tiempo, se estaban colgando muchos y muy buenos trabajos.

Hubo una larga ronda de presentaciones, donde formamos una vasta "media mesa redonda" y fuimos enterándonos de quién era y que hacía cada uno de los asistentes, llegados de lugares como Buenos Aires, Quilmes, Ituzaingó, Rosario, Santo Tomé, Barrancas, Paraná, Tucumán y, por supuesto, Santa Fe.
Allí estaba también la cámara de Juan C. Buhajeruk, registrando todo lo que pasaba para su programa de televisión por cable De un Trazo

No faltaron las sabrosas empanadas para hacer un alto,  reponer fuerzas y tener la ocasión de abrazarnos con don Osvaldo Laino, figura central del día, Keki Un Puntito y Javier Suppa, de Buenos Aires, César Carrizo, el caudillo de UNHIL y Dibutopía, emprendimientos tucumanos pioneros en este tipo de actividades, el rosarino Kiro, que venía de inaugurar la Cooperativa Cultural Rosario el día anterior,  Fioramonti, Osmi, y muchos artistas más.


Hubo una charla sobre marketing, tema importantísimo para los artistas que viven de casa al tablero y del tablero a casa, sin mucha experiencia en eso de vender y negociar. A todo esto, la lluvia que impidió sacar los paneles a la Peatonal San Martín como estaba planeado, amainaba y el teatro empezaba a llenarse de gente ávida, no sólo de ver los trabajos expuestos, sino de comprar algunas de las artesanías en venta o un dibujo autografiado de los dibujantes presentes.


A las 17.30 me correspondió desarrollar un taller sobre cómo "contar" una página de historietas en "estilo Disney" en compañía de Osmi y Gonzalo Geller, que dictaban sus propios talleres en el mismo lugar, lo que resuló ser una experiencia muy interesante.

Mis "alumnos", niños todos,  me sorprendieron gratamente al tomarse muy en serio la consigna del taller y ponerse a dibujar con una concentración y creativcidad envidiables.


 

Siguieron exposiciones de las distintas agrupaciones de dibujantes, que contaron sus experiencias de autoempleo y microemprendimientos, de trabajo comunitario, en cooperativa, de cara a la gente, todas iniciativas muy valiosas y que van pavimentando el camino hacia el fortalecimiento de la historieta nacional, una que cuente nuestras historias, nuestra problemática y nos brinde nuestras propias soluciones.



Oímos con interés a los integrantes del Círculo de Dibujantes Santafesinos, a Javier Suppa y Keki compartiendo sus experiencias en la organización del Festival Internacional "Viñetas Sueltas" y las actividades del Movimiento "Banda Dibujada" de Difusión de la Historieta para Niños, del que forman parte, así como del grupo patagónico La Duendes, que desde hace un tiempo me ha hecho el honor de contarme entre sus colaboradores.



 Descolló la charla de Carrizo, quien demostró ser un verdadero showman, caminando el escenario con seguridad y humor, nos habló de cómo socializar la historieta y preparar a los docentes para que utilicen la técnica de la historieta en la escuela; también nos puso al tanto de emprendimientos como el Tintanakuy y Tucumanga, que fueron abriendo el camino al abanico de asociaciones que crecen actualmente por todo el país.

Mientras tanto, En el hall del teatro se realizaban "Dibujos por la Vida" a beneficio de la Fundación Mateo Esquivo de Ayuda al Niño con Cáncer...

Al salir, fue el momento de admirar los trabajos de los dibujantes santafesinos integrantes del original Paseo de los Dibujantes, único en el país; , entre ellos, el excelente fileteado porteño de Carlos Pecorari, los libros artesanales de Ariana Beilis y las microediciones de Gonzalo Geller. No daba el tiempo para más, aunque había mucho y muy bueno para ver.


Era el momento de las fotos con los amigos, los abrazos y las consignas para la próxima vez que, sin duda, llegará más lejos aún, merced al trabajo admirable de Rossi, quien puso todo de sí para que esto funcionara de la mejor manera y lo consiguió, y la gente de Santa Fe, que lo acompañó esforzadamente.


Finalmente, compartimos una frugal cena entre los pocos que quedábamos (ya habían partido rosarinos y tucumanos), comentamos los notorios avances de los grupos regionales de dibujantes (algo nunca visto en mis tiempos de Columba), y brindamos por los felices momentos vividos y por un pronto reencuentro Poco después nos marchábamos, un poco tristes, quizá, por lo corto que se nos hizo ese largo domingo con amigos, pero llenos de ideas e inquietudes a desarrollar en nuestros respectivos ámbitos.
¡Gracias por todo, Santa Fe!