jueves, 17 de junio de 2010

Mi primer trabajo, allá por junio de 1973.

Hay un entrañable  blog llamado: Aventuras de Hijitus y Desventuras de Larguirucho , creado por el amigo Luis Ardouin (Lardouin), un entusiasta seguidor de la obra de García Ferré. No lo conozco personalmente, pero nos comunicamos a través de nuestros blogs y hace unos días me ha sorprendido muy gratamente con una dedicatoria que me llena de emoción.
 
 La historieta que subió a su blog y me dedica, ¡es nada menos que la primera en que trabajé, allá por junio de 1973, cuando ingresé al equipo de dibujantes que hacía esas dos revistas: Aventuras... y Desventuras...! Un comienzo modesto, eso sí: me tocó pasar a tinta los fondos de esta historieta. Pero para mí, ¡era la puerta de entrada a un mundo maravilloso!
La empresa estaba en la calle Viamonte al 700. Me ubicaron en un gran salón donde, entre otros, me encontré en aquel momento con el ilustrador Leandro Sesarego, Aníbal Rodríguez Uzal, Gladys Esquivel, el "jefe", Rafael Bossio, Roberto Bat y el que fue a partir de ahí un gran amigo para toda la vida: Raúl Barbero.
Allí tracé mis primeras líneas como profesional, con trazo tembloroso e inseguro, quizá, pero feliz por comenzar mi carrera como dibujante de historietas, el sueño que me había llevado, sólo dos años antes, de Villa Ramallo, mi pueblo, a la gran ciudad. Empezaba a transitar un largo camino.  Hoy, le doy las gracias al amigo Luis, por permitirme el reencuentro con esas queridas páginas de las que el tiempo me había despojado! ¡Casi, casi, ¡se me pianta un lagrimón!