jueves, 8 de septiembre de 2011

Presentación de Fusilen a... ¡¡Dorrego!! en la Biblioteca Nacional

Llegó el día. Era el martes 30 de agosto de 2011, a las 19 horas habíamos anunciado la presentación del segundo libro que me publica La Duendes: Fusilen a ¡¡Dorrego!!, la historieta que viene publicándose todos los martes en el blog Historieta Patagónica después de dormir el sueño de los justos durante más de 20 años.
 
Szilagyi, Gil, Smilton Roa, Massaroli y Rep

La sala Juan L. Ortiz de la Biblioteca Nacional estaba igual que el año pasado; fue como volver al hogar. Aquí había presentado a ¡¡Juan Moreira!! hacía poco más de un año, bajo un frío polar. Por lo tanto, todo me resultaba conocido y los preparativos se desarrollaron con más comodidad; uno ya se sentía un poco "dueño de casa". Ya no hacía tanto frío.

Esperando a Brienza, con Miguel Rep

No faltó la cuota de suspenso, sin embargo. Eran cerca de las 19.30 y no sólo el público demoraba en aparecer, sino que uno de los panelistas, el periodista e historiador Hernán Brienza, no daba señales de vida, con lo que fuimos demorando el inicio de la charla. Finalmente, pasadas las 19.30, decidimos arrancar, ocupando la silla vacía nada menos que  Lito Fernández.

 Todo Géminis con Lito Fernández: Ramón Gil, Gaspar González, Massaroli y Silvestre Szilagyi

Un verdadero lujo tener al que no dudo en llamar mi Maestro y Amigo, una persona excepcional y un talento fuera de serie en la historieta argentina. Me dio la grata sorpresa de responder a mi invitación con su presencia y resultó natural pedirle que compartiera la mesa con Miguel Rep y Germán Cáceres. Lito aceptó sin vacilar, con lo que mi alegría se multiplicó considerablemente.


Arrancó el escritor y colaborador de La Duendes, Germán Cáceres, quien desarrolló un prolijo examen de las cualidades que supo encontrarle a mi historieta sobre la vida del líder federal y mártir de la causa del pueblo, el coronel Manuel Dorrego. El avezado escritor demostró ampliamente haberse leído las 110 páginas del libro, sin que se le pasara por alto el más mínimo detalle narrativo. A partir de su alocución, todos los presentes (que a esta altura ya eran numerosos), sabían perfectamente la forma en que había sido dibujada la historieta.


Lo siguió Lito, quien no había tenido tiempo de ver el libro, pero supo darle un cariz emotivo y profundo a sus palabras, recordando los tiempos en que llegué a su casa con mi carpeta llena de sueños bajo el brazo y él fue capaz de darme un tablero a su lado, un guión ¡de Dennis Martin!  para empezar a trabajar y toda su buena voluntad para poco a poco ir enseñándome los secretos del dibujo "serio" o realista.


Continuó mi viejo y querido amigo Miguel Rep, quien empezó hablando de Dorrego, a lo que lo autoriza el haber tenido a la historia nacional como tema principal de varios de sus libros; pero finalmente no pudo con el genio y empezó a contar antiguas anécdotas de nuestra juventud, cuando compartíamos aventuras y peligros en la Asociación de Dibujantes, en la revista Caras y Caretas, en los años difíciles del funesto Proceso que nos tocó vivir. Fueron momentos muy divertidos, aunque también hubo un instante de verdadera pena al recordar a un querido amigo de aquellos tiempos, Peni, fallecido hace muy poco, y que nos acompañara aquí mismo el año pasado cuando Moreira...

Me tocaba a mi cerrar la charla, y entusiasmado por la calidad y el afecto brindado por los que me habían prededido, no me resulto dífícil explayarme. Hablé sobre las distintas influencias que me llevaron a dibujar la vida de un héroe que no era tan conocido en aquellos tiempos en que lo escribí y dibujé, 1984, pero que merecía serlo con creces, como fui descubriendo a medida que investigaba su vida y hazañas para poder dibujarlas. Fue muy alentador ver cómo la gente oía y se interesaba por saber más sobre el que fuera llamado "El Padre de los Pobres".


Daba por terminada la charla cuando noto movimientos entre el público y una figura conocida que avanza, decidida: ¡llegaba Henán Brienza! El hombre había salido poco antes de La Plata y atravezó los 60 kilómetros a velocidad record para llegar justo a tiempo. Como él dijo: no lo hizo por mi sino por Dorrrego. El escritor y periodista, autor de El Loco Dorrego, libro de cabecera de Hugo Chávez, a quien se lo recomendó nada menos que Cristina Fernández de Kirchner, le dio seriedad histórica al evento al explicar el significado del Mártir de Navarro en la historia nacional, y comparándolo sin vacilar con Juan Moreira, otra figura legendaria en cuyo culto coincidimos.

Brienza, quien supo poner un certero broche de oro a la charla

Luego, todo fue un alegre caos de libros a firmar, amigos que abrazar, brindis por hacer y empanadas que devorar. No faltaron los amigos que dieron una mano, como Gaspar y Ramón, con lo que demostraron una vez más que el espíritu del estudio Géminis sigue vivo; también estaba Frank Szilagyi, fundador del mismo. Los compañeros de estudios en el IDA tampoco podían faltar: Marta, Colamussi, Juaro...  una nutrida delegación de La Duendes se hizo presente: Aballay, Galantz, Oenlao, Ríos Blanco... en fin, pasado y presente convocados por la amistad y el interés por nuestra historia nacional.

     Mirian Lucchetto, brillante ilustradora y conductora de El Cuarto Ojo 

Patricia Szilagyi, talentosa pianista del Quinteto Negro e hija de un gran amigo

 Debo agradecer la colaboración de Beto Noy y Los Grutynos, que aportaron el exquisito vino patagónico con el que brindamos, y a Sabores Artesanales Tía Marilú, que pobló las bandejas de riquísimas empanadas ramallenses. Esta vez la gente de la Biblioteca nos tuvo toda la paciencia y nos quedamos hasta las diez de la noche, cuando llegó el momento de levantar campamento, cosa que no resultaba fácil, porque la verdad es que la estábamos pasando muy bien.

El feliz papá de la pianista, Frank Szilagyi

 Walter Alarcón, otro gran amigo de aquellos tiempos heroicos

 Raúl Barbero, compañero de tantos años de Larguiruchos y patos y amigo de toda la vida

Rubén Torreiro y Ubaldo Galuppo, compañeros y amigos desde los tiempos de Jaime Díaz
 
 Los compañeros de estudios en IDA no me iban a dejar solo: José Colamussi, Juaro y Marta Ayala

Ríos Blanco, Szilagyi, Oenlao, Diego Aballay, Galantz, Gabriel Rearte y Massaroli

 No podía faltar un final de fiesta con el grupo de amigos que tuvieron la paciencia de esperar a que todo estuviera listo y desafiando el frío reinante terminamos la velada al pie de respetables pizzas, con la satisfacción del deber cumplido y la alegría de sentirme acompañado por tanta gente entrañable. Una noche para no olvidar.

 Gil, Roa, Ribeiro, (¿...?), Rolkiem, Avilez, Massaroli y Ferruchelli, una mesa con gran mayoría de los entusiastas integrantes del grupo Woodiana