martes, 26 de marzo de 2013

Cuando dibujé a Haakon, el personaje de Oesterheld y Lito Fernández

 
A fines de 1974 me encuentro con Lito Fernández en un bar de la avenida 9 de Julio, a media cuadra de las oficinas de la editorial Record. Con él estaba el que sería un gran amigo de toda la vida: Silvestre Szilagyi. A raiz de ese encuentro, empecé a enseguida a trabajar con Lito. Una colaboración que duraría casi dos años y fue la verdadera escuela en la que aprendí la técnica de la historieta, al lado de un MAESTRO con todas las letras, excelente persona y del que me precio, todavía ahora, de contar con su amistad inclaudicable.



La nota completa, en el blog donde recuerdo una de mis historietas por año: 

Contando las Cuarenta (40 años - 40 historietas)