sábado, 9 de enero de 2010

Así fue el Día de la Historieta - 4 de septiembre de 2009

El 4 de septiembre se festejó pór cuarto año consecutivo el Día de la Historieta en el Centro Cultural Plaza Defensa, San Telmo, Buenos Aires. Allí concurrí, invitado por Felipe Ávila (Rebrote), acompañado por el animador Natalio Zirulnik y Alejandro Tempesta. El lugar estaba lleno de entusiastas del género y me encontré con muchos amigos dibujantes, guionistas y escritores.

Ibáñez, Casalla, Fernández y Oswal
Allí andaban Carlos Casalla y Oswal recibiendo sendas distinciones a sus magníficas trayectorias; supe que había estado Silvestre Frank Szilagyi y me lo perdí por un ratito; también Diego Ibáñez, el escritor Germán Cáceres, Andrés Accorsi, de Comiqueando, Manuel Cativa, Rolkiem, Marcelo Pulido, de Historieteca, el creador de Blancas Murallas y gran amigo, Ariel Avilez, Alejandra Márquez oficiaba de animadora, lo mismo que Ávila, en fin...




El caso es que al llegar noté miradas entre asombradas y perplejas que convergían sobre mí; ¿a qué se debía esa inesperada atención? Todavía no había cometido ninguna tropelía...

La incógnita se desveló más adelante, cuando supe que un rato antes de llegar, se había proyectado un video con fragmentos de una entrevista del 2008, realizada por la gente de Rebrote, en el que yo aparecía respondiendo sobre qué es para mí la Historieta...
Bueno, para los que no lo vieron en esa ocasión, acá está el video:



Gracias al esfuerzo de algunos empecinados visionarios amantes de la historieta (entre ellos Mariano Chinelli, Alejandra Márquez, Fabio Blanco...), el día 4 de septiembre (fecha en que se publicó Hora Cero por primera vez en 1957) ha quedado establecido y está aquí para quedarse. Fue una tarde muy agradable, en la que compré libros, encontré amigos y aplaudí a algunos grandes que recibían merecidas distinciones, como  Fernández, Balcarce, Morahín, Ibáñez... seguro que me olvido de algunos, disculpen...
Finalmente, rematamos la jornada en una pizzería del viejo San Telmo, donde Zirulnik y Tempesta fuero interrogados a fondo por los amigos bloggeros, sin por eso desatender el buen tinto de la casa ni las jugosas porciones de muzzarella. ¡Que se repita!
Pulido, Rolkiem, Zirulnik... Tempesta y Ávila