martes, 7 de diciembre de 2010

Juan Moreira llega aTigre


"Nuestra historia es la eterna historia de la eterna resistencia de los argentinos a las eternas invasiones."
Jorge C. Morhain 
 ¿Qué habrá pensado el fantasma de Santiago de Liniers, que todavía recorre los rincones de su vieja casona (hoy convertida en el Museo de la Reconquista, ¡un lugar que vale la pena visitar!),  al verla invadida por otro fantasma, el del gaucho Juan Moreira, devuelto a la vida una vez más , esta vez por la magia de la historieta, al reencarnarse en el libro de La Duendes que me tocó presentar allí el sábado 27 de noviembre, a eso de las 14 horas, en un día sin sol pero con la calidez de la gente de Tigre a pleno.
Llegamos temprano, con mi amigo el dibujante Ramón Gil y preparamos con tiempo la mise-en-scène de la presentación. Se nos había adelantado Jorge Claudio Morhain, otro viejo amigo, guionista de larga y fecunda trayectoria, y que había respondido gustoso a mi convocatoria para acompañarme en la charla. Ya teníamos la experiencia de dos charlas anteriores compartidas, de modo que estaba asegurado el buen éxito de ésta.


Todo se desarrolló como estaba previsto, ante la presencia destacada el Subsecretario de Cultura de Tigre, Daniel Fariña, y  y amigos como los colegas Rubén Meriggi, Alberto Caliva e Irene Blei, además del guionista Oenlao y el diestro autor de uno de los prólogos del libro, Ariel Avilez.

El Subsecretario de Cultura de Tigre, oyendo atentamente
El dueño de casa, Eduardo Devrient, Director Coordinador del Patrimonio Cultural de Tigre, nos presentó y quedó dueño del micrófono Morhain, quien ilustró a los presentes sobre el origen de la historieta, el devenir de la variante gauchesca, una creación exclusivamente argentina, hasta llegar a la aparición de ¡¡Juan Moreira!!, donde me cedió la palabra.
Luego de contar cómo fue dibujada esta adaptación a la historieta, quise aportar un a visión comparativa entre el mito de Moreira y el de El Eternauta. La idea era demostrar que ambos personajes han llegado mucho más allá de los confines de la historieta o de la novela, conviertiéndose en auténticos personajes mitológicos, al representar caracteristicas propias del ser agentino, de nuestra sufrida historia hecha de persecuciones, penas y olvidos, y la rebeldía que nos permitió siempre salir adelante haciendo frente a invasiones, nevadas, cascarudos, partidas, gurbos, tenientes alcaldes, jueces de paz, manos, ellos, gobiernos exterminadores,etc., pero ya desarrollaré todo esto en alguna nota próxima.
Finalmente, Morhain supo resumirlo todo con envidiable claridad: "Nuestra historia es la eterna historia de la eterna resistencia de los argentinos a las eternas invasiones."
Luego de la charla, lo más lindo: el encuentro con la gente que se acerca a hojear el libro, charlar sobre Moreira, sobre la historieta, sobre tantas cosas. Para un dibujante, habituado a la soledad monacal de su tablero, es la ocasión de conocer quiénes están del otro lado, saber qué piensan, qué les gusta, y sentir que vale la pena este trabajo.
Morhain, luciendo orgullosamente la remera del ADL de Rosario,  aportó lo suyo presentando su tierno libro de cuentos infantiles Amores con Guardapolvos, una nueva faceta entre las incontables de este prolífico y talentoso autor.

Contamos con la inapreciable ayuda de Inquieta Mery, ilustradora y buena amiga, quien no vaciló en hacerse cargo de la parte más difícil para un dibujante: vender y cobrar. Uno se siente culpable cada vez que no regala un libro; pero, por suerte para la integridad de nuestras finanzas, la buena voluntad de nuestra amiga, se ocupó de mantener un fluido trato con los interesados, que no excluyó el cobro de un módico "precio presentación". Cada comprador se llevaba además, como es mi costumbre, un dibujo original autografiado, por si no había escarmentado todavía con el libro.





Caliva, Gil, Massaroli, Devrient y Morhain

Morhain, Massaroli, Oenlao, Avilez, Gil y Caliva
 Canal 5 de Tigre también estuvo presente.
Avilez, González, Meriggi y señora.
También estaban al alcance de los concurrentes, los excelentes dibujos de caballos de Ramón Gil, quien ha decidido incursionar en este ancestral arte criollo y lo está haciendo con mucho éxito; al menos, Caliva, un experto en el tema, lo supo aprobar consagratoriamente, sin retaceos. No faltó tampoco la revista de Oenlao, Demasiados Encapotados. En fin, la Fiesta Provincial de la Lectura tuvo en Tigre un fuerte componente historietístico, sin ninguna duda.
El arte gauchesco revive a través de los veteranos del Estudio Géminis
Uno de los atractivos del Museo son los vistosos unifomes de la época de las invasiones inglesas. 

¿"Dejad que los niños vengan a mí", diría Moreira?
El broche de oro, cuando ya el sol se había ocultado, fue la voz de Natalia Simoncini deleitándonos a todos con su repertorio bien criollo, aunque sin descartar algún romántico bolero. ¡Un gran recital!
Sólo queda mandar un gran abrazo a toda la gente que colaboró para que esto fuera un día tan especial y decir: ¡Gracias por todo, Tigre!
¡Hasta pronto!