lunes, 16 de abril de 2018

Homenaje a Carlos Casalla en Bariloche

Del 3 al 6 de abril se desarrolló en Bariloche un gran homenaje al enorme artista Carlos "Chingolo" Casalla, al cumoplirse un año de su fallecimiento. Allí estuve, convocado por los organizadores, junto a artistas de los cuatro puntos cardinales del país con los que tenemos en común el amor por lo gauchesco, terreno en el que Casalla marcó rumbos insuperables, no sólo con su inmortal personaje El Cabo Savino, el de más larga permanencia en los medios gráficos de todo el país y posiblemente del mundo, sino con muchos otros personajes, ilustraciones, pinturas y una larga vida dedicada al género, siempre mostrando un altísimo nivel de talento y calidad que lo conviertieron en maestro de generaciones de artistas con vocación por lo nuestro.


Agradezco a Daniel Ferullo, Chelo Candia y Silvana Pisoni por algunas de las fotos que incluyo en esta nota.

Así se veía el SCUM, en pleno centro de Bariloche, con las obras del maestro

El intenso frío y viento no arredraron a los intrépidos muralistas, que dejaron estampado su arte en lo que será El Paseo Carlos Casalla 

Chelo Candia creando su mural en homenaje a Casalla y su faceta, también descollante, de baterista y músico

Una tierna escena del Cabo Savino interpretada por Cristian Mallea

El mural de César Carrizo, sobre el mítico personaje Savino y su autor

Casi todos los que participamos de estas jornadas entrañables: Carlos Barocelli, Carrizo, Massaroli, el editor Daniel ferullo, Mallea, Candia y Carlota von Gebhardt, esposa del querido maestro y alma mater del evento

Como Gaudí en Barcelona, la obra de Casalla se nos aparece a cada paso en Bariloche. Aquí, sus pinturas sobre la evangelización del Nahuel Huapi, detrás del altar de la imponente catedral frente al lago

Elementos de dibujo que fueron usados por la mano del maestro, y una excelente esciultura de su genial personaje, obra del artista local Luis Ariel Bernachea


Algunas de las magníficas obras de Carlos Casalla

Dibujando para el público que asistió a la muestra

Mallea, Carrizo y Candia, dibujando

Algunos de los dibujos dedicados al maestro, entre ellos, una escena de mi historieta Encuentro en Cholila, donde aparece Savino, ya canoso y encontrándose con otros famosos: Butch Cassidy y Corto Maltés

Proyección de un video sobre la trayectoria de  "Chingolo" (como lo conocían todos en Bariloche) Casalla

Diversas publicaciones con parte de la inabarcable obra de más de 70 años de creación initerrumpida

También se desarrollaron dos talleres a cargo de los dibujantes invitados: Taller de Acuarela, dado por un experto acuarelista, Carlos Barocelli, y Taller de historieta, a cargo del conductor de la escuela de dibujo e historietas Eugenio Zoppi de Morón y del grupo de historieta gauchesca (al que pertenezco) El Jagüel de la Luna, Cristian Mallea, ambos con  éxito de público.


El viernes 6 al mediodía se presentó en el Centro Cívico el impresionante libro sobre la obra de Casalla, por su hacedor y editor, Daniel Ferullo: lo acompañ+o Cristian Mallea


 Néstor Martin, Barocelli,  Mallea, Massaroli. Carrizo y Chelo Candia haciendo de las suyas a la sombra de los cuadros del maestro

 Con el último cuadrito de Encuentro en Cholila, historieta  realizada en homenaje al mítico Cabo Savino

 Con el dibujo hecho especialmente para este homenaje, terminado ya con un pie en el ómnibus

Con el joven y talentoso escultor  Luis Ariel Bernachea
Con Daniel Ferullo, entre Casallas: un autoretrato de Casalla, un dibujo mío y otro de Carrizo, como fondo

El viernes a la noche se realizó en el Hotel Nevada, un gran recital de música, canto y baile en homenaje al que fue también un gran cultor de la música; y, como testimoniaron todos y cada uno de los presentes, un gran amigo y compañero, un ser humanno y artista de calidad excepcional, profundamente querido por quienes lo conocieron y compartieron con él el arte y la vida. Aquí, uno de los cantores: el Tata Chango, a quien muchos tomaron por primo, hermano o pariente mío, no sé por qué... 


Fueron días signados por la presencia insoslayable de Carlos "Chingolo" Casalla. Su arte, la huella que ha dejado en cada persona que lo conoció, cada rincón de Bariloche, donde basta con preguntar por Chingolo para que todos sepan de quién estamos hablando. ¿Qué artista no sueña con dejar una impronta tan fuerte en las personas y el lugar en que desarrolló su obra y su vida?... Él lo logró. Y nosotros, todos lo que fuimos generosamente convocados a participar de su homenaje, estmos orgullosos de haber podido testimoniar nuestro agradecmiento, nuestra admiración y nuestro afecto por el que una vez dijo "No quiero ser el último que dibuje gauchos". Descanse tranquilo, maestro: somos muchos los que tratamos de seguir sus pasos por el camino de la historieta criolla, gauchesca, nacional, con personajes de acá, que tienen que ver con nuestra historia, nuestro presente y nuestro futuro.
¡Gracias por su ejemplo, MAESTRO!